Skip to main content

Full text of "Biblioteca de los economistas españoles de los siglos 16, 17 y 18"

See other formats


I 



Biblioteca de los economistas españoles 
de los siglos XVI, XVII y XVIII 

(Separata de los Anales de la Real Academia de Ciencias Morales 

V Políticas) 



MANUEL COLMEIRO (i) 



Biblioteca de los economistas 

españoles de los siglos XVI^ 

XVÍI y XVIIÍ 




P U B J. I C A C I o N E S 

D K LA 

REAL ACADEMIA DE CIENCIAS MORALES Y POLÍTICAS 

MADRID 



ARTICULO 43 DE LOS ESTATUTOS 

DE LA 

REAL ACADEMIA DE CIENCIAS 
MORALES Y POLÍTICAS 




En las obras que la Academia autorice o publique, 
cada autor será responsable de sus asertos y opinio- 
nes; la Academia lo será únicamente de que las obras 
sean merecedoras de la luz pública. 



T 

7/65- 
b7£Cc 

I9-- 



La Academia se halla instalada en Madrid, Plaza de la 
Villa, 2, donde se podrán adquirir ejemplares de esta publi- 
cación al precio de veinticinco pesetas. 



C. BERMEJO, IMPRESOR.-JOAQUIN GARCÍA MORATO, I22.-TELEF. 33-O6-I9 



Biblioteca de los economistas españoles de los 
siglos XVI, XVII y XVIII, por el Excelentísimo 
Sr. D. Manuel Colmeiro, Académico de número ^'^ 



INTRODUCCIÓN 

Aunque la Economía política, en cuanto forma un con- 
junto ordenado de doctrinas que explican los fenómenos de 
la producción y el consumo de la riqueza, sea una ciencia mo- 
derna, no debemos lisonjear la vanidad de nuestro siglo hasta 
el extremo de atribuirle la gloria de haber descubierto todos 
los principios y verdades que encierran el secreto de la pros- 
peridad de los pueblos. A falta de una teoría, producto del 
análisis de las causas y los medios de conservar y acrecentar 
la fortuna de las naciones, hubo desde los tiempos más remo- 
tos preceptos empíricos y reglas más o menos discretas dic- 
tadas por la autoridad para procurar la abundancia de las co- 
sas necesarias o útiles a la vida, moderar el gasto de .las fami- 
lias, establecer el valor de la moneda, imponer y recaudar los 
tributos, con otras providencias semejantes que componían 
todo el arte del gobierno. 

Estudiando atentamente la historia, notaremos el progre- 
so de las leyes económicas al través de las vicisitudes de la 
humanidad en el curso prolongado de los siglos. Muchos es- 



(1) Se reimprime aquí por hallarse agotado este trabajo que fué publicado 
en el tomo I, parte 1.^, de las Memorias de la Real Academia de Ciencias Mo- 
rales y Políticas, 3.8' edición. Madrid. (Imprenta del Asilo de Huérfanos del 
Sagrado Corazón de Jesús, 1910.) 



critores, a costa de penosas vigilias, sacaron a luz la economía 
política de los griegos y romanos, de los judíos y árabes y 
otros pueblos antiguos o de la Edad Media; y Francia, Ita- 
lia, Inglaterra y Alemania poseen libros de grande erudición 
y enseñanza donde se examinan las leyes y sistemas que fomen- 
taron o entorpecieron el desarrollo de su agricultura, de sus 
fábricas y comercio, según se iba concentrando el territorio, 
constituyendo el poder y aumentando las relaciones de la vida 
ciudadana. 

España, que fué por el descubrimiento y conquista del Nue- 
vo Mundo teatro de graves sucesos económicos, carece de 
un libro semejante : y ya que no podamos hoy responder al 
deseo de ofrecer al público la historia de la Economía polí- 
tica entre nosotros, a lo menos juntaremos materiales para 
labrar el edificio, y mostraremos los medios de salvar algu- 
nas asperezas del camino. 

Cuatro son Jas épocas de la Economía política en España, 
a saber: 1.^ Dominación de los romanos. 2.^ Dominación de 
los godos. 3.^ Dominación feudal, á.^ Dominación real o ver- 
dadera Monarquía. Cada uno de estos períodos lleva impreso 
el sello propio de la edad y refleja el espíritu del siglo. 

El primer período nada tiene de original. España es una 
provincia romana, y su sistema económico forma parte del 
sistema común del Imperio. Entonces influyen a un tiempo 
mismo dos ideas : la idea antigua o pagana con su séquito de 
esclavitud, proletariado, patriciado, conquista y despojo de 
todo el mundo, y la idea moderna o cristiana con su doctrina 
de paz y mansedumbre, libertad humana, igualdad en la jus- 
ticia y santificación del trabajo. La agricultura desfallece con 
la acumulación excesiva de las labranzas, el cultivo por ma- 
nos serviles y la confiscación de las tierras de Italia, en be- 
neficio de las legiones mercenarias. Los ministerios industria- 
les son indignos del hombre libre, y el comercio está Jimitado 
a procurar el abastecimiento de Roma o satisfacer los place- 
res y caprichos fastuosos del príncipe, del privado o del pa- 
tricio, que consumían los tesoros arrancados con astucia o 
con violencia a los pueblos oprimidos, agravando su miseria 
con el ejemplo de aquella vida disoluta. Los tributos exorbi- 



tantes, las frecuentes alteraciones de la moneda, las leyes an- 
nonarias, la inseguridad de las personas y propiedades y to- 
dos los demás excesos de un Gobierno lleno de avaricia y 
crueldad, esparcen una luz siniestra sobre el sistema econó- 
mico de la España romana. 

En el segundo periodo prosigue el mismo sistema, bien 
que algún tanto modificado con el elemento germánico y la 
mayor influencia de la Iglesia en los graves negocios del rei- 
no. La monarquía militar y religiosa de los godos y el amor 
primitivo de éstos a la independencia personal inspiran leyes 
más blandas y suaves que moderan la autoridad de ilos reyes, 
ordenan la justicia, protegen las cosechas, defienden Jos ga- 
nados, introducen la policía de las aguas y conceden privile- 
gios singulares a los mercaderes que vienen de ultra portos. 
Conforme el imperio visigótico se afirma en España, nuestro 
sistema económico (si tal nombre merece) va perdiendo a.lgo 
de su rudeza antigua y acomodándose a una vida civil que su- 
pone mayor grado de bienestar y cultura. 

En el tercer periodo el poder feudal lucha con la libertad 
común que se refugia en el seno de los concejos. La propie- 
dad territorial, hija de la conquista, rivaliza con la propiedad 
mueble, fruto del trabajo. Las tierras pertenecientes a la co- 
rona pasan a mano de ,los ricos-hombres, de las iglesias v mo- 
nasterios, de los concejos, corporaciones y particulares. La 
agricultura se sacrifica a 'la ganadería ; la industria logra car- 
ta de vecindad en las ciudades y villas más importantes del 
reino, y el comercio se asienta en los lugares marítimos y 
empiezan los tratados de recíproca utilidad con potencias ex- 
tranjeras. 

Las leyes son restrictivas como medio de lograr la abun- 
dancia de los mantenimientos y demás cosas necesarias a la 
guerra qon dos moros. La autoridad presume tanto de sí, que 
a su arbitrio se fijan los precios, se regulan los jornales, se 
tasan los gastos, se rebajan las deudas, se determina el valor 
de la moneda, y, en fin, todo se modera y ajusta al capricho 
de los príncipes, como si el orden moral no tuviera, a seme- 
janza del mundo físico, sus leyes naturales. El sistema regla- 
mentario no lleva el color de la protección, sino de la nece- 



sidad o la justicia, y los pueblos se allanan a todo porque no 
tienen todavía la conciencia de su fortaleza. 

En el cuarto período la unidad política prepara el triunfo 
de la unidad económica. El sistema reglamentario domina con 
imperio absoluto la agricultura, las artes y el comercio, por- 
que prevalece el principio de que los pueblos deben estar su- 
jetos a la perpetua tutela del Gobierno. El interés individual, 
palanca poderosa de los tiempos modernos, se reemplaza con 
la protección y el fomento. El labrador no goza de la fecunda 
libertad de cultivo ; el artesano vive en la servidumbre de .los 
gremios y ordenanzas gremiales, y el comerciante, a cada 
paso que da, se halla envuelto en una inmensa red de adua- 
nas interiores y exteriores. 

El descubrimiento del Nuevo Mundo y la conquista de Mé- 
jico y el Perú por la España vierten raudales de oro y plata 
que se derraman por toda Europa. El sistema mercantil, ini- 
ciado en las repúblicas italianas y las ciudades anseáticas, se 
fortifica con la sed de poseer exclusivamente y estancar los 
metales preciosos. Nuestras empresas militares agotan el te- 
soro público, y los aprietos de la guerra obligan a crecer los 
tributos, creciendo con ellos los clamores de la nación. La 
ceguedad común se apodera del Gobierno, y en vez de poner 
orden y concierto en las rentas de la Corona y moderar los 
gastos y adoptar sabias providencias para dejar correr libre- 
mente los manantiales de la riqueza y prosperidad del Estado, 
se encierra en un estéril monopolio, suelta la rienda a la amor- 
tización civil y eclesiástica, altera las monedas, suspende los 
pagos, negocia asientos ruinosos, multiplica los cobradores y 
ejecutores de la Real Hacienda, desdeña los sanos consejos 
de los políticos y presta atento oído a los proyectos extrava- 
gantes de los arbitristas. 

Desde Felipe V en adelante la economía política pierde su 
color propio, entra en la comunión europea y vive, como una 
planta parásita, de vida ajena. Las doctrinas de Colbert pa- 
san los Pirineos y las aplican entre nosotros ministros extran- 
jeros. El arte de gobernar triunfa del ciego empirismo, y el 
sistema prohibitivo cede perezosamente el campo al sistema 
protector. La escuela fisiocrática proclamó nuevas doctrinas 



que, autorizadas con el ejemplo de Turgot, inspiran sabias 
reformas a Campomanes y Floridablanca. 

Pero, dejando aparte el examen de los aciertos o desacier- 
tos de la autoridad en punto al gobierno económico de esta 
monarquía, vengamos a nuestro principal intento, que es mos- 
trar el progreso de las ideas, según se contiene en la nume- 
rosa colección de obras impresas y manuscritas, legadas a 
la posteridad por los economistas españoles que florecieron 
en los siglos xvr, xvii y xviii. Séanos permitido llamar así a 
los escritores que en otro tiempo solían apellidar políticos o 
repúhlicos, y comprender a los arbitristas o proyectistas, que 
unas veces significaban hacendistas y otras inventores de tra- 
zas y quimeras para socorrer al Rey con daño del Reino ; 
peste venida de Flandes y de Italia, y causa de ser tenidos 
por locos o maliciosos muchos hombres honrados y discretos 
que aconsejaron prudentes reformas. 

Los primeros libros de Economía poltica que se publica- 
ron en España son debidos a teólogos moralistas, quienes, 
con ocasión de hablar de la caridad, pasan a tratar de la li- 
mosna, del recogimiento de los pobres, de los peligros de la 
ociosidad, de la excelencia del trabajo, de los medios de fo- 
mentar la agricultura y las artes mecánicas, etc. ; o ventilan- 
do la cuestión de la usura, examinan los tratos y contratos 
de los mercaderes, ponderan la grandeza de nuestras ferias, 
señalan los lugares de mayor contratación, enumeran los gé- 
neros y frutos que entraban y salían por las puertas de la 
aduana y discurren sobre la bondad o malicia de las leyes to- 
cantes a esta materia de gobierno. 

¡Cosa rara! En la España del siglo xvi la teología moral 
engendra la economía política ; y en la Inglaterra del siglo 
XVIII, el profesor de Filosofía moral de la Universidad de 
Glasgow, el autor de la Teoría de los sentimientos morales, 
escribe la Riqueza de las naciones. Esta coincidencia parecerá 
menos singular si reflexionamos que la economía política es 
una aplicación del amor a nuestros semejantes, cuyo bien so- 
licita y busca en el orden material. La moral y la economía 
son hermanas, porque proceden del mismo origen y están uni- 
das con vínculos indisolubles. 



Prosiguen la obra de los teólogos los jurisconsultos que, 
como versados en la ciencia del derecho, disertan sobre la po- 
testad de los príncipes para imponer nuevos tributos, esta- 
blecer tasas, alterar la moneda, enfrenar el lujo, impedir la 
entrada de las mercaderías extranjeras y la salida de los me- 
tales preciosos, etc. ; y nada más natural que las cuestiones 
de justicia se transformen en cuestiones de conveniencia. 

Llegan después los políticos, oponiendo al Príncipe de 
Machia\elo el príncipe cristiano, alabando las virtudes o re- 
prendiendo los vicios de los Reyes más famosos que cuenta 
la historia sagrada y profana, examinando las diversas for- 
mas de gobierno, discutiendo dos derechos y deberes del mo- 
narca, dándole consejos para gobernar en paz y justicia a. sus 
vasallos, y proclamando la concordia de la religión y la polí- 
tica como necesaria para labrar sólidamente la felicidad de los 
pueblos. La razón de Estado convidaba a examinar las causas 
de la flaqueza interior de la monarquía española en el siglo 
XVII ; y con una libertad que apenas parece creíble durante 
los rigores de la Inquisición, discurren de la expulsión de los 
judíos y moriscos, del número excesivo de conventos y reli- 
giosos de ambos sexos, de las adquisiciones por manos muer- 
tas y celibato eclesiástico. Los errores y abusos del Gobierno 
no daban pasto menos abundante a la murmuración de los 
políticos, que no perdonaban a los ministros de la justicia ami- 
gos de alargar los pleitos, ni a los alcaldes y regidores indi- 
ferentes al bien común, ni a los cobradores y ejecutores de las 
rentas públicas aborrecidos por su avaricia y crueldad, ni a 
los magistrados que veían el mal y no 'le ponían remedio, ni 
a los Reyes mismos, cuando olvidaban «que lo son para servir 
a los Reinos, pues también se lo pagan, y tienen oficio que 
les obliga al trabajo» \ 

Vienen en pos los escritores repúblicos lamentando la mi- 
seria de nuestros labradores, la completa ruina de las antiguas 
fábricas y telares de lana y seda, la desaparición de las cele- 



1 República política cristiana, del Rvmo. P. Fr. Juan de Santa María, 
cap. III, 1624. 



bradas ferias de Medina del Campo y otras partes, el poco 
fruto del comercio de España con las Indias Occidentales, la 
importación <le las mercaderías extranjeras y Ja exportación 
del oro y plata. Investigan las cansas de la riqueza de los Es- 
tados, reclaman protección y fomento para Ja agricultura y las 
artes mecánicas, solicitan leyes rigorosas contra el comercio 
fraudulento, analizan el valor de Ja moneda, imaginan planes 
de imposición, repartimiento y cobranza de contribuciones, 
proponen la fundación de erarios públicos o bancos de depó- 
sito adivinando la teoría del crédito y, en fin, inventan me- 
dios de restaurar las flacas fuerzas de la monarquía española. 
La ciencia económica asoma al horizonte desnuda ya de los 
ajenos atavíos con que antes se adornaba para mejor cautivar 
la voluntad de los hombres. Desde entonces no mendiga el 
socorro de otra ciencia, ni busca el arrimo de otra autoridad, 
antes camina por sí sola, penetra en el consejo de los Reyes, 
gobierna la opinión y a su voz poderosa se abren de par en 
par las puertas del mundo. 

Los arbitristas eran (como dijo algún escritor del siglo pa- 
sado) Jas sirenas del golfo político, o una secta disidente de 
los verdaderos economistas ; pero en medio de Jos sueños de 
felicidad pública, de los delirios de su imaginación exaltada, 
de sus proyectos no siempre desinteresados, y algunas veces 
disparatados o imposibles, todavía merecen bien de la ciencia 
económica, porque excitaban la controversia y se purificaban 
las doctrinas favorables al aumento de la riqueza pública y 
a Ja reforma de las contribuciones. 

Bastan estas leves indicaciones para convencer de la im- 
portancia o necesidad de publicar una Biblioteca de economis- 
tas 'españoles de los siglos XVI , XVII y XVIII como un re- 
pertorio de las obras que deben consultarse al escribir la his- 
toria de la economía política, de Ja hacienda y de la adminis- 
tración pública en España, y juzgar con recto criterio ej in- 
flujo del gobierno en la prosperidad o decadencia del Estado. 

El erudito Campomanes dijo que harían un gran servicio a 
la Nación los que recogiesen esta clase de escritos políticos 
y los publicasen por orden de materias y serie de tiempos, 
añadiendo las reflexiones que les ocurriesen, y pide la varia- 



ción misma de los siglos ^ ; y tan persuadido estaba de ila fal- 
ta de semejantes colecciones, que reimprimió los discursos 
de Alvarez Osorio y Martínez de la Mata por salvarlos del 
naufragio de un perpetuo olvido. 

Sempere y Guarinos siguió el ejemplo de Campomanes, 
dando a luz su Biblioteca española económico-política, en da 
cual, se contienen noticias biográficas y bibliográficas muy cu- 
riosas de varios antiguos economistas, si bien perjudica al 
intento del autor el plan de la obra. 

Ambos escritores se propusieron reproducir íntegros o en 
extracto los escritos políticos dignos de memoria ; pero la 
misma grandeza del pensamiento era obstáculo invencible a 
la realización de su buen deseo. 

Apartándose D. José Canga Arguelles del camino trilla- 
do, inserta en su Diccionario de Hacienda, artículo Econo- 
tnistas españoles, un catálogo de trescientas obras impresas 
o manuscritas desde el siglo xvi hasta su tiempo ; poco exac- 
to a la verdad en un punto al título que llevan, al nombre de 
los autores, fechas y lugares de -la impresión. Es un ensayo 
donde se padecen graves descuidos, y así este catálogo tiene 
de más algunos libros extraños al asunto, y se echan de me- 
nos otros verdaderamente económicos. 

Don Ramón de la Sagra publicó también ciertos Apuntes 
para una biblioteca de 'escritores económicos españoles, o sea 
otro catálogo semejante al de Canga Arguelles. En estos 
Apuntes sobran los documentos o colecciones oficiales que 
contienen actos del gobierno, así como las obras de mística, 
de política, de administración y jurisprudencia ; cuando la 
materia no tiene conexión con la economía pública, faltan mu- 
chas importantes y. abundan los títulos equivocados, los nom- 
bres corrompidos, las fechas trastornadas y las citas erróneas. 

Por el mismo tiempo apareció un Catálogo de todas las 
obras de economía y administración publicadas en España des- 
de el siglo XVI hasta nuestros días; y como en realidad na- 
die, por más diligente investigador que fuere, puede asegurar 
que un catálogo de esta especie comprende todas las obras 



1 Apéndice a la educación popular, parte I, pág. VIII. 

8 



pertenecientes a un ramo de literatura, no es maravilla que 
haya resultado muy incompleto. Hállanse sobre doscientos 
nombres de autores y algunos más títulos de obras ; pero se 
comprenden varias extrañas a la ciencia económica, otras ex- 
tranjeras vertidas al castellano y muchas publicadas en este 
siglo. Nada importaría la excesiva abundancia del Catálogo, 
si no encubriese su pobreza en lo principal por ser más des- 
cpnocido, y si a lo menos no hubiese cometido el autor yerros 
notorios al trasladar los nombres de los escritores y los títu- 
los de los libros, y expresase siempre o casi siempre la fecha 
y el lugar de las diversas ediciones. 

Más tarde vio la luz pública, como apéndice a un libro in- 
titulado Historia de la administración pública de España, un 
índice alfabético de libros originales de autores españoles so- 
bre las diversas materias de la adfninistr ación, dividido en 
secciones. 

Las de Economía política y estadística y de Hacienda con- 
tienen buen número de obras modernas, pero poquísimas 
antiguas, y entre ellas faltan Jas principales. Como el propó- 
sito del autor no parece haber sido formar una biblioteca de 
escritores económicos, sino más bien indicar al lector los li- 
bros más dignos de ser consultados para cultivar con fruto 
Jos estudios histórico-administrativos, las armas de la crí- 
tica se nos caen de las manos. 

Séanos permitido asegurar, sin caer en la nota de inmo- 
destia, que la Biblioteca de los economistas españoles de los 
siglos XVI, XVII y XVIII que hoy damos a luz, es más 
exacta y copiosa que los catálogos anteriores. A pensar otra 
cosa, sería vano y ocioso el pensamiento de publicarla. En 
efecto, comprende más de cuatrocientos artículos bibliográ- 
ficos escritos después de una atenta lectura de las obras, sal- 
vo una pequeña parte que, a pesar de toda nuestra diligencia, 
no hemos podido disfrutar. El juicio crítico de cada una dará 
al lector noticia exacta del argumento del libro, de las mate- 
rias que trata, de las verdades o errores que contiene, del 
espíritu que lo anima y, en general, del mérito de su autor ; 
y he aquí la razón poderosa de no incluir en nuestra Biblio- 
teca los escritos económicos publicados en el siglo presente. 



como parto de ingenios contemporáneos, a quienes la pos- 
teridad, y sólo la posteridad, puede hacer completa justicia. 

Hemos consultado para el mejor desempeño de nuestra 
difícil tarea la Biblioteca Hispana del erudito D. Nicolás 
Antonio, sin sacrificar por eso a la autoridad la sana críti- 
ca ; la Biblioteca Valentina del P. Mtro. Fr. José Rodrí- 
sruez ; íos Escritores del reino de Valencia, de Vicente Xi- 
meno ; el Ensayo de una biblioteca española de los mejores 
escritores del reinado de Ca>rlos III, por D. Juan Sempere ; 
la Biblioteca nueva de los escritores aragoneses, por el doc- 
tor D. Félix de Latassa; la Biblioteca valenciana de don 
Justo Pastor Fuster ; ¡las Memorias para ayudar a formar un 
diccionario crítico de los escritores cdialanes, por el limo. Se- 
ñor D. Félix Torres Amat, y la Memoria biográfica de los 
mallorquines que se han distinguido en la antigua y moderna 
literatura, por Joaquín Bover y Roselló ; y hemos regis- 
trado con ardiente codicia los tesoros que en libros impresos 
y papeles manuscrftos posee la Biblioteca Nacional, y los 
que las Reales Academias de la Historia y de Ciencias Mo- 
rales y Políticas y la Universidad Central custodian en las 
suyas ; y también el favor de los amigos nos ha franqueado 
la puerta de algunos particulares, prin<:ipalmente -las muy 
selectas de los señores Marqués de Pidal y D. Pascual Ga- 
yangos, cuyos sabios consejos nos fueron de grande utilidad 
en esta ocasión, como propios de personas tan doctas y ver- 
sadas en nuestra bibliografía. 

Si algún curioso de conciencia timorata notase la falta de 
cierta o ciertas obras que a su parecer debieran tener pues- 
to señalado en la Biblioteca, le rogamos que examine en pri- 
mer lugar si son verdaderamente escritos económicos : des- 
pués de averiguado que sí, considere cuan dificultoso es en- 
contrar el último libro ; y, en fin, traiga a la memoria 
aquellas prudentes razones de Sempere y Guarinos : «Seme- 
jante género de escritos siempre tiene que añadir, porque 
las noticias literarias muchas veces son efecto más de la ca- 
sualidad que de la diligencia» *. 



1 Ensayo de uiia biblioteca española, disc. prehm., tomo I, pág. 49. 



lO 



1. Abreu y Bertodano (D. José Antonio de). — Colección 
de tratados de paz, alianza, neutralidad, garantía, protección, 
tregua, mediación, accesión, reglamento de limites, comer- 
cio, navegación, etc., hechos por dos Pueblos, Reyes y Prín- 
cipes de España con los Pueblos, Reyes, Príncipes, Repúbli- 
cas y demás potencias de Europa y otras partes del mundo 
desde antes del establecimiento de la Monarquía Gothica has- 
ta el reinado del Señor Don Felipe V, por... Marqués de la 
Regalía. Madrid, 1740-1752; 12 tomos en folio. 

Colección de los tratados de Paz, alianza, comercio, etcé- 
tera, ajustados por la Corona de España con las potencias 
extranjeras desde el reinado del Señor Don Felipe V hasta el 
presente. Madrid, 1796-1801 ; tres tomos en folio. 

Obra importante para consultar sobre la historia de nuestro co- 
mercio y navegación en sus relaciones con los Gobiernos extranje- 
ros. Cítala Sempere, Biblioteca española, tomo i, pág. 51. 

2. Abril (Pedro Simón). — Libro de la tasa del pan, y del 
modo que se debe tener en hacella. (Ms.) 

Pertenece a los últimos años del siglo xvi. Está citado por 
don Nicolás Antonio en su Biblioteca hispana. 

3. Adam de la Parra (D. Juan). — Proposiciones hechas 
al Señor Rey Don Carlos II sobre los males y remedios de 
esta Monarquía, por... 1640. (Ms.) 

El autor declara la manera cautelosa que tenían los extranje- 
ros avecindados en España de hacer el comercio interior y de las 
Indias. Muéstrase muy inclinado a la prohibición de entrar merca- 
derías extranjeras, de sacar las especies crudas y de admitir a los 
extraños a la contratación con América. Aunque parece Adam 
de la Parra, o aparenta aparecer, muy apasionado al Santo Oficio, 
deplora los males que la intolerancia religiosa de nuestros mayo- 
res producía, impidiendo avecindarse en España muchos nego- 
ciantes, considerando la estancia en el Reino como de paso, y ha- 
llándose siempre dispuestos a alzarse con sus caudales en busca 
de tierra más hospitalaria. 



II 



4. Adame (D. Nicolás Joaquín de). — Nuevo Reglamento 
para el adelantamiento de las fábricas, tanto de seda como 
de lana, que escribió para hacerlo presente a la Majestad del 
Señor Don Carlos III en él año de 1759, D... 

Hállase incluido en el tomo xi del Semanaria cntdilo de Valla- 
dares, página 81. El autor se declara contra la política de estable- 
cer fábricas reales como costosas al erario, inútiles para el ade- 
lanto de la industria y nocivas a la prosperidad común. Sin em- 
bargo, de tan prudentes máximas, todavía gusta de los gremios, 
de las tasas y posturas, de las proliil)iciones mercantiles, y en fin, 
le ciega el espíritu reglamentario. Tiene el autor el mérito singu- 
lar de proponer la formación de un Ministerio y un Consejo que 
hn1'»iesen de entender en todo lo relativo a la agricultura, artes y 
comercio, y en suma, que abrazasen todos los ramos del fomento 
general del Reino. 

5. Adrián de Aynsa (Antonio). — ^Claro y ilucido espejo de 
almutazafes o fieles, en el cual se contienen muchas diferen- 
cias de precios muy por menudo, y muchos avisos y cosas, 
útiles así para los almutazafes como para los que compran y 
venden. Zaragoza, 1595; 8.^ Ibíd., 1597, 4> 

Hízose más adelante una edición de esta obra con el título de 
Espejo de almutazafes o fieles que contiene todas las diferencias 
de precios, pesos y medidas, muy provechosos para quien compra 
y vende, con otras' curiosidades propias del asunto ó relativas a él. 
Se le añadió una declaración hecha por S. M. el año de 1591, con 
unas ordinacioncs que concedió a la ciudad de Zaragoza acerca de 
cómo han de vender el pan Los panaderos.. Zaragoza, 1595, 4.° 
Habla de este libro el erudito Don Nicolás Antonio, y con más 
conocimiento y extensión Latasa, Biblioteca nueva, tomo i, pá- 
gina 12. 

6. Agía (Fr. Miguel de). — Tratado y parecer sobre la cé- 
dula Real del servicio personal de los indios. — Lima, 1604; fol. 

Citado por D. Nicolás Antonio, Biblioteca Hispana ; Ximeno, 
Escritores del Reino de Valencia ; y Rodríguez, Biblioteca. Valen^ 
tina, sin añadir ninguna noticia de su contenido, Fuster, BíblÍQLeca. 
Valenciana, dice que el P. Agía no se explicó muy en favor de la 
libertad de los indios, y que fué doctamente impugnado por el Pa- 
dre Francisco Cuello, Jesuíta del Perú. 



12 



7. Aguado (D. Alejandro). — Poilítica española para el más 
proporcionado remedio de nuestra Monarquía. Discurso del 
Rmo. P. M..., Basiliano y natural de Valdemoro, Reino de 
Toledo, Doctor y Catedrático de Teología en la Universidad 
de Alcalá, Calificador de la Suprema Inquisición y de sus jun- 
tas secretas, Abad definidor de la provincia de Castilla y Vi- 
cario general que ha sido de las provincias de España. — Pri- 
mera parte, Madrid, 1746. Segunda parte, 1750 ; dos tomos 8." 

Notable tan sólo por las noticias que contiene sobre la viciosa 
gestión de la fortuna pública en su tiempo. Reprende la multitud 
desordenada de los tributos y expone los daños que inferían a 
nuestra agricultura, artes y comercio. Como todos los políticos 
de su siglo, pretende fijar el oro y la plata en España, alejando 
de nuestras costas las mercaderías que no llevaran otras en cam- 
bio, sino moneda. 

8. Aguilar (Antonio de). — Discurso del ajustamiento de 
la moneda por... (Ms.) 

Doctrina vulgar. 

9. Aguirre (D. Joaquín). — Abusos que se cometen en el 
manejo y dirección de todas das rentas Reales ; universales 
remedios para que logre el erario los beneficios que hoy le 
faltan, y la Monarquía española toda la gloria y esplendor 
que merece. 

Expone el autor los principales vicios de la administración de 
la Hacienda en los tiempos de Felipe V. Además de los propios o 
peculiares de cada renta, declara los generales, que consistían en 
la administración separada y embarazosa de todos los ramos, nin- 
gún conocimiento de los productos de cada uno, arrendamientos 
continuos y gravosos al erario y a los pueblos, torpeza de los ad- 
ministradores y excesos en el manejo de caudales. Atribuyese este 
papel a D. Joaquín Aguirre, Contador de la renta de plomos, y lo 
publicó Valladares en su Semanaria erudito, tomo XI, pág. 63. 

10. AiNGO DE EzPELETA (D. Pcdro). — Resoluciones prác- 
ticas morales y doctrinales de dudas ocasionadas de la baja 
de moneda de vellón en los Reinos de Castilla y de León, 
antes y después de la ley y premática de ella, publicada en 15 
de septiembre de 1642, con adición en esta segunda impresión 



13 



de otras concernientes a Has de esta baja y las demás de mo- 
neda y aumento de ella, de importancia al fuero interno, ex- 
terno, politico y judicial, que al servicio de la causa pública y 
beneficio de los fieles ofrece unas y otras el Doctor..., Canó- 
nigo Magistral de lectura de S. E. de la Santa Catedral Igle^ 
sia de Astorga, Juez examinador sinodal y Visitador general 
de su Obispado. Al limo. Sr. D. Antonio de Luna, del hábi- 
to de Santiago, Colegial que fué del mayor de San Bartolomé 
de la Universidad de Salamanca, Fiscal del Consejo de Gue- 
rra, Consejero en el de Ordenes y hoy del Supremo de Casti- 
lla, Presidente de la Mesta, electo Obispo de Coria. — Madrid, 
1654; un tomo en 4." — Otra edición: 1600; fol. 

Publicóse la primera edición en 1643, de la cual no tuvo noti- 
cia D. Nicolás Antonio. Este libro, según su propio titulo induce 
a sospechar, está tejido con máximas y reglas de jurisprudencia 
y teología moral, y doctrina escasa y muy vulgar en lo tocante a 
las cosas del gobierno. 

11. Alamos y Barrientos (D. Baltasar). — Aforismos po 
liticos a las obras de Cayo Cornelio Tácito. — Madrid, 1614; 
un tomo, fol. 

Advertimientos al Gobierno. 

Puntos políticos o de Estado, 

Discurso al Rey N. S. del estado que tienen sus reinos y 
señoríos y los de amigos y enemigos, con algunas adverten- 
cias sobre el modo de proceder y gobernarse con los unos y 
con los otros. (Ms.) 

Los Aforismas que acompañan a la traducción de los Anales 
de Tácito no bastarían a justificar la memoria que hacemos en 
este lugar del amigo de Antonio Pérez y compañero de su perse- 
cución y desgracia. De los Advertimientos y los Puntos políticos. 
tenemos noticias por D. Nicolás Antonio, que los cita según el 
testimonio de D. García Téllez de Sandoval, yerno del autor. El 
Discurso, pertenece a los primeros años del reinado de Felipe III. 
Trátase largamente en él de las cosas de Estado, y las económicas 
se examinan con bastante parsimonia. Sin embargo, hay pruden- 
tes observaciones respecto a tributos y fomento general de la Mo- 
narquía, cayendo el autor en el error común de dar una importan- 
cia suprema a la abundancia de oro y plata. 

14 



12. Alba (Duque de). — Voto sobre el parecer de la Jun- 
ta y Consejo de Hacienda. 

El Duque de Alba se adhiere al voto del Conde de Oropesa 
(Véase Oropesa). No se recomienda este papel por la mucha y 
excelente doctrina, antes parece escrito por persona poco versada 
en materias de hacienda. Sin embargo, no carece de novedad e 
interés la idea «que la mayor destrucción de estos reinos la han 
ocasionado los ministros realistas, pues debiendo escogerse, así 
para procuradores de Cortes como para pedir donativos, los más 
cristianos y justos, se han tenido por mejores los menos conside- 
rados, viniendo los procuradores a vender sus ciudades y enaje- 
narles sus propios para conseguir mercedes particulares, causan- 
do entonces desprecio y risa lo que entonces como ahora debiera 
llorarse ; y lo mismo sucedía a los que iban a pedir donativos, que 
no se contentaban si no dejaban arancadas las raíces». V. Diccio- 
nario de Hacienda, por Canga Arguelles, tomo II, página 111. 

13. — ^ Albornoz (D. Diego Felipe de). — Cartilla política y 
cristiana. Ofrécelo a L. P. del Rey N. S., y para que llegue 
decentemente a ellos la pone en manos de la Excelentísima 
Señora Doña Mariana de Toledo y Portugal, Marquesa de los 
Vélez, Aya de S. M. (Q. D. G.), D... Tesorero y Canónigo 
de la Santa Iglesia de Cartagena. — Madrid, 1666 ; un tom. 4.° 

Contiene algunas leves reflexiones tocantes a la materia de 
tributos, y hállase citado por el erudito D. Nicolás Antonio. 

14. Alcalá (Luis de). — Tratado de los préstamos que pa- 
san entre mercaderes y tratantes, y por consiguiente, de los 
logros, cambios, compras adelantadas y ventas al fiado, etcé- 
tera, compuesto por Fr..., de la Orden del Bienaventurado 
San Francisco, de observancia de ila Provincia de Castilla. 
Visto y examinado por los señores del muy alto Consejo de 
S. M., con autoridad asimismo y aprobación del Capítulo pro- 
vincial de la Orden del autor ; y también con privilegio impe- 
rial por diez años, concedido a 18 de marzo de 1543. Segunda 
vez impreso después de revisto v en muchas cosas enmendado 
y añadido por el mismo autor. — Toledo, 1546; un tom. 4." 

La primera edición de este libro es de Toledo, 1543:- — 4.° Es 
un tratado de moral por el estilo del que escribió el Licenciado 
Cristóbal de Villalón ; y aunque contiene algunas noticias de usos 

15 



y estilos comerciales comunes en aquel tiempo, el lector puede sa- 
tisfacer su curiosidad con bastante más provecho procurándose el 
libro citado. Da razón de este libro y de su autor el erudito D. Ni- 
colás Antonio, bien que cita solamente la edición de 1543. 

15. Alcalá G.\liano (D. Vicente). — Memoria sobre la in- 
dustria en general y sobre los medios de promoverla en esta 
provincia (Segovia). — 17S1. 

Memoria sobre la economía política. — 1783. 

Memoria sobre dos nuevos impuestos. — 1783. 

Perjuicios del antiguo sistema de rentas provinciales, y 
ventajas del que se establece por los nuevos reglamentos, por 
D. Vicente Alcalá Galiano y D. Vicente Matecón de Arce. — 
1787. 

Memoria sobre Ja necesidad y justicia de los tributos, fon- 
dos de donde deben sacarse y medios de recaudarlos. — 1788. 

Hállanse todos estos escritos en las Actas y Memorias de 
la Real SQciedg,d Económica d£ Ajnigos. del Pais de la provincia 
de Segovia (Segovia, 1785 a 1793 ; cuatro tomos á.° mayor). El 
autor muestra su predilección por las materias de hacienda pú- 
blica, sobre las cuales discurre con acierto, bien que sigue paso á 
paso el libro de Smith. Sin embargo, se aparta de su modelo en 
punto al comercio exterior, y es el segundo de nuestros econo- 
mistas de quien recordemos haber solicitado el impuesto progre- 
sivo, porque ya imaginó una capitación general y progresiva 
el P. Bautista Dávila. 

16. Alcázar de Arriaza (Jacinto de). — Medios políticos 
para el remedio único y universal de España, librados en la 
ejecución de su práctica, por..., familiar deil Santo Oficio, na- 
tural de Güete, que los pone a los pies de la Majestad Cató- 
lica del Rey Don Felipe IV el Grande N. S., Monarca el ma- 
yor del Orbe y Emperador de dos mundos, por mano del 
Reino junto en Cortes. — Madrid, 1646; un tomo fol. 

Nueva declaración de un medio universal que, para extin- 
guir los tributos impuestos en Castilla, se dio el año 1646. 

El autor atribuye la decadencia de España a los vicios de su 
sistema tributario, y propone la manera de asentar y repartir las 
contribuciones de forma que sea la carga leve, igual y fija. Vitu- 
pera los abusos de la cobranza, lamenta las demasiadas exencio- 

i6 



nes del Clero, deplora la enajenación de los oficios públicos y cen. 
sura todas las trabas, molestias y vejaciones que los registros lle- 
van consigo. Espera el remedio de todos estos males de adoptar 
su pensamiento y discurre con pasión, pues además de las malas 
doctrinas en cuanto a las rentas reales y de las malas prácticas de 
su administración, había otros errores económicos de gravedad 
que reformar en España. En la Nueva decUtración propone Alcá- 
zar de Arriaza exigir el 2 por 100 de todos los gajes y salarios, 
rentas de casas, ventas de los caminos, molinos, barcas, tahonas, 
tierras de labor, huertas, viñas y olivares, salinas, ganado mayor y 
menor, artes y oficios, subrogando con esta única contribución los 
muchos tributos que afligían a Castilla y dejando su comercio li- 
bre. Canga Arguelles, en su Diccionario de Hacienda, artículo 
Economistas españoles, cita los nombres de Alcázar de Arriaza 
y Alcázar de Huete como distintos, tomando por apellido de otro 
autor el lugar de su naturaleza. 

17. Alvarez García (D. Manuel). — Opúsculo sobre varios 
asuntos de política. (Ms.) 

Cítalo Canga Argüeces {Diccionario de Hacienda, t. II, pági- 
na 67) en alabanza del autor que, ventilando la cuestión del lujo, 
tan empeñada a fines del último siglo y principios del presente, a 
causa de no haberse logrado el acuerdo de los economistas en la 
inteligencia de esta palabra, propone definirlo diciendo que es 
«todo gasto vano mediata o inmediatamente superior a la condición 
y posibilidad de cada individuo y extraño a los usos que la práctica 
tiene admitidos en su clase». 

18. Alvarez Osorio y Redín (D. Miguel). — Memoriales 
de..., a saber: 1.° Defensa, unión y restauración de esta Mo- 
narquía, con abundantes medios suaves y ciertos para único 
remedio de esta Corona y definiciones eficaces del comercio 
universal de frutos y fábricas de todos los reinos y señoríos 
de S. M. 2.° Extensión política y económica y la mejor piedra 
de toque y crisol de verdades para descubrir los tesoros que 
necesita esta Católica Monarquía. 3.° Medios ciertos y conclu- 
siones generales que satisfacen a todas las dudas que se pue- 
den ofrecer contra los memoriales de D. Miguel Alvarez Oso- 
rio y Redín. 4.° Compañía universal de fábricas y comercios, 
y breve resumen de los medios más ciertos y practicables para 
único remedio de esta Corona. 5.° Discurso universal de las 



17 



causas que ofenden esta Monarquía, y remedios eficaces para 
todos. 6.° Celador general para el bien común de todos. — 
1686, sin lugar de impresión ; un tomo 4.° 

El Conde de Campomanes reimprimió el 2.°, 5.° y G.° de estos 
memoriales en el tomo I de su Apéndice a la cáHCüLcián popuLar, 
para salvarlos (como él dice) del naufragio del olvido, y, según pa- 
rece, no llegó a conocer los restantes. A esta circunstancie, deben 
los discursos políticos de Alvarez Osorio la popularidad que alcan- 
zan entre los aficionados a la economía pública. El autor atribuye 
los daños de la Monarquía al gravamen excesivo de los impues- 
tos, al fraude de los ministros y recaudadores de las rentas reales, 
a la ociosidad forzosa de los habitantes, la multitud de revendedo- 
res y logreros, las alteraciones de la moneda y, sobre todo, la falta 
del don de conseja o la mala administración. Propone para reme- 
diarlos extender nuestra labranza, mejorar los campos, aprove- 
chando para el riego las aguas de los ríos, multiplicar las fábricas 
y telares, y principalmente formar una compañía universal de es- 
pañoles para abarcar todo el tráfico de las Indias. Entre algunos 
medios útiles hay arbitrios insuficientes, otros imposibles y otros, 
en fin, perjudiciales. Inútil es añadir que Alvarez Osorio funda 
su sistema en encauzar los metales preciosos de modo que no sal- 
gan á fecundar la tierra extranjera. Merecen ser consultados los 
Memoriales de Alvarez Osorio, no tanto por la originalidad de la 
doctrina, cuanto por las noticias que suministran para conocer la 
historia económica de España. Da razón de estos escritos Sem- 
pere. Biblioteca económico-política, tomo. I Y 

19. Amat (D. Félix). — Memoria sobre el fomento de la 
industria de lencería. (Ms.) 

Memoria sobre los vales reales. (Ms.) 

Memoria sobre el atraso de las fábricas de paños. (Ms.) 

Observaciones sobre las notas del elogio del Conde de 
Gausa. (Ms.) 

Discurso sobre la importancia de la industria de los teji- 
dos de algodón. (Ms.) 

El autor era de feliz ingenio, y aunque poco versado en las 
materias económicas, sabía aprovechar las ideas y noticias que le 
suministraba su hermano D. Jaime, que las conocía mejor y tenía 
hábito de aplicarlas por su cualidad de comerciante. Pertenecen 
estos diversos manuscritos a los últimos años del siglo xviii, y los 
cita Torres Amat, Escritores catalanes. 

i8 



20. Amat (D. Jaime). — Observaciones de un comercian- 
te sobre algunas notas del elogio del Excmo, Sr. Conde de 
Causa.— Barcelona, 1789; 4." 

Impugna algunas doctrinas del Conde de Cabarrús, autor del 
Elogio, y principalmente la máxima de economía política que no 
era útil la prohibición de la entrada de hilados y tejidos extranje- 
ros para fomentar las fábricas del Reino. V. Torres Amat, Escri- 
tores catalanes. 

21. Andrade Benavides (D. Lucas). — Memorial sobre el 
medio general que pide S. M. en las Cortes de 1656. 

Buena doctrina en cuanto combate la contribución de millones 
como desigual, injusta y difícil ; yerra proponiendo la sustitución 
del arbitrio de la molienda, objeto en aquellos tiempos de nume- 
rosas y acaloradas controversias. 

22. Andreu (Pedro Juan). — Administració perpetua de 
cent cafizos de forment, para que los pobres llauradors y he- 
reters de la villa de Morvedra tinguen cada any forment pera 
sembrar ses terres y heretats sens pagar ínteres ni creximonia 
alguna. — Valencia, 1605 ; 4.° 

El autor fundó un Monte de Piedad con cien cahíces de trigo 
en la villa de Murviedro, para alivio de labradores pobres y soco- 
rrerlos en la sazón de la sementera. Su pensamiento parece haber 
sido aplicar al reino de Valencia la institución de los Pósitos usa- 
dos mucho antes en Castilla, bien que con la diferencia de no exi- 
gir rédito alguno, ni aun las creces llamadas pupilares. Hablan de 
este libro Ximeno, Escritores del reina de Valencia, y Fuster, Bi- 
blioteca Valenciana. 

23. Anónimo. — Advertencias para asegurar el acierto de 
la baja y consumo de la moneda de vellón, y que no se puedan 
subir ni alterar las de oro y plata. — ^1642. (Ms.) 

Papel digno de estimación, por su buena doctrina tocante al va- 
lor de la moneda. 

24. Anónimo. — Cabos que deben tenerse presentes en las 
Cortes del limo. Reino de Aragón, para adelantar y convertir 
en propia utilidad su tráfico y comercio. — Zaragoza, sin año 
de impresión ; un tom. foil. 



^9 



Latasa pone la fecha de este libro en el año 1677, Biblioteca 
Nueva, tom. III, pág. 474 ; pero no añade ninguna otra noticia del 
contenido ni del autor, 

25. Anónimo. — Carta de un caballero de Sevilla a un teó- 
logo de la Universidad de Alcalá sobre usuras y contrato tri- 
no, y respuesta de éste. — 17GG. 

El teólogo consultado resuelve según las sentencias de los San- 
tos Padres, decretos conciliares, bulas apostólicas, derecho común 
de estos reinos y práctica de los tribunales, que las personas que 
entregaban sus caudales a los gremios de Madrid mediante inte- 
rés, cometían pecado y delito de usura, porque era contrato de 
mutuo y no de compañía. Hállase en el Nuevo semanaria erudita 
de Valladares, tomo I, pág. 155. 

26. Anónimo. — Cinco tratados tocantes al consumo de la 
moneda de vellón ; a la ley, peso y valor de la plata ; a la saca 
de oro y plata por los extranjeros, y al restablecimiento de las 
manufacturas y tejidos de España, y lo que resultará en favor 
del Rey y sus vasallos. — 1674. (Ms.) 

Papel muy curioso, lleno de datos y noticias importantes y 
de doctrinas superiores por lo común á su siglo. Sin embargo, el 
autor yerra en algunos puntos relativos al valor de la moneda, a la 
industria y comercio. No es fácil señalar el nombre de quien lo es- 
cribió, aunque podría sospecharse con algún fundamento que es 
obra de Fr. Tomás Arguello. 

27. Anónimo. — Consulta hecha a la ciudad de Zaragoza 
sobre que se debe impedir a los manguiteros el adobar las pie- 
les en una casa que tienen en medio del arrabal de esta ciu- 
dad, por el daño que causa a la salud el hedor y corrupción. — 
Zaragoza, 1702; fol. 

El autor discurre sobre la policía de las fábricas y talleres con 
acierto y apoya sus razones con el ejemplo de otras ciudades que 
prohiben dentro de sus muros los tintes, hiladores de seda, tene- 
rías, rastros y otras oficinas ocasionadas a producir mal clor o 
causar putrefacción. Es el primer papel de que tengamos noticia, 
tocante a este ramo de policía industrial, y de su contenido se co- 
lige que no estaba de todo punto olvidada en los siglos xvn y 
XVIII. Cítalo Latasa, Biblioteca nueva, tomo IV, pág. 148. 



20 



28. Anónimo. — Copia de representación hecha en el año 
de 1700 sobre providencia de granos para el abasto del Reino, 
especialmente de la corte. — 4.° 

Es una reimpresión en la cual no se determina la fecha ni el 
lugar donde se hizo, aunque consta que es postenor al año 1715. 
La doctrina del autor raya en lo vulgar. Señala entre las causas 
principales de la carestía de los granos la facilidad de extraerlos 
y la intervención de los mercaderes que los compran a los labra- 
dores para almacenarlos y revenderlos ; y los remedios que aconse- 
ja consisten en guardar y cumplir las leyes del Reino tocantes a la 
policía de los abastos. 

29. Anónimo. — Diálogo de la moneda. (Ms.) 

Corresponde al parecer al reinado de Felipe IV, y no se reco- 
mienda por la novedad de la doctrina. 

30. Anónimo. — Discurso del daño que han causado las 
mercancías extranjeras. 

Sin fecha ni lugar de impresión. Se colige por el contexto que 
pertenece al reinado de Felipe IV, y el autor corre en todo con la 
opinión común. 

31. Anónimo. — Discurso político de la expulsión de los 
vagabundos y remedio de los pobres. — Zaragoza, 1666 ; un 
tomo fol. 

Citado por Latasa, Biblioteca nueva, tomo III, pág. 363. 

32. Anónimo. — Discurso político, canónico y moral a los 
Sres. Arzobispos, Obispos y demás eclesiásticos, que los ha- 
bitadores de sus Obispados hacen, representándoles su ruina 
y pobreza, habiéndose perdido las fábricas y maniobras del 
Reino 

Este Discurso, impreso sin fecha, pertenece al reinado de Feli- 
pe IV. Atribuyese la pobreza de la Monarquía á la ociosidad de 
los vasallos, junto con el exceso de galas y convites, y á la intro- 
ducción de ropas y mercaderías extranjeras, y propónense reme- 
dios análogos a tales principios. 



21 



33. Anónimo. — ^Discurso que incluye varios medios con 
que presume se puede aumentar la Real Hacienda, por D. B. 
J. A.— Madrid, 1740. (Ms.) 

Es una Memoria dirigida á cierto Ministro de grande autori- 
dad (cuyo nombre no se expresa), en la cual examina el autor los 
principios elementales de la ciencia fiscal, que encierra en la máxima 
siguiente: cobrar bien y no gastar mal. Después de una breve in- 
troducción, donde se recomienda la justa proporción entre los gas- 
tos y los ingresos del erario, la prudente economía, la cuenta y 
razón de los caudales públicos y la supresión de las mercedes de 
la Corona y otros abusos que menoscaban el Patrimonio Real, cla- 
sifica las rentas que entonces existían en España, traza la historia 
de cada una y da consejos, por lo común acertados, para mejorar- 
las en adelante. Propone la supresión de algunas que producían 
poco y embarazaban mucho a la industria y comercio, la iguala- 
ción de los derechos de importación y exportación en todos los 
puertos, ajustando el arancel general al tipo de un 15 por 100, y 
las reformas que estima necesarias en las demás que deben con- 
servarse. Llama la atención del Gobierno hacia el desconcierto y 
mala administración de las Indias, cuyos subsidios no respondían 
á la fama de su riqueza, y como complemento de su sistema in- 
dica la utilidad de reducir a una sola moneda nacional las provin- 
ciales de Castilla, Aragón, Valencia y Cataluña. Contiene además 
este manuscrito^ un estado ó presupuesto en globo de los gastos e 
ingresos del Tesoro en aquel tiempo, a saber: obligaciones, 
26.116.548 escudos de vellón ; fondos, 20.993.804 id. ; déficit, 
5.122.744 id. Bien es verdad que en seguida añade el autor que 
duda de la exactitud de esta demostración. 

34. Anónimo. — Discurso sobre el arbitrio de la hari- 
na. (Ms.) 

Este papel, que parece del reinado de Felipe IV, defiende como 
suave y fácil el impuesto sobre la molienda del grano, en sustitu- 
ción de las alcabalas y millones. 

35. Anónimo. — Discurso sobre el catastro. (Ms.) 

Este papel, de autor desconocido, abunda en prudentes obser- 
vaciones acerca del modo de establecer y asentar la nueva contri- 
bución que proyectaba el Gobierno. Parece de la época de Fer- 
nando VI. 



22 



36. Anónimo. — Discurso sobre el comercio y navegación 
de España con las Indias Occidentales. — 1700. (Ms.) 

El autor asienta el principio que importa a España tener una 
poderosa marina de guerra ; porque siendo escasa su población y 
sus Estados muchos y dispersos por el mundo, constituye un cuer- 
po grande, pero de poca fuerza y como descoyuntado. Observa 
que la marina mercantil es el fundamento de la militar, y que por 
lo mismo conviene favorecer la agricultura para dilatar el comer- 
cio. Pondera la feliz situación de la isla de Cuba, la excelencia y 
variedad de sus frutos y la prosperidad a que está llamada ; nota 
su escasa riqueza y la compara con otras colonias extranjeras. 
Discurre sobre el tráfico de los negros, reconoce la necesidad de 
los esclavos para adelantar las labores del campo en la Isla de 
Cuba, calcula la proporción entre la gente blanca y de color, no 
teme el peligro de una sublevación y da noticias del trato que re- 
cibían de sus amos españoles, más blando y suave que el que so- 
lían tener en las posesiones inglesas. Es papel muy importante 
y curioso, y hállase, aunque falto de algunas hojas al principio, 
en la Colección de Muñoz, tomo XXXIV, suscrito con las inicia- 
les D. N. R. 

37. Anónimo. — Discurso sobre el desempeño de la Real 
Hacienda.— 1686. (Ms.) 

Contiene juiciosas y prudentes reflexiones sobre los puntos que 
examina. Campomanes da alguna noticia de este papel en su Apén^ 
dice a la Educación popular, parte I, pág. 217. 

38. Anónimo. — Discurso sobre la' moneda. 

Impreso sin fecha ni lugar. Pertenece al reinado de Felipe IV, 
y contiene muy buenas doctrinas acerca del valor de la moneda, 
de la ineficacia y peligros de su alteración, y los daños que de 
estas perturbaciones se siguen al comercio. 

39. Anónimo. — Discursos políticos económicos sobre la 
influencia de los gremios en el estado de ¡las costumbres po- 
pulares, en las artes y en los mismos artesanos. 

El autor considera los gremios bajo el punto de vista moral, 
político y rehgioso. Bajo el aspecto económico profesa excelentes 
doctrinas, aunque se muestra apegado al antiguo espíritu regla- 

23 



mentario y preocupado contra la libertad de industria y de co- 
mercio. Descubre su amor a la división del trabajo y espera de 
los gremios la extensión de este principio vivificador de toda ri- 
queza. Pertenece al siglo xviii. Hállanse insertos en el Semanario 
erudito de Valladares, tomo x, pág. 172. 

40. Anónimo. — Estado de la Real Hacienda después de 
ilos ministros Patino, Verdes, Torrenueva e Itiirralde. 

Contiene noticias importantes respecto a la administración de 
dichos Ministros, y reflexiones útiles sobre las rentas de la Co- 
rona. 

41. Anónimo. — Exposición de los mercaderes naturales 
del reino de Aragón sobre el giro de su tráfico, que en per- 
juicio del reino tiran a impedir otros extranjeros, que para 
bien de aquél y honor de los exponentes debe tomarse el con- 
veniente temperamento que se expresa. Zaragoza ; foj. 

Por esta vez no son los fabricantes quienes se quejan de los 
daños públicos y privados que ocasiona la competencia, sino los 
mercaderes, que pretenden el privilegio exclusivo de comprar y 
vender dentro del reino. El sistema prohibitivo gana terreno y 
llega a cobrar toda su fuerza y vigor. Cita este papel Latasa, Bi- 
biblioteca nueva, tomo IV, pág. 41, entre los anónimos del si- 
glo XVII y año incierto. 

42. Anónimo. — Informe sobre el gobierno conveniente en 
la Real Hacienda.— 1716. (Ms.) 

En este papel se examina con prolijidad la historia de las varias 
rentas de la Corona, y se proponen juiciosas reformas para me- 
jorar el estado del Tesoro con alivio de los contribuyentes. Contie- 
ne muy buenas doctrinas y es digno de ser consultado. 

43. Anónimo. — Informe sobre los vales. 

Describe el autor la historia de los vales, explica su teoría, 
manifiesta las causas de su descrédito e indica los medios de repa^ 
rar el daño. 

44. Anónimo. — Liber de juribus et tributis generalitatis 

¿4 



Cathaloniae, deque eorum justa et debita exactione atque so- 
lutione. 

Citado por Torres Amat, Escritores catalanes, como existente 
en la Biblioteca episcopal de Barcelona. 

45. Anónimo. — Libro de la población en España. 

Hace memoria de este Libro D, Nicolás Antonio, y aunque 
aventura su juicio acerca del autor, nada adelanta con respecto 
a la obra. Solamente sabemos que debió haber sido escrita á fines 
del siglo XV ó pricipios del xvi. 

46. Anónimo. — Manifiesto de los daños que causaría el 
asiento con S. M. celebrado por Agustín Ramírez Ortuño, 
para abastecer privativamente de caldos y varios artículos a 
3a Nueva España. (Ms.) 

Pertenece a los últimos años del reinado de Felipe V. El autor 
se encarniza con los arbitristas y les dirige estas vehementes razo- 
nes: «Sirenas hay en el político golfo, y no pocas frecuentan los 
palacios y las cortes : aquellos que con blandas lenguas y maqui^ 
naciones dolosas viven porque engañan y engañan para vivir... 
Sirenas son los arbitristas, que dulcemente artificiosos, sin más lej 
que la de sus intereses, disimulan corazones dañados, y ofreciendo 
bienes consiguen el propio aumento a costa de ajenos males.» 
Combate el asiento como ruinoso a los labradores, fabricantes y 
mercaderes, predice la carestía de todos los géneros y frutos de 
América y demuestra que redundará en daño de las rentas reales. 
Cita el derecho común y las leyes del Reino contra los estancos 
y monipodios, acude a la autoridad del Consejo de Castilla, de fi- 
lósofos, políticos, juristas y teólogos, y glosa y comenta una por 
una todas las cláusulas de la capitulación ; pero sus argumentos 
descubren tanto el letrado cuanto encubren al economista. Há- 
llanse en la Colección de Muños, tom. XXXIV. 

47. Anónimo. — Memorial a Don Carlos II sobre la des- 
población, falta de industria y exceso de tributos de Casti- 
lla.— 1686. 

El autor de este opúsculo asienta muy buenas doctrinas en 
punto a la agricultura, artes y población del Reino, y cuando aboga 

25 



por las prohibiciones mercantiles, presenta el sistema prohibitivo 
con razones tan claras y sencillas, que parecen dictadas por un 
economista contemporáneo. 

48. Anónimo. — Memorial al Rey sobre mayores aciertos 
y conveniencias de esta Monarquía. 

Escrito perteneciente a la mitad del siglo xvii. Asienta el autor 
el principio que la falta de crédito ocasionó la mengua de los tra- 
tos y comercios y los daños de la Real Hacienda, y propone subir 
el valor de la moneda, porque estando proporcionado a la materia 
de oro, plata ó vellón, como tiene en sí valor intrínseco, no da 
lugar a la confianza que han de hacer los vmos de los otros pres- 
tándola y dándola a cambio. 

49. Anónimo. — ^Memorial a la Diputación del reino de 
Aragón, suplicando la formación y establecimiento de un con- 
sulado y casa de contratación en la ciudad de Zaragoza para 
beneficio del mismo reino. — 1688; fol. 

Existía en la biblioteca pública de San Ildefonso, según Latasa, 
Biblioicca nueva tom. III, pág. 653. 

50. Anónimo. — ^Memorial de la ciudad de Burgos a Don 
Felipe IV para que no se labre nueva moneda de vellón. 

Aunque corre con el vulgo un punto a la importancia del oro y 
plata, está lleno este papel de buen sentido en lo tocante a la mo- 
neda. 

51. Anónimo. — Memorial de los fabricantes de Aragón 
para el reparo universal del reino. 

Este Memorial, de autor desconocido y sin fecha ni lugar de 
impresión, fué dirigido a Don Juan de Austria, siendo Goberna- 
dor de España durante la menor edad de Don Carlos II, por una 
junta de fabricantes reunida en Zaragoza, a semejanza de otra que 
se formó en 1626. Las doctrinas son (como es fácil suponer) en 
extremo rigorosas en punto a la prohibición de introducir géneros 
extranjeros y sacar materias crudas, llegando a sentar el absurdo 
principio que sería preferible quemarlas a venderlas para que las 
aprovechasen nuestros enemigos. En medio de todo, no domina 

26 



tanto el pensamiento de allegar la mayor cantidad posible de oro 
y plata, como la idea de fomentar la industria nacional a beneficio 
de durísimas providencias. 

52. Anónimo. — Memorial de los gremios y artes de fa- 
bricantes de seda y lana de la ciudad de Zaragoza, exponien- 
do ilas causas ciertas de su decadencia y los medios de evitar- 
la. — Zaragoza; fol. 

Del siglo XVII y año incierto. Pudiera ser importante para co- 
nocer el estado de la industria de Aragón en aquel tiempo y notar 
el curso de las ideas económicas, que probablemente irían enca- 
minadas a prohibir la entrada de las mercaderías extranjeras. Cita 
este curioso papel Latasa, Biblioteca nueva, tom. IV, pág. 40. 

53. Anónimo. — Memorial de los oficios de zapateros, 
guanteros, guarnicioneros y zurradores de Ja ciudad de Za- 
ragoza a su M. I. Ayuntamiento, sobre los materiales de sus 
artefactos. 

Hállase en el tom. LXXVIII de los Memoriales de Zarago::a, y 
es del siglo xvii, aunque de año incierto. Debe ser curioso e im- 
portante para el estudio del sistema reglamentario, pues todos 
los oficios que representan usan las pieles como materia primera; 
de su industria. Cita este Memorial Latasa, Biblioteca nueva, 
tomo IV pág. 39. 

54. Anónimo. — Memorial de los sombrereros para que 
no se les impida el forrar los sombreros por sí, sus mujeres, 
hijos y oficiales, sin que esto toque a los cordoneros. — Zara- 
goza ; fol. 

Pertenece al siglo xvii, pero se ignora el año de la impresión. 
Hubo segundo Memorial sobre el mismo asunto, que también se 
publicó en Zaragoza en folio. Tiene grande importancia para no- 
tar prácticamente los daños de los gremios por la falta de libertad 
en la aplicación y distribución del trabajo, y por los diversos en- 
cuentros de privilegios e intereses gremiales. V. Latasa, Biblio- 
teca nueva, tom. IV, pág. 39. 

55. Anónimo. — Memorial de medios, arbitrios y cabos 

27 



para acomodar la equitativa disposición del bienestar de Ara- 
gón.— 1688. 

Recomienda la sobriedad en la fundación de conventos, hospi- 
cios y demás casas de misericordia o religiosas capaces de adquirir 
bienes raíces, trata de las universidades y estudios y examina otros 
puntos políticos y económicos. V. Latasa, Biblioteca nueva, 
tomo III, pág. 651. 

56. Anónimo. — Memorial para la fundación de Bancos de 
vellón grueso y consumir esta moneda. (Ms.) 

Papel de útil y agradable lectura por su doctrina, superior á 
la vulgar en los tiempos de Felipe IV, a cuya época pertenece 
el autor. 

57. Anónimo. — Memorial que empieza: «Siempre los es- 
pañoles han sido de corazón generoso». (Ms.) 

Ignoramos el verdadero título de este Memorial, porque la co- 
pia que por pura casualidad ha caído en nuestras manos carece de 
portada, firma y fecha, y no expresa en parte alguna el nombre 
del autor ni del Rey a quien va dirigido. Sin embargo, por el con- 
texto se viene en conocimiento que fué escrito en los primeros 
años del reinado de Felipe V, y puede sospecharse con razón que 
su autor es D. Gaspar Naranjo y Romero, Las doctrinas económi- 
cas contenidas en dicho Memorial son de todo conformes a las de 
la Antorcha que alumbra para efnpesaz la re.staniración tconámica 
de España. V. Naranjo y Romero (D. Gaspar). 

58. Anónimo. — Memorial sobre el arbitrio de la hari- 
na. (Ms.) 

Este papel parece incompleto, y aunque no expresa fecha pue- 
de fijarse hacia los últimos años del reinado de Felipe IV. El 
autor incógnito discurre con felicidad sobre la influencia de los 
tributos en la carestía de los mantenimientos, y demuestra cómo 
á ésta se sigue de necesidad el mayor precio de nuestras mercan- 
cías respecto de las extranjeras. Trata de la población con igual 
buen sentido, y combate el arbitrio propuesto de la harina con gra- 
Tes y poderosas razones. 



28 



59. Anónimo. — Memorial sobre el gobierno de Espa- 
ña. (Ms.) 

Sin fecha. Parece ser del reinado de Felipe IV. El autor atri- 
buye la decadencia de la Monarquía a la emigración de la gente á 
las Indias, a los muchos tributos y al comercio extranjero. 

60. Anónimo. — ^Memoriales de los corredores de oreja de 
Zaragoza, manifestando los medios y modos de sostener, sus 
destinos públicos. — Zaragoza; fol. 

Son dos y pertenecen al siglo xvii, sin que se pueda determi- 
nar el año. V. Latasa, Bibloteca. nueva, toma IV, pág. 40. 

61. Anónimo. — Memorias de Agricultura y artes, publica- 
das de orden de la Real Junta de Comercio de Cataluña. 

Citadas por Torres Amat, Escritores catalanes. 

62. Anónimo. — Montes de piedad. Restauración de la ciu- 
dad y reino de Valencia sobre el provecho del riego de la ace- 
quia que llaman Real. — Valencia, 1632; 4.° 

Citado por Rodríguez, Biblioteca valenciana. 

63. Anónimo. — Motivos que justifican la prohibición de 
tejidos de oro, plata, seda y lana y otras diversas e inútiles 
mercaderías especificadas en la que estableció la Corte gene- 
ral de 1678, que tiene resuelta el estado de los caballeros e 
hijosdalgo congregado en la Junta general de comercio del 
año 1684. 

Doctrina en extremo prohibitiva. Contiene datos y noticias im- 
portantes para la historia de nuestra industria y comercio. Latasa 
cita este anónimo, aunque con alguna variación, en el tomo V, Bi- 
blioteca nueva, tomo III, pág. 655. 

64. Anónimo. — Origen de rentas reales. 

Papel de autor desconocido relativo á los tiempos de Felipe V, 
donde se contienen curiosas noticias de nuestra Hacienda. 



29 



65. Anónimo. — Papel de arbitrios para el servicio que el 
reino de Aragón ha de hacer al Rey N. S. en las presentes 
Cortes de 1677. — Zaragoza ; fol. 

Cítalo Latasa, Biblioteca nueva, tomo III, pág. 473, sin dar 
noticia de su contenido ni aventurar ninguna conjetura sobre el 
nombre del autor. 

66. Anónimo. — Papel de los oficios y artes de las manu- 
facturas de la Imperial ciudad de Zaragoza y reino de Ara- 
gón, convenciendo el estado lastimoso y ruina a que están 
expuestos por los manejos de las primeras materias precisas 
en sus oficios, y por el abuso que se hace en otros tráficos en 
su perjuicio y del reino, apuntando su más pronto remedio y 
efectivo. — Zaragoza ; fol. 

Del siglo XEii y año incierto. Curioso por el título, pero no te- 
nemos de este papel otras noticias que las que suministran Latasa, 
Biblioteca nueva, tomo IV, pág. 41. 

67. Anónimo. — Papel sobre el oficio de Jos pelaires de Za- 
ragoza, y modo de procurar su restablecimiento, que tanto 
atrasan los franceses. — Zaragoza; fol. 

De año incierto, pero del siglo xvii. El título indica que en este 
papel deben prevalecer los deseos de cerrar la puerta al comercio 
extranjero, y tal era el modo de pensar común en aquellos tiem- 
pos. Podrá ser útil por las noticias que suele dar esta clase de pa- 
peles sobre el estado de la industria de Aragón o de Castilla en 
vida de sus autores. V. Latasa, Biblioteca nueva, tomo IV, pág. 40. 

68. Anónimo. — Planta o elementos prácticos sobre que pa- 
rece que se debe discurrir en remedio a las faltas de trato, 
rentas y moneda que tiene hoy España. 

Este papel anónimo parece pertenecer al reinado de Don Car- 
los II. Es muy importante y curioso, pues contiene doctrinas muy 
adelantadas sobre la moneda, el comercio y el crédito público. Se- 
ñala la ineficacia de las leyes que prohiben la extracción de la mo- 
neda, explica la teoría de los cambios, propone la necesidad de fo- 
mentar nuestra riqueza para retener los metales preciosos, y reco- 

30 



mienda el alivio de las gabelas, la facilidad de los transportes y 
la igualación de privilegios entre los naturales menos favorecidos 
y los extranjeros protegidos con tratados de comercio. 

69. Anónimo. — Proyecto de iin traje nacional para las da- 
mas, por la señora Doña M. O, 

Respuesta a las objeciones que se han hecho contra el 
proyecto de un traje nacional para ilas damas. — Madrid, 1788; 
un tomo S° 

No podemos juzgar el primero de estos dos opúsculos, porque 
no hemos logrado el placer de disfrutarlo. Por el segundo colegi- 
mos que las iniciales M. O. encubren el nombre, no de la autora, 
sino del autor de la obra. Fúndase nuestra presunción en el carác- 
ter varonil del estilo, en la erudición de que abunda el libro, ajena 
por lo común al bello sexo, y en haber saHdo a luz en la Imprenta 
Real. La Junta de Señoras, incorporada a la Sociedad Matritense 
de Amigos del País, inició la reforma del lujo de las damas espa- 
ñolas a fines del siglo pasado ; y es probable que el Gobierno, de 
seando secundar este pensamiento, fomentase la publicación del 
Proyecto y de la Respuesta, atribuyendo sus propias ideas a una 
señora, para mejor influir en la opinión de todas. Por lo demás, 
la Respuesta no da idea clara del lujo ; combate los excesos en el 
vestir y respeta los gastos que de otro modo hicieren las personas 
y las familias ; sostiene que el traje nacional no arruinaría nues- 
tras fábricas, porque las gasas, encajes, bordados y telas exqui- 
sitas procedían del extranjero ; fía demasiado en la eficacia de las 
leyes suntuarias, y, en fin, espera que por este medio habría esti- 
mulo para el cultivo de las primeras materias, obstáculo a la ex- 
tracción de numerario, aumento de población y mejora de cos- 
tumbres. 

70. Anónimo. — Proyecto que explica los motivos, conve- 
niencia y medios para Ja construcción de un dique en el río 
Huerva para beneficio de sus riegos. — Zaragoza, 1719; fol. 

Merece consultarse como antecedentes para dictar providencias 
útiles relativas al aprovechamiento de nuestros ríos y para ilus- 
trar el interés privado en cuanto á la formación de empresas de 
riegos. Hállase citado en Latasa, Biblioteca, nueva, tomo lY, pá- 
gina 319. 



31 



71. Anónimo. — Quejas justas del oro y plata, único fruto 
de España.— 1684. (Ms.) 

Contiene ideas muy exactas en algunos puntos de economía 
política y doctrinas muy tempranas, aunque no siempre acierta en 
los medios de resolver la cuestión de la moneda. 

72. Anónimo. — Reflexiones sobre el discurso político- 
económico del lujo de las señoras, desengaño de algunas pre- 
ocupaciones y ensayo de un traje que, sin embargo de las dis- 
tinciones que prescribe, debe agradar a una clase de damas 
en que las hay de todas las del Estado, por la señora Doña 
M. A. F.— Madrid, 1788; un tomo 8." 

Las Reflexiones corren unidas en un mismo volumen a la 
Respuesta a las objeciones que se han heho contra el proyecto de 
un traje nacional para las damas, y cuanto queda advertido con 
respecto a dicho opúsculo es aplicable a este otro. V. Anónimo. — 
Proyecto de un traje nacional para las damas. 

73. Anónimo. — Reflexiones sobre trasladar las aduanas 
del Ebro a los Pirineos. — 1780; un tomo 8.° 

^ . '■■'m 

Este opúsculo, sin nombre de autor ni lugar de impresión, con- 
tiene buenos consejos dirigidos al reino de Navarra, inclinándole 
a consentir en la traslación propuesta por Don Fernando VI, y 
encierra poca, pero buena doctrina. 

74. Anónimo. — Representación de los mayordomos y ca- 
pítulos de pelaires de la ciudad de Zaragoza sobre tejidos de 
lana, tundidores, carderos, tintoreros de lana y bataneros, pi- 
diendo que a los dichos pelaires, y no a otros, toca privativa- 
mente el manejo de lanas y darles o hacerles ilas correspon- 
dientes -operaciones para el uso de sus artefactos. — Zarago- 
za ; fol. 

Importante para comprobar las continuas querellas de los gre- 
mios y el estado de guerra civil en que vivían las artes y los ofi- 
cios, a pesar de la aparente disciplina de las ordenanzas gremiales. 
Cita este papel Latasa, Biblioteca 7meva, tomo IV, p<ág, 41, entre 
los anónimos del siglo xvii y año incierto. 

32 



75. Anónimo. — Representación de los mayordomos y co- 
fradías de percheros, si quiere pasamaneros, de la ciudad de 
Zaragoza, contra los villuteros y tafetaneros de la misma que 
intentan enervarles algunas ordinaciones en detrimento de sus 
artefactos. — Zaragoza; fol. 

Ejemplo de los continuos litigios en que se hallaban empeñados 
los gremios de artes y oficios sobre conservación de sus diversos 
privilegios. Pertenece al siglo xvii, aunque no consta el año, se- 
gún Latasa, Biblioteca nueva, tomo IV, pág. 42. 

76. Anónimo. — Representación de los reinos de Castilla, 
León y Aragón para la enajenación de los baldíos y realen- 
gos, y respuesta fiscajl a este asunto. — 1739. 

Doctrina ajustada a los principios de la ciencia económica. 

77. Anónimo. — Representación hecha al Marqués de la 
Ensenada, 

El autor desconocido de la Representación profesa ardiente- 
mente el sistema prohibitivo ; y a tal punto llega su indignación 
contra los fraudes que favorecen el comercio de los extranjeros, 
que no vacila en pedir para los contraventores la pena capital, 
confiscación de bienes e infamia hasta la segunda generación sin 
indulto alguno. «Se debe — dice — establecer en cada puerto y luga- 
res correspondientes un tribunal de tres hombres, en quienes no 
se ha de buscar tanto la jurisprudencia como la pericia en estas 
materias, y una complexión rígida y celosa del bien de España. 
Este tribunal debe tomar conocimiento de oficio, sin esperar acu- 
sación ni delación de parte. La sustanciación ha de ser sumaria, el 
modo secreto como el de la Inquisición, de suerte que jamás se en- 
tienda quién ha sido el delator, ni quiénes los testigos, ni de su 
nombre se dé traslado al reo...» Por fortuna estos delirios de la 
imaginación se estrellan contra el buen sentido de los Gobiernos y 
de los pueblos mismos. Hállase dicha Representación incluida en 
el Semanario enudito de Valladares, tomo XIV, pág. 257. 

78. Anónimo. — Representación y manifiesto de su justi- 
cia, ordenada en caridad, que hacen los pobres de esta Corte 
a S. M. y primeros Ministros en obedecimiento del Real de- 
creto del año 1746, para aumento espiritual y temporal de esta 
Monarquía. 



33 



Papel político-moral, donde se sostiene, con la autoridad de las 
sagradas letras, la libertad de pedir limosna para bien de los po- 
bres y de los ricos, y se denuncian algunos vicios de la sociedad 
y del Gobierno muy comunes en aquel tiempo. 

79. Anónimo. — Representación universal del estado de la 
Real Hacienda, gobierno económico, comercio y marina de 
las Indias ; de los desórdenes, daños e inconvenientes que al 
presente hay, con sus remedios. — 1725. (Manuscrito.) 

Forma este manuscrito un grueso volumen de autor desconoci- 
do, aunque el contexto deja entrever que son dos y extranjeros de 
origen, si bien antiguos vasallos del Rey de España. Tocan infi- 
nitas materias y cuestiones relativas al gobierno político y eco- 
nómico de la Monarquía, y por más que se muestren apasionados 
en demasía al sistema prohibitivo, no dejan en otras partes de pro- 
poner útiles reformas y dar sanos consejos a Felipe V. 

80. Anónimo. — Resumen, origen y naturaleza de las ren- 
tas generales, por los directores de ellas. — 1759. 

Contiene este papel noticias importantes sobre los ramos que 
abraza, aunque más se tratan las cuestiones bajo el punto de vista 
de la administración, que se considera y examina en orden á la 
economía política. 

81. Anónimo. — Sobre las imposiciones de las salinas. 

Es un papel en folio que, según Latasa, Biblioteca nueva, 
fomo III, pág. 650, se hallaba en su tiempo depositado en la Bi- 
blioteca pública de San Ildefonso. Pertenece a los últimos años del 

siglo XVII. 

82. Anónimo. — Tratado del modo de remediar los daños 
y perjuicios que se ven en el reino de Aragón con motivo de 
introducirse tejidos y gentes extranjeras en él. — Zarago- 
za; fol. 

El delirio de la opinión, obstinada en mantener las antiguas 
prohibiciones y aumentar su núm.ero con otras nuevas, raya en lo 
más alto. No satisfacen ya las providencias más rigorosas para im- 
pedir la entrada de las mercaderías extranjeras, sino que también 
se pretende alejar a los artífices que pudieran enseñar a los naturales 
del arte de fabricarlas o mejorarlas en bien de la Nación. Este anóni- 



34 



mo, de año incierto, pertenece al siglo xvii, según Latasa, Biblio- 
teca nueva, tomo IV, pág. 42. 

83. Anónimo. — Tratado sobre si el sementero de arroz, 
hecho en Jos campos del lugar de San Mateo, es perjudicial 
a la salud. (Ms.) 

'Escribióse en 1716, y es útil por ser tan escasos los papeles de los 
siglos XVII y XVIII tocantes a la política rural y fabril, y porque 
además no carecen estas doctrinas de aplicación a nuestra presen- 
te agricultura. Cítalo Latasa, Biblioteca nueva, tom. IV, pág. 294. 

84. Anónimo. — Tratados que se dieron al Rey sobre ma- 
terias de gobierno y hacienda. — 1643. (Ms.) 

El autor desconocido de este curioso papel discurre con acierto 
sobre los males de varios tributos y arbitrios que se usaban en su 
tiempo, y propone reemplazarlos con otros que rompieran las tra- 
bas del comercio, labranza, crianza y manufacturas. Aunque no 
profesa la doctrina de la libre contratación con los extranjeros, 
tampoco desea atajarla sino como un medio de protección y fomen- 
to. Menos afortunado está al tratar de la moneda y del consumo 
del vellón. 

85. Anónimo. — Único y eficaz medio de la restauración de 
esta Monarquía, y tail que no es arbitrario para gravar los 
pueblos, con visos al parecer tolerables, de que se ha segui- 
do su ruina, sí para su total e inesperado alivio, por un humil- 
de y leal vasallo residente en la ciudad de Granada. 

Este opúsculo, sin fecha ni lugar de impresión, corresponde al 
reinado de Don Carlos II. Propone desembarazar las rentas, 
transigir con los acreedores, hipotecar para el pago de éstos una 
parte de los recursos de la Corona y, en medio de estos proyectos 
tan racionales, arbitrios imposibles y extravagantes. 

86. Anónimos. — Adelantamiento del restablecimiento del 
reino de Aragón. — 1678 ; fol. 

Medios y remedios duplicados para conservar la salud cor- 
poraJ y política del reino de Aragón, que le apunta un fiel físi- 
co civil, hijo suyo. — Fol. 

Memorias y recuerdos diferentes del reino de Aragón, jun- 

35 



to en Cortes en 1678, sobre puntos eclesiásticos, políticos y 
económicos. — Fol. 

Papel sobre arbitrios para el servicio que el reino ha déj 
hacer al Rey N. S. en las presentes Cortes de 1677. 

Otros que empiezan : 

La introducción de Ja mercancía forastera... 

Los comerciantes y hombres de negocios de Zaragoza... 

Llegó el tiempo deseado... 

Repítense tantos memoriales... 

Latasa, Biblioteca nueva, tomo III, pág. 493, cita estos anóni- 
mos sobre materias económicas como publicados por varios ara- 
goneses en las Cortes generales que tuvo aquel reino en el año 
1677 y 1678. Traíanse en ellos muchos puntos relativos á la agri- 
cultura, industria y comercio de Aragón ; por ejemplo : de poner 
o quitar arbitrios, fomentar los riegos, ennoblecer las artes, crear 
un consulado en Zaragoza y otras providencias por el estilo, y to- 
dos pertenecen a los años referidos. En el tiempo en que Latasa 
escribía, existían estos opúsculos en la Biblioteca de San Ildefonso 
de dicha ciudad. Según las pocas noticias que tenemos de su conte- 
nido, podemos pronunciar un juicio seguro en cuanto a la doc- 
trina que encierran ; pero los títulos o principios manifiestan la pre- 
ponderancia del sistema prohibitivo en la Corona de Aragón, poco 
más o menos, según el espíritu de la economía política dominan- 
te en Castilla y en toda Europa durante el siglo xvii. 

87. Anzano (D. Tomás). — Reflexiones económico-políti- 
cas sobre las causas de la aliteración de precios que ha padeci- 
do Aragón en estos últimos años en lo general de los abastos 
y demás cosas necesarias al mantenimiento del hombre. — Za- 
ragoza, 1768 ; un tomo 4." 

Discursos sobre los medios que pueden facilitar la restau- 
ración de Aragón. — Zaragoza, 1768 ; un tomo 4." 

Elementos preliminares para formar un sistema de gobier- 
no de hospicio general. — ^Madrid, 1778; un tomo 4.*' 

Ensayo sobre la policía general de los granos, sobre sus 
precios y sobre dos efectos de la agricultura : obra anónima, 
traducida del francés al castellano. Observaciones sobre ella 
y análisis del comercio del trigo, ejecutado todo de orden del 
Supremo Consejo de Castilla. — Madrid, 1795 ; un tomo 4.° 

36 



El libro de los Elementos es importante. El autor persuade la 
utilidad de los Hospicios, recomienda la discrección en aplicar la 
limosna y demuestra la necesidad de recoger los pobres, darles 
ocupación y enseñanza, con otros pormenores tocantes al gobierno 
interior de dichos establecimientos. En las demás obras, esencial- 
mente económicas, señala algunos abusos parciales de nuestras 
leyes como perniciosos a la agricultura, pero sin la elevación con- 
veniente de miras ni doctrina superior ; antes corre con el vulgo 
en punto a tasas, lujo, regatonería, reglamentos para el comercio 
de granos, provisiones para el abasto de los pueblos y otras cosas 
por el estilo. Sin embargo, estos libros se recomiendan por la eru- 
dición que encierran, y son de agradable lectura. Hállanse estas 
obras citadas por Sempere, Biblioteca española, tomo I, pág. 112, 
y Latasa, Biblioteca nueva, tomo vi, págs. 5 y 6. 

88. Aoiz (Micer Antonio José). — Resolución a Ja duda or- 
dinaria, si es lícito al que presta dinero llevar nueve por cien- 
to de intereses por lucro cesante, con exposición del fuero 
del año de 1G26, título de prohibición de cambios fingidos. — 
Huesca, sin año de impresión ; un tomo fol. 

Citado por Latasa, Biblioteca nueva, tomo iii, pág. 90. 

89. Aparici (José Inocencio). — Norte fijo y prontuario 
seguro para la más clara y breve inteligencia deil valor de to- 
das las monedas usuales y corrientes del continente de Espa- 
ña, así en sus propios reinos como en los demás de ella, arre- 
glado a la última Real pragmática de 16 de mayo de 1737. — 
Madrid, 1747 ; 8.° 

Citado por Torres Amat, Escritores, catalanes, y de alguna, 
pero escasa utilidad para la historia de la ciencia económica de 
España. 

90. Ardid (Micer Jerónimo). — Invectiva contra el vicio 
de lia usura y usureros. — Zaragoza, 1624; un tomo fol. 

Advertencias instructivas sobre arbitrios. — Zaragoza, sin 
año de impresión ; un tomo foil. 

Comentario del fuero de prohibición de la saca de plata. — 
Zaragoza, 1630; un tomo fol. 

Restauro de la agricultura y destierro del ocio. — Zarago- 
za, sin año de impresión. / 



37 



Citado por Latasa, Biblioteca nueva, tomo III, págs. 221, 222 y 
223. Firmaron la Invectiva con el Dr. Ardid, el Dr. Arroniz de 
Panzano y Micer Vicencio Frago de Lozano, los tres abogados 
nombrados por el Virrey de Aragón y consejeros sobre este 
asunto. 

91. Argenti y Lets (D. Felipe). — Discursos políticos y 
económicos sobre el estado actual de España, por ... — Ma- 
drid, 1777 ; un tomo 8°. 

Doctrina vulgar y no exenta de los errores propios de aquellos 
tiempos. 

92. Argumosa Gándara (D. Teodoro Ventura de). — Eru- 
dición política : despertador sobre el comercio, agricultura y 
manufacturas, con avisos de buena policía y aumento del Real 
Erario. Su autor D..., señor de Campen, Caballerizo de cam- 
po del Rey N. S. y veedor de guerra en la costa de Grana- 
da ; quien la dedica a la Real Junta de Comercio y Moneda. — 
Madrid, 1743 ; un tomo 8.°. 

Es un verdadero tratado de economía política, donde el autor 
discurre con acierto sobre la agricultura, fábricas y comercio, má- 
quinas, lujo y leyes suntuarias, cambios, balanza mercantil, se- 
guros, bancos, tributos, crédito público y aritmética política o es- 
tadística. Recomienda la uniformidad de pesos y medidas, la cons- 
trucción de caminos y canales de riego v navegación y el estable- 
cimiento de compañías privilegiadas, a semejanza de otras de Eu- 
ropa, de las cuales hace una reseña histórica bastante extensa y 
curiosa. Viajando el autor por Francia, Inglaterra, Holanda y 
Alemania, tuvo ocasión de observar el estado floreciente de estas 
naciones, y procuró sacar provecho de sus estudios apenas resti- 
tuido a su patria. Como no es posible acertar en todo, Argumosa 
se muestra inclinado a la tasa de los granos, a la esclavitud como 
necesaria al fomento de las colonias y muy amigo de las compañías 
de comercio, aunque no se le esconden los vicios y peligros de que 
suelen adolecer. Está poco afortunado en punto a las contribucio- 
nes, y causa extrañeza que, después de hablar del lujo con mucho 
tino y motejar las leyes suntuarias, vitupere el uso de los coches : 
defectos de este hbro que, sin embargo, no bastan a rebajar su méri- 
to indisputable. 

93. Arizmendi (Juan de). — Breve compendio de las sabí- 

38 



das verdades, donde se descubren las principales causas de 
minorarse las Reales rentas y Jos remedios que se pueden 
aplicar.— 1682. 

Contiene datos y noticias curiosas relativas a nuestra industria 
y comercio, aunque recogidas con crítica bien escasa. La doctrina 
es vulgarísima y al nivel de las preocupaciones más comunes en 
aquel tiempo. 

94. ArredOxNTdo Agüero (Diego de). — ^Discurso sobre la 
necesidad que hay en la Corona de Castilla de fundar un Con- 
sejo y Junta a quien se cometan todas las cosas de su go- 
bierno político. 

Sin fecha ni lugar de impresión, aunque parece correspondien- 
te al reinado de Felipe IV. Contiene ideas acertadas respecto a 
los daños que causaban el número excesivo de conventos, el 
descuido en cuanto a recoger los pobres y enseñarles oficio, la 
multitud de vínculos y mayorazgos y otros puntos económicos 
por el estilo. 

95. Arrieta (Juan de). — Despertador que trata de la gran 
fertilidad, riqueza, baratura, armas y caballos que la España 
solía tener, y la causa de los daños y falta, con el remedio su- 
ficiente.-^adrid, 1578. 

Aunque muchos citan al autor como economista, es un verda- 
dero geopónico. Sin embargo, debe reconocerse que estos Diálo^ 
gos de la fertilidad de España ejercieron mucha influencia en el 
ánimo de nuestros escritores repúblicos, porque pintan la antigua 
prosperidad de la Península con colores muy vivos, apoyándose en 
la autoridad de Justino, Estrabón, Plinio y Tito Livio. Atribuye 
Arrieta la decadencia de España a la costumbre de labrar con mu- 
las en lugar de bueyes, lo cual manifiesta la humildad de sus pen- 
samientos en materias de economía política. Hállase este libro in- 
cluido por vía de apéndice en el tomo IV de la Agricultura general 
de Gabriel Alonso de Herrera. — Madrid, 1818; y antes también lo 
había sido en la edición de Madrid, 1677. 

96. Arriquivar (D. Nicolás de). — Recreación política. 
Reflexiones sobre el amigo de los hombres en su tratado de 
población considerado con respeto a nuestros intereses, obra 
postuma de D..., natural y del comercio de la villa de Bilbao 

39 



e individuo con los títulos de Mérito y Benemérito de la Real 
Sociedad Vascongada, presentada por su autor a la misma 
Sociedad en las Juntas generales que celebró en la villa de 
Vergara por el mes de noviembre de 1770. — Vitoria, 1779 ; 
dos tomos 4.°. 

Libro de mucha y buena doctrina. El autor se muestra a la al- 
tura de la ciencia económica en su siglo, y aunque inclinado con 
exceso al sistema mercantil, todavía no lleva la doctrina al extre- 
mo ni participa de los errores de sus antepasados. Citado por Sem- 
pere Biblioteca española, tomo I, pág. 115. 

97. Arróniz de Punzano (D. Juan). (V. Ardid (Micer 
Jerónimo). 

98. Arteta de Monteseguro (Dr. D. Antonio). — Discur- 
so instructivo sobre las ventajas que puede conseguir la in- 
dustria de Aragón con Ja nueva ampliación de puertos conce- 
dida por S. M. para el comercio de América, en que se pro- 
ponen los géneros y frutos de este Reino más útiiles a este 
fin y los medios de extraerlos y negociarlos con mayor eco- 
nomía y beneficio. Premiado por la Real Sociedad de Amigos 
del País de Zaragoza, en el. año 1780. Lo escribió el Dr. D.,., 
del gremio y claustro de la Universidad de Huesca, Racione- 
ro penitenciario de la L M. de Zaragoza, socio de número y 
Secretario de dicha Real Sociedad de la clase de Artes. — Ma- 
drid, 1783; un tomo fol. 

Disertación sobre el aprecio y estimación que se debe ha- 
cer de las artes prácticas y de los que ilas ejercen con honra- 
dez, inteligencia y aplicación. — Zaragoza, 1781 ; un tomo 4.**. 

Libros de buena doctrina, aunque viciada en algunas partes 
por la influencia del sistema prohibitivo que estaba en uso por 
aquel tiempo. Es grande la utilidad del DismrsQ para conocer el 
estado de la población y riqueza del reino aragonés a fines del úl- 
timo siglo, así como los principales frutos y géneros de nuestras 
mejores colonias, cuya abundancia y variedad convidaban á esta- 
blecer un amplío comercio con la Metrópoli, en vez de tenerlas su- 
jetas a la tiranía fiscal y a la dura ley del monopolio. En la Diser^ 
tación traza el autor rápidamente la historia de las artes, pondera 
la industria y riqueza de España en los tiempos de Carlos V, dis- 



40 



curre sobre las causas de su decadencia, señalando como principa- 
les el amor a la gloria militar y la sed de conquistas ; pondera la 
excelencia de las artes mecánicas, combate la preocupación vulgar 
que las hacía mirar con menosprecio, y propone los medios que 
considera eficaces para lograr su restauración, a saber: la prohi- 
bición de introducir mercaderías extranjeras, porque así se impi- 
de la salida del dinero ; el arreglo de la enseñanza y policía de los 
artesanos, dando excesiva importancia a los gremios y ordenan^ 
zas gremiales, y los premios honoríficos a los maestros y oficia- 
les sobresalientes. Hacen mérito de este escritor y de sus obras 
Sempere, Biblioteca española, tomo I, pág. 128, y Latasa, Biblio- 
teca nueva, tomo VI, pág. 247. 

99. AsBERT (Abate). — Discurso sobre las ventajas que se 
seguirían a Barcelona y al Estado con el canal de Urc^el, 

Este Discurso, útil como todos los papeles que se han escrito 
para examinar algún proyecto de obra pública, máxime siendo 
relativo al aprovechamiento de las aguas de nuestros ríos, se in- 
sertó en el Memorial literario de 1793, págs. 322 y sig. V. Torres 
Amat, Escritores catalanes. 

100. Asso (D. Ignacio Jordán de). — Historia de la eco- 
nomía política de Aragón. — Zaragoza, 1798; un tomo 4.°. 

Libro muy curioso e importante. Contiene noticias de mucho in-- 
teres tocante a la población, comercio, moneda y tributos de aquel 
reino, y se citan a cada paso los antiguos documentos de donde 
las toma. Carece, sin embargo, de método conveniente, y sin caer 
el autor en los groseros errores del vulgo, todavía puede ser ta- 
chada su crítica de humilde. Hállase citada esta obra en la Biblia» 
teca española de Sempere, tomo I, pág. 147, y en Biblioteca, nue- 
va de Latasa, tomo VI, pág. 105. 

101. AzcoiTiA (D. José Julián de). — ^Memoria sobre los 
medios que pudieran ponerse en práctica para desterrar la 
costumbre que hay en muchos pueblos de acudir en tropas 
las mujeres y muchachos a pedir ilimosna a los forasteros. — 
Madrid, 1784 ; un tomo 4.*" mayor. 

Poca y llana doctrina, más allegada a la moral que a la econo- 
mía política. (V. Marín y Borda: Riego.) 



41 



102. AzNAR (D. Bernardo Francisco). — Discurso que for- 
mó tocante a la Real Hacienda y administración de ella D..., 
del Consejo de S. M. y su Contador general de millones. En 
él se incluyen, entre otros tratados, todas las rentas que Su 
Majestad goza en las dos Castillas, Galicia y Asturias, y de- 
clara también cuáles rentas se pueden suprimir o moderar, 
por ser muy perjudicial su práctica y continuación, y cuáles 
pueden continuar en su ser y sin novedad alguna. — Un 
tomo 4.°. 

Aunque el libro no expresa la fecha ni lugar de la impresión, 
se viene en conocimiento por el contexto que corresponde al rei- 
nado de Felipe V, y que debió escribirse hacia el año 1724, si bien 
no llegó a ver la luz pública hasta el de 1727. Contiene buenas mi- 
ras en punto a la mejora de la Hacienda pública de España, como 
tan propias de una persona práctica y experimentada en esta clase 
de negocios, y algunas consideraciones muy acertadas en orden 
a las riquezas. 

103. AzxAR Cardona (Pedro). — Expulsión justificada de 
ios moriscos españoiles y suma de .las excelencias cristianas 
de nuestro Rey Don Felipe el Católico, HI de este nombre, 
dividida en dos partes, compuesta por..., Licenciado teólogo. 
Dirigida al Dr. Pedro López, Maestrescuela por S. M. y Ca- 
nónigo de la S. L de Huesca. — Huesca, 1612; un tomo 8.". 

Libro de enfadosa lectura, mucha pasión y escasa crítica. Pa- 
rece más bien una obra apologética de la ley cristiana y de los he- 
chos de Felipe HI que un tratado de política según promete su 
título. Sin embargo, merece ser consultado sobre la expulsión de 
los moriscos, y en él hallará el lector la fuente donde tomó el 
P. Bleda varias noticias para escribir de este importante suceso. 
Hállase citado por D. Nicolás Antonio. V. Hieronimus Asnar, et 
Embid Cardona. 

101. Balsa (Miguel, de la). — Papel sobre un arbitrio de 
seis sueldos al mes repartidos en sesenta mil vecinos de este 
reino, para el más cabal y puntual servicio de gente de armas 
en beneficio de S. M., pues por medio de das sisas es mayor 
el gravamen y más tardo el recobro. Dirigido a las Cortes 
del reino de Aragón. — Zaragoza, 1G78 ; fol. 



42 



Con este motivo trata el autor de varios asuntos económicos. 
Latasa, Bibloteca nueva, tom. III, pág. 489. 

105. Barbera (Evaristo). — Razones evidentes y claras 
que se proponen a los hijos de la nuestra ciudad de Valencia, 
para animarlos a que emprendan la fábrica de un muelle en 
la playa del Grao. — Valencia, 1676; fol. 

Pondera el autor la utilidad de dicha obra para asegurar las na- 
ves y facilitar el desembarco de los géneros y frutos del Reino. Me- 
rece alabanza por llamar la atención del público hacia un objeto 
tan importante y descuidado en aquel tiempo. El siglo presente 
ha hecho completa justicia á Barbera, pues que tanto se afana el 
Gobierno por construir, no el muelle, sino el puerto del Grao, 
para el uso y beneficio de la ciudad y provincia de Valencia. Cita 
esta obra Ximeno, Escrliores del reino de Valencia. 

106. Barbón y Castañeda (D. Guillen). — Provechosos ar- 
bitrios al consumo del vellón, conservación de plata, pobla- 
ción de España y relación de avisos importantes a las cosas 
que en ellas necesitan de remedio, compuesto por el Capi- 
tán...— Madrid, 1628; 4.°. 

Propone el autor y defiende con buenas razones la igualación 
de la moneda española con la extranjera, señalando este desnivel 
como causa principal de la salida de nuestra plata a otros reinos. 
Atribuye la despoblación de España al exceso de millones, sisas 
y alcabalas y, sobre todo, a la falta de los montes y pastos comu- 
nes baldíos que se habían enajenado por la Corona. Indica como 
remedios eficaces de la despoblación desterrar a los extranjeros 
que con tratos y oficios estaban avecindados entre nosotros, pro- 
hibir la saca de las lanas y el consumo de las bujerías extrañas, 
obligar a los señores y caballeros que tengan hacienda a residir en 
sus tierras, y otros semejantes. Sempere extracta este discurso en 
la Biblioteca española económico-política,, tomo III, pág. 56. 

107. Basso (Gerardo). — Arbitrios y discursos políticos 
de..., vasallo de S. M. Contiene el consumo de la moneda de 
vellón con provecho de la Real Hacienda y beneficio de los 
vasallos : Fundación de erarios o bancos públicos y Montes 
de Piedad para el desempeño del Real patrimonio y de los 
reinos : Lo que se debe hacer para excusar los asientos con 



43 



hombres de negocios, y en gran parte la saca de Ja plata y 
oro con el medio de las mercadurías y frutos de estos remos 
en servicio de S. M. y provecho de estos reinos: Cómo se 
habrán de labrar las monedas de oro y plata para que no sal- 
ga tanta cantidad de estos reinos para la utilidad de los va- 
sallos : Y cómo para beneficio de la Real Hacienda y pro- 
vecho de los vasallos no conviene subir Ja plata ni oro, ni 
menos labrar monedas que no tengan valor intrínseco, de 
cualquier metal que sean, sino las que se hubieren de labrar 
para Flandes y Milán de la misma ley y peso de aquestos rei- 
nos. — Madrid, 1627; un tomo fol. 

El autor, natural de Milán, propone a Felipe IV el medio de 
consumir la moneda de vellón, cuya extraordinaria abundancia 
trastornaba el precio de todas las cosas ; la fundación de erarios o 
bancos públicos y Montes de Piedad, la manera de excusar los 
asientos con hombres de negocios y de labrar las monedas de oro 
y plata para que no saliesen del Reino. Contiene este libro alguna 
buena doctrina en punto a la teoría de la moneda, y combate con 
sanas y prudentes razones el arbitrio de alterar su valor. Por lo 
demás, estancar el vellón, recogerlo y resellarlo a costa de sus po- 
seedores y de la Real Hacienda por mitad, no es un arbitrio muy 
peregrino ; que tal es en substancia, despojada de toda vana pom~ 
pa, la ingeniosa idea del escritor milanés. 

108. Batista de Lanuza (D. Martín). — Tratado sobre el 
modo de distribuir y repartir la limosna con discreción, mé- 
rito y utilidad. Propone también medios para que los pobres 
fingidos no usurpen .lo que pertenece a los verdaderos. — Za- 
ragoza, 1606. 

Latasa, Biblioteca nueva, tomo H, pág. 299, califica este Tra- 
tado de sabio, discreto y celoso, y añade que su autor lo dirigió al 
Consistorio de la ciudad de Zaragoza el año referido. 

109. Belveder (Juan de). — Libro general de las reduc- 
ciones de oro y plata de diferentes leyes y pesos. — Reyes, 
1597; un tomo 4.°. 

Citado por Latasa, Biblioteca nueva, tomo I, pág. 587, que lo 
considera digno de memoria y lamenta el olvido en que había 
caído en su tiempo. Parécenos, sin embargo, más bien importante 

44 



como manual o formulario de operaciones aritméticas, que útil al 
estudio de la ciencia económica. 

110. Belluga (D. Luis Antonio). — Representación al Se- 
ñor Don Felipe V sobre los males de la Monarquía y sus re- 
medios.— 1721. (Ms.) 

Excelente doctrina sobre la imposición y cobranza de las rentas 
Reales, alteración de la moneda, exceso de los gastos y otros 
abusos del Gobierno. 

111. Belluga de Moncada (Juan). — Memorial de la ciu- 
dad de Toledo a Don Felipe III sobre despoblación y po- 
breza. 

Este Memorial, aunque impreso sin fecha, parece ser del año 
1618. Contiene datos muy numerosos, e interesantes acerca de la an- 
tigua prosperidad de Toledo, y propone los medios de restaurar 
su esplendor, aunque a cada paso yerra imaginando arbitrios in- 
eficaces o imposibles. 

112. Bermeo (D...). — Discurso acerca de las causas de la 
decadencia de la agricultura. (Ms.) 

Pertenece al reinado de Carlos III. Aunque el autor yerra en 
algunos puntos, por ejemplo, en dar extremada importancia a los 
privilegios y honores como medios de fomento, merece el aplauso 
de los economistas, en cuanto señala las ventajas de unir el culti- 
vo á la propiedad y de proporcionar a las fuerzas productivas del 
agricultor la extensión de las labranzas. 

113. Bilbao (Antonio). — Destrucción y conservación de 
los expósitos : idea de la perfección en este ramo de la poli- 
cía : modo breve de poblar la España, y testamento de Anto- 
nio Bilbao. — ^Antequera, 1769; un tomo 8.°. 

Libro que contiene curiosas noticias acerca del abandono en 
que se hallaban las casas de expósitos a fines del último siglo. El 
autor señala los vicios de la administración, pondera las excelen- 
cias de la caridad, discurre arbitrios y propone remedios dignos 
de examen. Escribe en estilo declamatorio, pero con mucho cono- 
cimiento del asunto, y manifiesta un verdadero celo en favor de la 
inocencia desdichada. 



45 



114. Bleda (Fr. Jaime). — Crónica de los moros de Espa- 
ña, dividida en ocho libros, por el P. Presentado..., Predica- 
dor general de la Orden de Predicadores, Calificador de la 
Inquisición de Valencia. Al limo, y Excmo. Sr. Don Francis- 
co de Sandoval y Rojas, Duque de Lerma, Marqués de 3a 
ciudad de Denia, Cardenal de la S. I. R. — Valencia, 1618; un 
tomo fol. 

Publicóse este libro por primera vez en latín con el título de 
Traciatus de JMxta: Moriscorum expulsi>one. — Valencia, anno 1610. 
El libro VIII de la crónica, que intitula el autor De la justa y gene' 
ral expulsión de los moriscos de España, contiene muchas y muy 
peregrinas noticias y datos importantes del número, costumbres, 
aplicación e industria de aquella gente, y algunas graves conside- 
raciones en orden a los bienes y males que de su expulsión resul- 
taron a la Monarquía. Cita el erudito D. Nicolás Antonio este 
Hbro. 

115. BoRDAZAR DE Artazú (Antonío). — Proporción de pe- 
sos y medidas con principios prácticos de aritmética y geome- 
tría para su uso. — Valencia, 1736; 8.°. 

Proposición que se hace al Rey N. S. para el estableci- 
miento de las medidas y pesos comunes, a fin de que sean 
universales e inalterables en los dominios de S. M. y en los 
tiempos venideros. — Valencia, 1741; fol. 

La Proporción es a manera de un comentario a la Real prag- 
mática de 16 de mayo de 1737, para ajustar el valor de las mo- 
nedas al aumento que tuvo el de la plata ; y la Proposición honra 
á su autor, porque el pensamiento de uniformar el sistema métrico 
en todos los dominios de España y darle estabilidad y firmeza era 
muy original en aquel tiempo y muy superior a la opinión del si- 
glo. V. Ximeno : Escritores, del reina de Valencia. 

116. BoRRUEL (Pedro). — Motivos para adelantar el co- 
mercio, fábricas y otras artes en el reino de Aragón. — Zara- 
goza, 1678; un tomo fol. 

Presentó este tratado a las Cortes generales celebradas en 
aquel mismo año. El autor había viajado por Francia, y sus estu- 
dios, acrecentados con el caudal de la experiencia, le hicieron pa- 
sar entre sus contemporáneos por autoridad de nota en materias 

46 



económicas. Distingue el comercio en útil y perjudicial, que res- 
ponde a la distinción de activo y pasivo que usaron otros escri- 
tores. El sistema de Colbert, que por entonces estaba muy en boga 
en la nación vecina, explica la inclinación de Borruel á las doctri- 
nas restrictivas. V. Latasa : Biblioteca nueva, tomo III, pág. 489. 

117. Bravo de Lagunas y Castilla (D. Pedro José). — 
Voto consultivo que ofrece al Exorno. Sr. D. Pedro José 
Manso de Velasco, Conde de Superunda, Caballero de la Or- 
den de Santiago, Gentilhombre de la Cámara de S. M., Te- 
niente generail de sus reales Ejércitos, Virrey, Gobernador y 
Capitán general de los reinos del Perú, el doctor..., jubilado 
en la cátedra de prima de leyes de Ja Real Universidad de 
San Marcos, Ministro honorario del Supremo Consejo de las 
Indias, Oidor de Lima. Nueva edición, corregida y aumentada. 
Lima, 1761 ; un tomo 4.°. 

Publicóse la primera edición de esta obra hacia el año 175G. 
El autor discute a lo jurisconsulto, y muestra poco de lo econo- 
mista. Ensalza la riqueza agrícola sobre todas las demás «riquezas 
de contrato», y asienta que el trigo es la base de todos los comer- 
cios. Parecía que este discurso debiera conducir a reclamar fran- 
quezas en favor del tráfico de granos, y, sin embargo, la doctrina 
del autor es igualmente opuesta a la importación y exportación 
de cereales. A la primera en provecho de la agricultura, por la se- 
guridad del Estado y para embalsar el oro y la plata dentro de la 
Nación ; y a la segunda, cuando fuere menester proveer el abas- 
tecimiento de los pueblos, otorgando el derecho de impedir la saca 
a los Gobernadores de aquellas remotas provincias sin necesidad 
de acudir para ello a Castilla. 

118. Brocheko (D. Luis). — Discurso breve del uso de 
exponer los niños, en que se propone lo que observó la an- 
tigüedad, dispone el derecho e importa a las repúblicas. A 
D. Mateo Vázquez de Leca, Arcediano de Carmona, Digni- 
dad y Canónigo de ila S. I. de Sevilla. Autor, el Licenciado... 
Sevilla, 1626 ; 4.°. 

Trátase la materia desde el punto de vista moral y civil con co- 
pia de noticias y autoridades, según el uso de aquel tiempo. En el 
número XIV se demuestra «la obligación que tiene S. M. de acu- 
dir a los expósitos», y en el XV y final la «obhgación que a lo 

47 



mismo tienen las repúblicas». Recomienda el autor la crianza y 
educación de los expósitos para remediar la falta de población del 
Reino y aplicarlos a los distintos ministerios de mar y tierra. No 
es este libro de mucha doctrina, pero tiene el mérito de haber des- 
pertado en el pecho de varios políticos el deseo de escribir del 
propio asunto. D. Nicolás Antonio cita otra edición de Sevi- 
lla, 1629. 

119. Bruna (D. Francisco). — Reflexiones sobre las artes 
mecánicas, por el Sr. D..., decano de la Real Audiencia de 
Sevilla. 

Escritor contemporáneo del Conde de Campomanes, quien in- 
sertó este curioso opúsculo en su Apéndice a la educación p o pulaK, 
parte tercera, pág. 295. Pondera el autor la excelencia de las artes 
mecánicas, combate la preocupación vulgar que las hacía mirar 
con menosprecio, asienta que el oficio de las leyes para fomertar- 
las debe limitarse a remover los impedimentos, y nota cuánto im- 
porta la libertad de derechos en las fábricas, así en las materias 
primeras como en sus ventas y extracción. 

120. Bueno (D. Desiderio). — Reflexiones sobre el papel 
titulado : El trigo considerado como género comerciable, por 
D...— Madrid, 1764. 

Encúbrese aquí con el velo del pseudónimo el Capitán de Rea- 
les Guardias de Infantería D. Enrique Ramos, el mismo que tomó 
el nombre de D. Antonio Muñoz al publicar su Discurso sobre La 
Economía política. El autor discurre acertadamente sobre el 
opúsculo francés y combate en varios puntos sus doctrinas, aca- 
bando por reconocer la libertad del comercio en lo interior y la 
tasa o límite de la extracción como principios de la policía de los 
granos. Véase Sempere : Biblioteca española, tomo I, pág. 233. 

121. BuRRiEL (P. M. Andrés Mareos). — Respuesta a don 
Carlos Simón Pontero, del Consejo de Su Majestad, sobre un 
proyecto para la navegación del Tajo, por el P. Mtro... — 1755. 

Informe de la imperial ciudad de Toledo ail Real y Supre- 
mo Consejo de Castilla sobre igualación de pesos y medi- 
das en todos los reinos y señoríos de S. M., según las leyes. — 
Madrid, 1780; un tomo 4.°. 

La Respuesta contiene datos y noticias muy curiosas sobre la 
antigua navegación de nuestros ríos, y buena doctrina tocante a 

48 



la influencia de estas obras públicas en la prosperidad del Reino. 
Hállase juntamente con la Carta que la provocó en el Semanaria 
efudito de Valladares, tomo II, págs. 53 y 64. — El Informe es un 
libro de grande erudición y buena enseñanza ; pero el autor trata 
el asunto bajo un aspecto histórico y legal, absteniéndose de discu- 
rrir como economista. V. Sempere : Biblioteca española, tomo I, 
página 233 

122. BusTAMANTE (D. Juaii de). — Memorial al Rey sobre 
el fomento de la población, y otro sobre la manera de subro- 
gar la renta de millones. — Madrid, 1050. 

Arbitrista y vulgar : propone en el primero sujetar a todos a 
una limosna proporcional y de este caudal formar varios premios, 
que se debían sortear en favor de solteros y solteras. El segundo 
arbitrio es registrar todos los bienes eclesiásticos y seculares, vin- 
culados o no, e imponerles un censo perpetuo a razón de uno al 
millar, previa tasación por los vecinos de los lugares donde radi- 
caren las fincas. 

123. Cabarrús (Conde de). — Memoria que D. Francisco 
Cabarrús presentó a S. M., para la formación de un Banco 
Nacional, por mano del Excmo. Sr. Conde de Filoridablanca, 
su primer Secretario de Estado. — Madrid, 1782. 

Memorial al Rey sobre rentas y crédito público. — 1783. 

Memoria sobre los Montepíos, leída en la Real Sociedad 
Económica de Madrid en 13 de marzo de 1781. (Ms.) 

Cartas políticas y económicas dirigidas al Conde de Le- 
rena.— 1786-1790. 

Papel que el Conde de Cabarrús dio en la Junta general 
de la Compañía de Caracas. — 1794. 

Cartas sobre los obstáculos que la naturaleza, la opinión 
y las leyes oponen a la felicidad pú1)lica, dirigidas al Sr. don 
Gaspar de Jovellanos y precedidas de otra al Príncipe de la 
Paz.— 1795. 

Memoria sobre la extracción de los pesos, leída en Junta 
de la Dirección del Banco Nacional de San Carlos. (Ms.) 

El Memorial se publicó juntamente con las Cartas a Jovellanos 
en Madrid, 1813 ; un tomo S.°, mudado el título en Memoríp el 
Rey N . S. Carlos III para la extincwn de la deudas nacional y arre- 
glo de contribuciones en 1783. Las Cartas políticas y econámicas, 

49 



aunque suena el Conde de Cabarrús como autor, parecen ser de 
don León de Arroyal. Cabarrús, en todas sus obras, muestra co- 
nocer más el arte de administrar que los principios o la ciencia 
del gobierno. En el Memorial o Memoria se contienen datos y no- 
ticias muy curiosos para el estudio de la Hacienda pública en Es- 
paña. En el Papel habla a favor de las compañías de comercio, 
considerándolas útiles en cuanto enseñan nuevos rumbos al interés 
privado, de que sabe después aprovecharse con entera libertad, y 
en las Cartas a Jovellanos sigue el orden de materias comprendi- 
das en la Ley agraria, y a vueltas de graves yerros en punto a ma- 
yorazgos, divorcio y otros asuntos de moral y política, hay buena 
doctrina acerca de la pública enseñanza, circulación de la rique-^ 
za y reforma del sistema tributario a la sazón vigente. No se pue- 
de disputar al Conde de Cabarrús la gloria de haber provocado la 
institución del Banco de San Carlos, tronco del Banco de España 
de nuestros días. V. BibHoteca española, tomo II, pág. 4. 

124. Cabra (Fr. José Jerónimo de). — ^Pruebas del espíri- 
tu del Sr. Melón y de Jas proposiciones de economía civil y 
de comercio del Sr. Normante : examen escriturístico, teo- 
lógico-dogmático de ambas obras, por el P..., ex Lector de 
Sagrada Teología, Calificador del Santo Oficio y actual Guar- 
dián del convento de Capuchinos de Córdoba. — Madrid, 1787 ; 
un tomo 4.°. 

El autor de esta obra dista mucho de merecer ni aun el nombre 
de político ; pero es digno de ocupar algunos instantes la aten- 
ción de los aficionados a la ciencia y al arte del gobierno, para 
ejemplo del abuso que puede hacerse de los libros sagrados y pro- 
fanos como autoridades contra la economía política. La población, 
el lujo, las alcabalas, el celibato y otros puntos semejantes expues- 
tos y comentados en la cátedra de Normante dan ocasión al P. Ca- 
bra para entrar en cuestiones políticas y religiosas, tratándolas con 
amargura y procurando atraer sobre el Profesor las iras del San- 
to Oficio. 

125. Cabrera (P. Juan de). — Crisis política. Determina el 
más florido imperio y la mejor institución de Príncipes y Mi- 
nistros, por el P..., de la Compañía de Jesús, quien la dedica 
al Sermo. y Augustísimo Príncipe de las Asturias D. Luis I, 
N. S.— Madrid, 1719; un tomo foil. 

Obra importante de política, y no escasa de interés en punto a 
la economía de las naciones. Trata el autor con singular ac'erto del 



50 



comercio, de la moneda, de los tributos y otras materias semejan- 
tes. En medio de tan buena doctrina, peca de aficionado a las 
tasas, reglamentos, gremios, leyes suntuarias y prohibitivas ; pero 
su agudo y perspicaz ingenio le muestra los vicios de la economía 
política de su tiempo con tal claridad, que si no tiene fuerza para 
combatir de todo en todo los errores del vulgo, templa a lo menos 
los rigores de su aplicación a las cosas del gobierno. 

126. Caja de Leruela (Miguel). — ^Discurso sobre la prin- 
cipal cansa y reparo de la necesidad común, carestía general 
y despoblación de estos reinos, por el Licenciado..., al Exce- 
lentísimo Sr. D. Manuel de Fonseca y Zúñiga, del Consejo 
de Estado de S. M. y Presidente del Supremo de Italia. — Ma- 
drid, 1627 ; un tomo 4.°. 

Restauración de la abundancia antigua de España, o pres- 
tantísimo, único y fácil remedio de su carestía presente. — Ña- 
póles, 1631. 

Restauración de 'la abundancia de España, etc. — Madrid, 
1713. — Segunda reimpresión: Madrid, 1732; un tomo 4.°. 

El autor atribuye la decadencia de España a la declinación de 
su ganadería, y considera los antiguos privilegios de la Mesta 
como la piedra filosofal de la economía pública de estos reinos. 
No le preocupan las artes, ni le cautiva el comercio, ni aun mues- 
tra pasión por la agricultura misma, sino en cuanto guarda rela^ 
ción con la ganadería. Todo lo sacrifica a su ídolo. Don Nicolás 
Antonio cita con inexactitud la primera edición de esta obra. 

127. Calomarde (D. Tadeo Francisco de).— Discurso eco- 
nómico-político leído en la Real Sociedad Aragonesa y apro- 
bado por la misma, en el que se demuestra la cantidad de tri- 
go y demás granos frumenticios que en cada año de este úl- 
timo ciuinquenio se ha cogido en el reino de Aragón ; la po- 
blación general de esta provincia, su consumo y medios de 
extraer el sobrante y de introducir lo necesario, poniéndose 
al fin lias regilas más principales para fomentar su agricultu- 
ra. — Madrid, 1800 ; un tomo 4.° mayor. 

Fué bien acogido por dicha Sociedad, que recompensó el tra- 
bajo del autor con el título de su socio de mérito. Contiene gran 
copia de datos estadísticos de mucha utilidad para el estudio de 
la ciencia y de la historia económica de España. Sus reglas para el 

51 



fomento de la g-ricultura son : la libertad de comercio interior, la 
facilidad de introducir lo necesario y el permiso de sacar lo sobran- 
te de las cosechas de Aragón sin privilegios de monopolios. Aboga 
por la construcción de caminos, pide que se proporcione la conve- 
niente enseñanza a los labradores y condena la amortización de las 
tierras y ciertos tributos y costumbres perjudiciales a la agricultu- 
ra. Aunque es un tratado incompleto, porque sólo en parte respon- 
de a la generalidad de su título, contiene doctrinas muy sanas y 
bastante más liberales de lo que podríamos prometernos del nom- 
bre del autor. Algo peca contra la ciencia económica al comparar 
la riqueza agrícola con la industria y mercantil, mostrándose in- 
clinado a la escuela fisiocrática y aun a la máxima prohibitiva que 
toda prosperidad es precaria cuando la nación no se basta a sí 
misma ; pero, o Calomarde no tenía conciencia de economista, o 
el buen sentido triunfó de estos errores. Hállase citado el libro 
en Latasa : Biblioteca nueva, tomo VI, pág. 73. 

128. Calvo y Julián (D. Vicente). — Discurso político, 
rústico y legal sobre las labores, ganados y plantíos, en el 
cual se intenta persuadir los considerables beneficios c^ue re- 
sultarán a esta Monarquía de la unión y concordia de aquellos 
tres hermanos ; dónde conviene o disconviene su aumento y 
dilatación ; las causas supuestas y verdaderas de su decaden- 
cia ; líos medios para lograr su restablecimiento, y los abusos 
que lo detienen, por..., Canónigo de la Catedral de Tarazona 
y Socio de mérito de la Real Sociedad Económica de Madrid. 
Madrid, 1770. 

Carta política sobre los medios de erigir un fondo público 
para sostener las necesidades comunes de los españoles. — Ma- 
drid, 1771. 

Discurso sobre el premio que anunció la Real Sociedad 
Económica de los Amigos del País de Madrid el año 1776 al 
que prescribiese los medios más oportunos de fomentar la 
agricultura de España sin detrimento de la cría de ganado. 

Aunque este libro trata principalmente de la agricultura, abun- 
da en reflexiones importantes a la economía de los pueblos. Des- 
echa las opiniones comúnmente recibidas sobre las causas de la 
decadencia de la agricultura española, y la atribuye a la desidia y 
poca industria de la mayor parte de los naturales, bien que los re- 
medios que propone no sean siempre acertados ni eficaces. V. Sem- 
pere : Biblioteca españolg,, tomo II, pág. 36. Hállase la Carta en 

52 



el tomo V del Correo general de España publicado por D. Fran- 
cisco Nifo en 1769, pág. 135. El Discursa está incluido en el tomo I 
de las Memorias de dicha Sociedad, pág. 288. De todas estas obras 
da razón Latasa : Biblioteca nueva, tomo V, págs. 346 y 347. 

129. Campillo y Cossío (D. José). — Nuevo sistema de: 
gobierno económico para la América, con los males y daños 
que le causa el que hoy tiene, de los que participa copiosa- 
mente España, y remedios universales para que la primera 
tenga ventajas considerables y 3a segunda mayores intereses. 
Madrid, 1789 ; un tomo 8.°. 

Lo que hay de más y de menos en España para que sea 
lo que debe ser y no lo que es. — 1741. (Ms.) 

España despierta. (Ms.) 

El primero es un libro de corto volumen, pero de altísima im- 
portancia, nutrido con excelente doctrina en punto a la agricul- 
tura, industria y comercio de las naciones, y guía muy seguro para 
conocer a fondo la funesta política del Gobierno español en cuan- 
to al aprovechamiento de sus colonias. Abundan las razones gra- 
ves y las prudentes advertencias del estadista, y en todo el ingenio 
del autor excede con mucho a las preocupaciones del vulgo. Cam^ 
pillo, como Ministro de Felipe V, acometió y llevó a cabo impor- 
tantes reformas, otras emprendió sin éxito y otras procuró sem- 
brar en sus escritos para que fructificasen en lo venidero. El se- 
gundo, que no hemos visto impreso, es una serie de artículos orde- 
nados por las letras del abecedario, en que se examinan varios 
puntos de Estado y gobierno. Con el epígrafe de Agricultura la- 
menta su atraso en España, y lo atribuye a causas que no merecen 
este nombre, o debían reputarse muy secundarias. Con el de Aban^ 
dono deplora la ociosidad de muchas gentes ; con el de Comercio 
censura nuestro descuido, que cedía en beneficio de los extranje- 
ros ; con el de Contribuciones vitupera el desorden de la Hacien-- 
da Real y se declara contra el establecimiento de la contribución 
única ; con el de Fábricas condena la salida de nuestros materia- 
les crudos, para que vuelvan después labrados y salga el dinero del 
Reino, vivan en forzada ociosidad los españoles y dependan en 
todo de naciones extrañas ; con el de Hospicios propone la funda- 
ción de estas casas de recogimiento para extirpar los vicios cu- 
biertos con capa de pobreza ; con el de Indias demuestra que son 
una posesión insegura y poco beneficiosa a España ; con el de Po- 
blaciones calcula en 10.000 personas las que anualmente pasan a 
Ultramar en menoscabo de la madre Patria, etc. En este luanus- 

53 



crito hace mención de la España despierta, la cual así como Lo 
que hay de viás y de menos en España, parecen el testamento po- 
lítico del autor. De ambas obras da noticia Sempere y Guarinos 
en su Biblioteca española, tomo I, pág. 88. 

130. Campoflorido (Marqués de). — Respuesta al Conse- 
jo de Castilla sobre el estado de la Hacienda en 1723. (Ms.) 

L 

Abunda en noticias importantes y reflexiones útiles sobre las 
rentas reales. 

131. Campomanes (Conde de). — ^Antigüedad marítuna de 
la República de Cartago, con el periplo de su genera;] Han- 
lión traducido del griego e ilustrado por... — Madrid, 1756; 
un tomo 4.°. 

Resumen del expediente que trata de la policía relativa a 
los gitanos, para ocuparles en ilos ejercicios de la vida civil 
del resto de la nación. — 1763, 

Respuesta fiscal sobre abolir la tasa y establecer el comer- 
cio de granos. — Madrid, 1764; un tomo 8.°. — Gerona, 1821; 
un tomo 4.°. 

Tratado de la regalía de amortización. — Madrid, 1765 ; mi 
tomo fol. 

Memorial ajustado sobre los abastos de Madrid. — 1768 ; 
dos tomos fol. 

Respuesta fiscal en el expediente consuiltivo sobre los pri- 
vilegios del Consejo de la Mesta. — Madrid, 1771 ; un tomo fol. 

Discurso sobre la educación popular de los artesanos y su 
fomento.— Madrid, 1775; un tomo 8.°. 

Apéndice a la educación popular. — Madrid, 1775 ; cuatro 
tomos 8.°. 

Las Respuestas fiscales abundan en buena doctrina, debiéndose 
al autor la introducción de útiles e importantes reformas económi- 
cas que promovía como sabio y como Fiscal del Consejo de Casti- 
lla. El Tratado de la regalía, de [a amortización es una obra polí- 
tico-legal sobre un asunto tan grave, donde se considera desde el 
punto de vista civil y eclesiástico ; y aunque el autor da mucha 
importancia al examen de las leyes nacionales y extranjeras, no 
descuida las reflexiones, advertencias y consejos fundados en los 
principios de la ciencia económica. La Educación popular es un 

54 



libro de buena enseñanza para los artesanos y mercaderes, y muy 
a propósito para fomentar y difundir entre elhos los conocimientos 
necesarios al adelanto de las artes y oficios ; y, por último, el 
Apéndice completa el pensamiento del autor y excita el deseo de 
cultivar los estudios económicos, reimprimiendo los Memoriales 
y discursos de algunos de nuestros antiguos repúblicos. Campo- 
manes, en cuanto a economista, no está exento de graves errores, 
porque acepta los gremios, los aprendizajes, las cartas de examen 
y otras condiciones del sistema reglamentario, si bien tiene por 
otra parte el mérito de oponerse a todo lo que, dentro de estos lí- 
mites, pueda entorpecer la libertad de la fabricación y venta de los 
artefactos. Ama el principio de libertad, y prevarica contra ella al 
encarecer la importancia de las leyes que prohiben la introducción 
de los artículos extranjeros para excusar la salida del oro y de la 
plata, y al mostrar cierto afán reglamentario con el deseo de alen- 
tar a los fabricantes del Reino. V. Sempere : Biblioteca española, 
tomo II, pág. 42. 

132. Cano (Fr. Juan). — Reformación moral, política y 
cristiana. — 1675. 

El autor, aunque extranjero de origen, puede considerarse 
como español, en razón a su larga residencia en los dominios de 
España y sumisión a nuestra monarquía. Propone concentrar 
el comercio en una compañía general, fomentar las fábricas por el 
mismo medio y reglamentarlo todo con Estatutos encaminados 
a no permitir la saca del oro y plata que venían de las Indias a 
estos reinos. Contiene algunas noticias interesantes sobre el co- 
mercio exterior y colonial de España en el siglo xyii. 

133. Cantos Benítez (D. Pedro de). — Escrutinio de ma- 
ravedises y monedas de oro antiguas, su vailor, reducción y 
cambio a las monedas corrientes, deducido de escrituras, le- 
yes y pragmáticas antiguas y modernas de España. — ^Madrid, 
3763; un tomo 4.°. 

Libro muy importante para conocer el sistema monetario de 
España en los distintos períodos de su historia, y para formar una 
idea aproximada de los valores comerciales. Abunda en erudición, 
si bien no están las materias ordenadas con bastante método y 
claridad, defecto que daña al intento del autor. V. Sempere : Bi- 
blioteca española, tomo II, pág. 125. 

134. Capdevila (Arnaldo de). — Tractat ó compendi fet de 

55 



les monedes, per lo qiial pot esser mes é compres com un 
regne é patrie pot esser robat é gastat per art de billoneria, 
é aixis mateix com ne pot esser preservat si diligenment es 
advertit attés ó entes. (Ms.) 

Lo present tractat é compendi es de materia de monedes, 
en lo qual es mostrat que mes val bona moneda que falsa, 
y lo billoner. Quin art té de traurer bona moneda de la flaca 
moneda, é fonch fet é ordenat á XV del mes de Julio! de 
MCCCCXXXVIL 

El segundo de estos libros es un compendio del primero he^ 
che por el mismo autor, y ambos son curiosos e interesantes, no 
sólo por la mucha antigüedad de un escrito semejante, pero tam- 
bién por el buen sentido que se trasluce de los titulos arriba inser- 
tos. Cita ambas obras Torres Amat : Escñtotes cat'alafies. 

135. Capmany y Montpalau (D. Antonio de). — Discurso 
económico-político en defensa del trabajo mecánico de 'los 
menestrales, y de la influencia de sus gremios en las costum- 
bres populares, conservación de las artes y honor de los ar- 
tesanos, por D. Ramón Miguel Palacio. — Madrid, 1778; un 
tomo 4.°. 

Memorias históricas sobre la marina, comercio y artes de 
la antigua ciudad de Barcelona (con suplemento), publicadas 
por disposición y a expensas de la Real Junta y Consulado 
de comercio de Ja misma ciudad, y dispuestas por..., indivi- 
duo de la Real Academia de la Historia y de la de Buenas 
Letras de Sevilla.— Madrid, 1779-1792; cuatro tomos 4.° 
mayor. 

Código de las costumbres marítimas de Barcelona, hasta 
aquí vulgarmente llamado Libro del Consulado, nuevamente 
traducido al castellano con el texto lemosín restituido a su 
original integridad y pureza, e ilustrado con varios apéndi- 
ces, glosarios y observaciones históricas. — Madrid, 1791; dos 
tomos 4.° mayor. 

Ordenanzas de las armadas navales de la Corona de Ara- 
gón, aprobadas por el Rey Don Pedro IV, año de 1354. Van 
acompañadas de varios edictos y reglameiitos promulgados 
por el mismo Rey sobre el apresto y alistamiento de arma- 

56 



mentos reales y de particulares, sobre las facultades del Al- 
mirante y otros puntos relativos a la navegación mercantil en 
tiempo de guerra. — Madrid, 1787 ; un tomo 4.° mayor. 

Cuestiones críticas sobre varios puntos de historia econó- 
mica política y militar. — Madrid, 1807; un tomo 4.° 

En el Discurso, el autor, ocultando su verdadero nombre, abo- 
ga por la conservación de los gremios y la policía gremial en be- 
neficio de la industria y del estado. Las Meinorias sen un libro 
clásico muy acomodado al intento de estudiar el origen y progreso 
de la industria, tráfico y navegación, no solamente de la ciudad 
de Barcelona, pero también de Cataluña, y aun de todos los esta- 
dos y señoríos del antiguo reino de Aragón ; contiene muchas 
noticias importantes sacadas con exquisita diligencia de las cróni- 
cas y documentos diplomáticos de la Edad Media. El Código ma- 
rítimo y las Ordenanzas navales nos suministran una idea exacta 
y cabal de los adelantos de nuestra legislación mercantil y sistema 
militar de aquella potencia marítima, temida no menos de los in- 
fieles que de los cristianos. Las Cuestiones críticas es una obra de 
grande interés, escrita con recto criterio, donde se ponen en su 
punto las noticias exageradas que de la antigua población y ri- 
queza de España suelen dar los políticos de los siglos xvi y xvii, 
aunque alguna vez peque el autor por reducir a menos de lo justo 
las ponderaciones que combate. Como quiera, Capmany es el úni- 
co que hasta ahora ha intentado ilustrar la historia de la economía 
política de España, y ha mostrado el camino que debe esguín 
quien abrigue el loable deseo de completar su pensamiento. 
V. Sempere : Biblioteca española, tomo II, pág. 132. 

136. Cardona (Tomás de). — Memorial al Rey sobre el 
ajustamiento de la moneda. 

Sin fecha ni lugar de impresión. Doctrinas vulgares sobre el 
valor de la moneda, su importancia en los estados y medios de re- 
tener en España el oro y plata de las Indias. 

137. Caresmar (D. Jaime). — Disertación sobre la antigua 
y nueva población de Cataluña. 

Emprendió esta tarea a petición del Consulado de Barcelona, 
y se propuso el autor demostrar que en lo antiguo era Cataluña 
más poblada, rica y abundante que entonces, es decir, a fines del 
siglo pasado. Caresmar, como otros escritores políticos de Castilla 
y Aragón, abundaba en erudición, pero no excedía en la crítica ; y 

57 



por eso, fiándose en relaciones, noticias y datos no siempre dig- 
nos de crédito, formó coro con los ¡xtudatores tcmpañs acti. Im- 
primióse la Disertación en 1821 y publicóse en el Periúdlca uni:^ 
versal de ciencias y artes, según Torres Amat : Escritores cata- 
lanes. 

138. Carnero (D. Eugenio). — Discurso e informe que en 
13 de abril de 1069 hizo D... al Exorno. Sr. D. Cristóbal Cres- 
pi sobre puntos de estado, de navegación, guerra y comer- 
cio, en que se citan consultas de la Junta de él, tocantes ail es- 
tablecimiento de compañías mandadas ajustar por S. M. (Ms.) 

Es un largo papel, donde se pinta con vivos colores la soledad 
grande de España por la privación tan universal de la multitud 
de pueblo, la tenuidad de fuerzas navales que padecía la Corona, 
la carestía suma de los materiales de guerra, el mal estado de las 
fortificaciones y falta de marinería. Considerando el autor la im- 
posibilidad de remediar estos daños, predice la pérdida de las In- 
dias, si de alguna manera no se acude a su socorro. Propone que 
cese la jurisdicción del Consejo de Indias, por ser de flaca autori- 
dad en la necesidad extrema y aprietos gravísimos de aquel dila- 
tado imperio, y se forma una compañía general española que en- 
tienda en la navegación y comercio total de las Indias occidenta- 
les para su mayor seguridad y defensa, a semejanza de otras com- 
pañías armadas que estaban en uso entre los extranjeros. Con este 
motivo discurre sobre los primeros descubrimientos y estableci- 
mientos de los españoles en América, y suministra noticias curio- 
sas y útiles para la historia de nuestro sistema colonial. El papel 
es difuso, lleno de citas y autoridades, escrito parte en latín y par- 
te en castellano, y la doctrina propia de un antiguo jurisconsulto 
Hállase en la Colección de Mimo^, tomo XXXIV. 

139. Carranza (Alonso). — El ajustamiento v proporción 
de las monedas de oro, plata y cobre y la reducción de estos 
metales a su debida estimación son regalía singular del Rey 
de España y de las Indias N. S., que lo es del oro y plata del 
orbe. El Licenciado... lo prueba con razones y autoridades 
de divinas y humanas letras en este discurso. — Madrid, 1629; 
un tomo fO'l. 

Rogación al Rey Don Felipe IV y sus Supremos Conse- 
jos de Justicia y Estado en detestación de los grandes abusos 

58 



en los trajes y adornos nuevamente introducidos en España. 
Madrid, 1636 ; L\ 

El Ajustamiento es un tratado legal de la moneda, escrito al 
propósito de ilustrar y defender el arbitrio del Capitán Tomás de 
Cardona para impedir la saca de oro y de la plata del Reino, dan- 
do su justo valor al oro y la plata de las Indias, que decía estaban 
agraviados. Contiene este libro mucha y buena doctrina sobre la 
naturaleza de la moneda, y abunda en datos y noticias muy im- 
portantes para la historia económica de la España. Los yerros del 
autor proceden de la falsa noción de la riqueza y del comercio, de 
que resultan contradicciones palpal)les, debiendo ser todo llano y 
sencillo sin la preocupación favorable a la abundancia infinita de 
metales preciosos. La Rogación, discurso claramente encaminado 
a reformar las costumbres y fomentar la prosperidad del Reino, 
moderando los gastos particulares, sin reparar en la vanidad de 
las leyes Suntuarias, lo citamos con la autoridad de D. Nicalás 
Antonio. 

140. Carrasco (D. Francisco). — Representación hecha al 
Rey sobre amortización, y suplemento a la respuesta dada 
por el Fiscal de Hacienda para que se ponga ilimite a las ad- 
quisiciones de manos muertas.— 1765 ; un tomo fol. 

Excelentes doctrinas económicas, bien expuestas y confirmadas 
con datos sacados de nuestras antiguas leyes y cálculos fundados 
en documentos oficiales. 

141. Carrasco y Rivera (D. José Antonio). — Extracto 
de la Memoria de..., Cura propio de la parroquial de la villa 
del Casar de Talamanca, provincia de Guadalajara, sobre los 
perjuicios que causan a la agricultura los modos adoptados 
para la exacción de diezmos. — Madrid, 1795. 

El autor fué premiado con un accésit por la Real Sociedad Eco- 
nómica de Madrid, que además publicó el Extracta en el tomo V 
de sus M emorias . Señala los abusos de la administración y los 
agravios que el método de recaudación causaba a los contribuyen- 
tes ; pero discurre poco a lo economista y más a lo jurisconsulto. 

142. Carrillo de Mendoza (D. Antonio). — Papel dirigi- 
do al Gobierno sobre el establecimiento de la tasa de los gra- 
nos.— 1790. 



59 



Merece alguna consideración este Papel, no por el fin que se 
propone el autor, ni por las razones económicas con que esfuerza 
su principal pensamiento, sino por los cálculos relativos al pro- 
ducto bruto de las cosechas, al gasto de las labores agrícolas y a 
las utilidades líquidas del labrador. Hállase citado por Canga Ar- 
guelles : DiccionarÍQ de Hacienda, tomo II, pág. 31. 

143. Cases y Xaló (D. Joaquín). — Digesto político y afo- 
rismos de España. Impugnación al proyecto de D. Miguel 
Zabala. Arte nuevo de gobernar y aumento de los mayores 
progresos de España. 

Escribió por los años 1740. El proyecto de Zabala a que alu- 
de el autor es la supresión de las rentas llamadas provinciales, y 
sería curioso saber con qué razones las defiende, o si impugna 
solamente el modo de subrogarlas. Da noticia de Cases y sus obras 
Ximeno : Escritores del reino de Valencia, quien alaba su laborio- 
sidad, pero tacha al mismo tiempo lo imperfecto y poco limado de 
sus escritos. 

144. Castelar (D. Francisco). — Cambios sobre las más 
principa-les plazas de la Europa, operados y puestos en prác- 
tica según los cálculos, monedas, de cambio y otros particu- 
lares que en cada una de ellas se usan. — Madrid, 1785; fol. 

Útil para conocer las costumbres de cada plaza en este punto, 
los cambios más frecuentes en Europa a fines del último siglo, las 
reglas especulativas que se deducen de la práctica de aquellas ope- 
raciones y el modo de proceder en la reducción de los valores co- 
merciales. V. Fuster : Biblioteca, valenciana, tom. 11, pág. 135. 

145. Castilla (D. Luis de). — Discurso sobre el remedio 
general de Jas necesidades de estos reinos. — Valladolid, 
1604. (Ms.) 

Razonamiento hecho al Reino congregado en Cortes pro- 
i;oniendo el arbitrio de la siembra. — 1604. 

Arbitrista vulgar, cuyos proyectos son imposibles o ineficaces 
para lograr la restauración de España, aunque de efectos muy 
ciertos y positivos para agravar los males de la Monarquía. Como 
todo buen proyectista, libra en la ejecución de su estéril pensa- 
miento la esperanza de alcanzar el única remedia cojitta la deca- 
dencia de su siglo. El Razonamiento va encaminado a ponderar 

, 6o 



las cargas que pesaban sobre las rentas de la Iglesia y a demostrar 
que no convenía hacerla pechera y tributaria, extendiendo al Clero 
el impuesto de millones, a pesar del Breve apostólico de Clemen- 
te VIII en 1601. El Discurso hállase citado por D. Nicolás Anto- 
nio, bien que no da noticia alguna de su contenido. 

146. Castillejo (D. Juan Alejandro). — Memorial sobre el 
amparo de la Real Cabana. — 1667. 

Es una defensa de todos los privilegios de la Mesta. Toca el 
autor de paso algunos puntos relativos al gobierno economice- de 
la Monarquía, y aunque sostiene tal cual doctrina acertada, por lo 
común corre con el vulgo. 

147. Castillo de Bobadilla (Jerónimo). — Política para 
corregidores y señores de vasallos en tiempo de paz y de 
guerra, y para Perlados en do espiritual y temporal entre le- 
gos, jueces de comisión, regidores, abogados y otros oficia- 
les públicos, y de las jurisdicciones, preeminencias, residen- 
cias y salarios de ellos, y de ¡lo tocante a las Ordenes y caba- 
lleros de ellas, por el Licenciado..., del Consejo del Rey Don 
Felipe III N. S. y su fiscal en la Real Chancillería de Valla- 
dolid. Dirigida al muy alto y muy poderoso Católico Princi- 
pe de lias Españas y del Nuevo Mundo Don Felipe N. S. Está 
añadida y enmendada por el autor, y los índices mejorados ; 
y en esta última impresión diligentemente corregida de mu- 
chas faltas que había en las otras impresiones, y expurgada 
según el expurgatorio del año 1640. — Madrid, 1775 ; dos to- 
mos fol. 

La primera edición de esta obra se hizo en Madrid, año 1597, 
a la cual sucedieron las de Medina del Campo en 1608, Barcelona 
1616 y 1624, y por último la referida. Contiene las providencias re- 
lativas a la policía, abastos y mantenimiento de los pueblos, así 
como las razones morales y políticas en que las personas de cien- 
cia y autoridad y los Príncipes mismos y sus Consejeros y Minis- 
tros se apoyaban para llevar el sistema reglamentario hasta las co- 
sas más comunes de la vida. Es acaso el libro que primero da no- 
ticia de los pósitos, aunque no faltan documentos por donde se 
infiere que ya existían a principios del siglo xvi. Da razón de este 
libro D. Nicolás Antonio. 



6i 



148. Castro (Fr. Juan de). — Memoriailes para el entero co- 
nocimiento de la cansa qne destruye y acaba la Monarquía de 
España. — 1G69. 

Estos Memoriales o discursos políticos son seis, y van dirigidos 
a la Reina viuda de Felipe IV. Hay también del mismo autor va- 
rios papeles relativos al pleito que sostuvo con Domingo Grillo 
sobre el asiento de negros. Todo el secreto de la restauración de 
España consiste en prohibir a los extranjeros la saca de oro y pla- 
ta, cerrando a su comercio las puertas de nuestros dominios. En 
medio de esta preocupación en favor del sistema prohibitivo, con- 
tienen algunas observaciones llenas de verdad y juicio acerca de 
nuestro comercio con Europa y con las Indias. Extracta estos M^- 
moríales Sempere : Biblioteca económica política, tomo III. 

149. Castro (D. Juan Francisco de). — Discursos críticos 
sobre las leyes y sus intérpretes, en que se demuestra la in- 
certidumbre de éstos y la necesidad de un nuevo y metódico 
cuerpo de derecho para la recta administración de justicia, 
por el Dr..., Abogado de la Real Audiencia de Galicia. — 
Madrid, 1765-1770; tres tomos 4." 

El tomo III de esta obra se publicó con distinto título del que 
llevan los dos primeros, a saber: Discursos criticas sobr£ las leyes 
y s\iis intérpretes : in certidumbres y detrimentos de los mayoraz- 
gos y otras disposiciones análogas en el bien común : su ofensa 
a la población, agricultura, artes y comercio: necesidad y re^ne- 
dio : tentativa de algunos m.edios. El autor combate los mayoraz- 
gos con vehemencia y con buenas razones, y procura mostrar sus 
inconvenientes y los obstáculos que ponen a la prosperidad del 
Reino : pero en la manifestación de sus doctrinas casi siempre 
prevalece el espíritu del jurisconsulto sobre el del economista. 
V. Sempere : Biblioteca, española, tom. II, pág. 158. La segunda 
edición de los dos primeros tomos se publicó en Madrid en 1829 ; 
en 4." 

150. Centani (Francisco). — Tierras: medios universales 
propuestos desde el año 1665 hasta el de 1671 para que con 
planta, números, peso y medida tenga la Real Hacienda do- 
tación fija para asistir a la causa pública. Remedio y alivio 
general para los pobres, cortando fraudes de que han hecho 
patrimonio los que los dominan. — 1671. 

62 



Es el primero de nuestros políticos de quien tengamos noticia 
que procuró dar un giro distinto a las ideas económicas, aproxi- 
mándose a la escuela llamada después fisio erótica, o secta de los 
economistas franceses. En un memorial que presenta al Rey, pro- 
pone el autor subrogar las contribuciones indirectas con otra di- 
recta y territorial, asentando como fundamento de su proyecto 
que la tierra es la verdadera y física hacienda. No desconoce el 
sistema de avalorar la renta por medio de un impuesto estadísti- 
co, a fin de comprobar las operaciones del catastro, y establece el 
principio que para conocer el peso de las contribuciones se debe 
averiguar la extensión del terreno, su población e industria. 

151. Cercito (D. Miguel). — ^De reditibus et quitamentis, 
tam fructuosis quam pecuniariis tractus dúo. Alius de causis 
charitatis annonie in Aragonise regno, et ejus remediis acces- 
sit. Scribebat Michael Cercito, Sac. Theol. Licenciatus. (Ma- 
nuscrito in fol.) 

De causis charitatis annonse in Aragonise regno, et ejus 
remediis tractatus. (Ms. in fo-l.) 

Cítanse estos papeles como existentes en el archivo del Real 
convento de predicadores de Zaragoza, por Latasa : Biblioteca 
■nueva, tomo I, pág. 574. 

152. Cerdeño y Monzón (D. Luis). — Planta que de or- 
den del Rey ha formado D... para la institución de una Com- 
pañía en los reinos de Castilla, por cuya dirección corra el 
comercio privativo de /la América. (Ms.) 

Escribe el autor en el reinado de Carlos II, y discurre sobre las 
ventajas de establecer una Compañía privilegiada y armada, por 
cuya mano había de pasar todo el tráfico de las Indias, y da reglas 
para su organización y operaciones. 

153. CiciLiA (D. José). — Memoria sobre los medios de fo- 
mentar sólidamente la agricultura en un país, sin detrimento 
de la cría de ganados, y el modo de remover los obstáculos 
que puedan impedirla, por..., socio de mérito de la Real So- 
ciedad Económica de Madrid, premiado por la misma en 1777. 

Abunda en reflexiones acertadas sobre los obstáculos que las 
leyes oponían a los adelantos de la agricultura, propone como re- 
medio la libertad de cerrar las tierras y prohibir la entrada de los 

63 



ganados, demuestra la reciprocidad de intereses entre la labranza 
y crianza, recomienda la ganadería en pequeño y resume su doctri- 
na en 45 proposiciones, que son otros tantos capítulos de legisla- 
ción agraria. V. Sempere : Biblioteca española, tomo II, pág. 185. 

154. CisxEROS (Francisco). — Memorial al Rey, del arte 
mayor de la seda de la ciudad de Sevilla, por... y Jerónimo 
de Porras. 

Citado por Francisco Martínez de la Mata en su Epítome 
(Apéndice a h educación popular, parte primera, pág. 455). Pon- 
dera la antigua opulencia de Sevilla, y supone que había en otro 
tiempo 3.000 telares de seda, ocupándose en diversos oficios adhe- 
rentes a esta industria 30.000 personas, y deplora la ruina de aque- 
lla ciudad por haber cesado todo trato y beneficio a consecuencia 
de la introducción de los tejidos extranjeros. La crítica debe poner 
la verdad en su punto. 

155. Clemenxín (D. Diego). — Elogio de la Reina Católi- 
ca Doña Isabel, leído en la Junta pública que celebró la Real 
Academia de la Historia el día 31 de julio de 1807 por..., su 
individuo de número. 

Hállase incluido en el tomo VI de las Memorias de dicha Real 
Academia. Clemencín no era ciertamente economista ; pero en la 
Ilustración XI al Elogio examina tres puntos importantes a la his- 
toria económica de España, a saber: 1.° Influencia del gobierno 
de la Reina Doña Isabel en la prosperidad nacional de su tienv- 
po y de los siguientes. 2.° Reflexiones sobre el des cubrimiento ^ 
comercio y gobernación de la,s Indias. 3.° Descripcián y examen 
del sistema económico de Castilla en el reinada de Carlos V. En la 
Ilustración XII trata de los siguientes: 1.** Lujo en los espectáculos 
y fiestas del siglo XIV y su reforma en tiempo de Doña Isabel. 
2." Moderación y parsim^onia, personal de la Reina. 3.*» Extracta 
de sus leyes suntuarias. á.° Novedades en esta materia despuls 
de su fallecimiento. 5.° Reclamaciones, inútiles de Las castellanos 
a Carlos V. 6.o Documentos inéditat sobre el asunto, de la prese.n^ 
te ilustración. Con este motivo suministra el autor noticias curio- 
sas sobre el estado de la agricultura, industria, comercio y navega- 
ción de la España en los siglos xv y xvi, refiere varias pragmáticas 
reales, peticiones y ordenamientos de Cortes, habla de las ferias 
antiguas y de los lugares de mayor contratación ; cita autores y 
libros de nota y, en fin, contiene pormenores interesantes relativos 
a estos asuntos. 

64 



156. CoNTESTi (D. Bernardo). — Memoria sobre los medios 
de abastecer la isla (de Mallorca) de granos de su propia co- 
secha, excusando la salida de inmensas sumas que cuesta su 
provisión.— Palma, 1784; 4.° 

Memoria de las manufacturas de seda de la isla de Mallor- 
ca.— Palma, 1784 ; 4.° 

Memoria sobre el libre comercio de los higos pasos. — Pal- 
ma, 1784; 4." 

El autor pertenece a la escuela mercantil, y así ama tanto la ex- 
portación de los géneros y frutos del país, cuanto aborrece la im- 
portación de los extranjeros. Contiene noticias importantes res- 
pecto a la agricultura, industria y comercio de la isla de Mallorca 
a fines del siglo xviii, y están citadas las Memorias arriba dichas 
por Bover, Memoria biográfica de los mallorquines, pág. 82. 

157. CoNTRERAS (D. Jacinto). — Informe tocante al mane- 
jo, exacción y cobro de las rentas reales. 

Comprende algunas prudentes advertencias tocantes a la admi- 
nistración de la Hacienda pública. 

158. CoRACHAN (Juan Bautista). — Aritmética demostrada 
teórico-práctica para lo matemático y mercantil. Explícanse 
las monedas, pesos y medidas de los hebreos, griegos y roma- 
nos, y de éstos de España ; conferidos entre sí. — Valencia, 
1699; 4.° 

Publicóse una segunda edición en Barcelona, 1735, en 4.° La 
Aritmética demostrada puede excitar la curiosidad del economista 
para conocer los diversos sistemas métricos usados en España por 
aquel tiempo y facilitar los cálculos de equivalencia, y tal vez re- 
solver alguna duda importante al reducir cantidades o valores an- 
tiguos a cantidades o valores modernos. Citan al autor: Rodrí- 
guez : Biblioteca valenciana, y Ximeno : Escritores del reino, de 
Valencia. 

159. CoRNiDE (D. José). — Memoria sobre la pesca de la 
sardina en ilas costas de Galicia. — Madrid, 1774; un tomo 8.° 

Así este opúsculo, como varios Mss. del autor, que posee la 
Real Academia de la Historia, contienen datos y noticias tocan- 
tes a la población, agricultura, industria, comercio y navegación 

65 



de aquel antiguo reino, y abundan en reflexiones juiciosas y exce- 
lente doctrina. 

160. Cortés Dávila (Diego). — Memorial para que se evi- 
ten los fraudes que se hacen en la Real Hacienda. — 1642. (Ms.) 

Muéstrase el autor enemigo del comercio extranjero, de la saca 
de oro y plata, lanas y materias crudas y otras cosas por el estilo. 

161. CovARRUBiAS Y Leiva (D. Diego de). — Veterum nu- 
mismatum collatio cum his quse modo expenduntur, publica 
et regia aucthoritate recussa, auctore... — 1550. 

Este tratado corre unido a la compilación de sus diversas obras. 
Importa al estudio de nuestro antiguo sistema monetario ; y apro- 
vechando el autor la ocasión de ventilar varias cuestiones de dere- 
cho público, entra a discurrir sobre la autoridad del Príncipe en 
cuanto a la moneda, la legitimidad de los intereses en razón de los 
cambios y otros puntos, en todo lo cual muestra grande erudición 
y aquella sabiduría que distingue al príncipe de nuestros juriscon- 
sultos. Hállase citada esta obra por D. Nicolás Antonio en la Bi- 
blioteca Hispana, y por Sempere en la Biblioteca económico-po- 
lítica, tomo I. 

162. Críales y Arce (D. Gaspar). — Cartas a Felipe IV, 
por..., Arzobispo de Ríjoles (Ñapóles). — Ríjoles, 1646; un 
tomo 4.° 

Libro raro, donde el autor investiga las causas del menoscabo 
de la población de España y señala como principales la expulsión 
de los Moriscos, la multitud de religiosos de ambos sexos y, sobre 
todo, los mayorazgos. Combate prolijamente esta institución con 
razones sacadas de la moral, de la pohtica y de la justicia ; y aun- 
que aduce argumentos económicos, tales como la influencia de los 
mayorazgos en el lujo y en la desproporción de las labranzas, no 
los expone con la amplitud y extensión convenientes a su discurso. 
Dominan en esta obra las ideas económicas más acreditadas en su 
tiempo entre los políticos italianos. Citado por D. Nicolás Antonio 
con el título de Carta que escribió a S. M., acaso el verdadero, 
pues el ejemplar de que hemos podido disfrutar tiene la portada 
manuscrita. 

163. CuBELLES Y Alegre (D. Joaquín Vicente). — Memo- 
ria para los asuntos de premios en el ramo de agricultura y 
de artes de la Real Sociedad Aragonesa. (Ms.) 

06 



Puntos generales para la legislación gremial en dicha Real 
Sociedad. (Ms.) 

Puntos pertenecientes a los oficiales de las artes. (Ms.) 
Discurso a la referida Real Sociedad sobre la infeliz si- 
tuación y constitución en que se hallan los maestros, oficiales 
y demás trabajadores del arte de la seda en Zaragoza el año 
de 1784 hasta el de 1785. (Ms.) 

Hállanse estos diversos papeles citados por Latasa : Bibliote-- 
ca nueva, tomo VI, págs. 27 y 28, y parecen importantes, si no en 
razón de la doctrina económica que pueden contener, a lo menos 
como documentos útiles para conocer la legislación industrial y el 
estado de las artes y manufacturas en España a fines del si- 
glo XVIII. 

164. Cubero y Sebastián (Antonio). — Un Memorial que 
empieza : Antonio Cubero y Sebastián, etc. 

Otro Memorial que empieza : Por hallar experimentada 
la piedad de V. S. L... etc. 

El autor era muy versado en materias económicas, como se 
infiere de estos dos Memoriales. En el primero trata de los medios 
de restablecer el comercio de Aragón, y pondera la proporción 
que tiene España para hacerlo muy lucrativo con la variedad de 
sus géneros y frutos. En el segundo propone la agregación del 
puerto de Vinaroz al reino de Aragón, nota su comodidad para el 
tráfico por ambos mares, y enumera los frutos que podían extraer- 
se arruinando el comercio de los franceses. Estos Memoriales son 
en extremo útiles para conocer el estado de la agricultura y de la 
industria aragonesa por los años 1678. V. Latasa : Biblioteca nue- 
va, tomo III, págs. 484 y 485. 

165. Dalmases (D. Domingo). — El ganado contemplado 
por la economía civil. — Cervera, 1786. 

Citado en el Suplemento al Diccianario de Escritores catalanas, 
página 96. 

166. Dantiny (D. Marcelo). — Diálogos familiares entre un 
irlandés católico y un escocés protestante. (Ms.) 

En este papel, que por el contexto se saca haber sido escrito el 
año 1746, se examina el estado de la hacienda y comercio de Es- 
paña a mediados del siglo xvm. El autor, encubierto con el velo 

67 



del pseudónimo, debió haber servido en el ramo de tabacos, y se- 
guramente desempeñó cargos de importancia en la Península y 
Ultramar. Combate las rentas provinciales y propone el estableci- 
miento de una contribución sobre la molienda del grano para sub- 
rograrlas, y toma pretexto para entrar en esta controversia del 
libro del Padre Misionero Fray Juan Martínez, intitulado Discur^ 
sos políticos, publicado en 1664, que es contrario a dicha idea. Pro- 
pónese por modelo a Colbert, demuestra que las rentas provincia- 
les imposibilitaban el libre ejercicio de la industria y del comercio 
interior, y de consiguiente la restauración de nuestras fábricas. 
Examina los excesos y abusos de nuestras aduanas, los daños que 
vinieron a la nación de ciertos tratados de paz y comercio, la des- 
igualdad de los derechos, la arbitrariedad de los avalúos, la licen- 
cia de los Ministros y arrendadores y el descuido o impericia del 
Gobierno. Discurre como hombre práctico en el manejo de las 
rentas públicas, y en ningún libro se ponen tan de bulto los 
vicios de nuestras leyes y de nuestra administración económica. 
Indica como remedio la formación de compañías de comercio, pero 
remite la explanación de su pensamiento a otro discurso que no 
conocemos. 

167. Danús y Poquet (Dr. D. Andrés). — Dictamen que dio 
al Gobierno contra el estanco del tabaco. (Ms.) 

Manifiesta con grande Hbertad que semejante monopolio había 
de ser un borrón del reinado de Carlos III, y expone lo perjudicial 
que es al Estado aquella renta comparando sus productos con los 
gastos de administración. V. Bover : Memoria biográfica de los 
mallorquines, pág. 279. 

168. Danvila y Villarrasa (D. Bernardo Joaquín). — Lec- 
ciones de economía civil o del comercio, escritas para el uso 
de los caballeros del Real Seminario de nobles por..., Abo- 
gado de los Reales Consejos, catedrático de Filosofía moral 
y Derecho público de dicho Real Seminario y Académico de 
la Historia.— Madrid, 1779; un tomo 8.° 

El autor expone con mucha claridad y precisión las doctrinas 
fundamentales de la economía política, aprovechando las ideas de 
Condillac, A. Smith y otros autores extranjeros. Acierta en 
punto al comercio interior, tasas y posturas, moneda, población, 
etcétera ; pero no está exento el libro de errores vulgares en cuan- 
to al lujo, gremios, clases no productivas y, sobre todo, comercio 

6S 



exterior. V. Sempere : Biblioteca española, tomo II, pág. 239, y 
Fuster: Biblioteca valenciana, tomo II, pág. 109. 

169. DÁviLA (P. Bautista). — índice de los intentos y me- 
dios políticos que por sus tratados, en las circunstancias pa- 
sadas y unidos a las presentes, aplica ahora el P... en orden 
a la corrección del vellón resellado en fija provincial moneda, 
mezclada de plata y cobre en valor natural y precio intrín- 
seco. (Ms.) 

Resumen de los medios prácticos para el general alivio de 
la Monarquía. — 1651. 

El índice encierra buena doctrina en orden al valor y mudan- 
za de la moneda, pero corre con el vulgo respecto al comercio, 
tributos y leyes suntuarias. 

En el Resumen se achaca principalmente la pobreza del Reino a 
la mala administración de las rentas reales y a los vejámenes de 
los exactores, y propone una capitación general y progresiva se- 
gún la hacienda de los particulares, para sustituir los varios y des- 
ordenados tributos que estaban en uso en su tiempo. 

170. DÁVILA Y Heredia (D. Andrés). — Nueva fábrica de 
moneda provincial de medios reales y cuartillos. — 1660. (Ms.) 

Doctrina vulgar. 

171. DÁVILA Y Lugo (D. Francisco). — Desengaños y ré- 
plicas a las proposiciones de Gerardo Basso en razón de las 
monedas ligadas de nueve y tres dineros de los que ofrece 
labrar, y medios con que dice ha de consumir e.\ vellón de 
España. Dedicado al Rey N. S. y a los reinos, dir'gido al 
Excmo. Sr. Conde de Olivares, Duque de Sanlúcar, Gran 
Canciller de las Indias, por... — Madrid, 1632; un tomo 4.° 

Aunque yerra el autor en algunos puntos relativos a la teoría 
de la moneda, tiene el mérito singular de sacudir en otros el yugo 
de la preocupación y rutina, atribuyéndole su valor propio, demos- 
trando la necesidad de ajustar el valor legal a su esencia metálica 
y proponiendo el ajustamiento de la moneda nacional con la ex- 
tranjera, para evitar su extracción del Reino. 

172. Deza (Lope de). — Gobierno político de agricultura. 
Contiene tres partes principales. La primera propone la dig- 

69 



nidad, necesidad y utilidad de la agricultura. La segunda diez 
causas de la falta de mantenimientos y labradores en España. 
La tercera diez remedios, y las advertencias y conclusiones 
que de todo el discurso se pueden sacar, compuesto por... — 
Madrid, por la viuda de Alonso Martin Balboa, 1618 ; un 
tomo 4.° 

Libro de escasa doctrina y lleno de errores vulgares, pero tam- 
bién de noticias útiles para conocer el estado de nuestros labrado- 
res en el siglo xvii. Alguna vez manifiesta el autor su natural 
ingenio apurando tal o cual idea luminosa, y a poco cae de aquella 
altura en la común ignorancia. Deza, a semejanza de casi todos 
los políticos de su tiempo, es más bien moralista que economista 
verdadero. El mal gusto literario del siglo vicia este libro, cuya 
lectura es por demás escabrosa, a causa de las innumerables citas 
de la Sagrada Escritura, de los Santos Padres y de muchos filóso- 
fos, griegos y latinos. Da razón de este libro el erudito D. Nicolás 
Antonio. 

173. DÍEZ DE Atienza (Pedro). — Recopilación de varios 
memoriales para el mejor cobro de los reales derechos de la 
plata que se saca de Indias, y para el ajustamiento de las mo- 
nedas a su valor intrínseco. 

Pertenece este opúsculo, sin fecha ni lugar de impresión, a la 
mitad del siglo xvii. Contiene observaciones y reflexiones opor- 
tunas al asunto, que no carecen del mérito de la originalidad, con- 
siderando el estado de la ciencia económica por aquel tiempo. 

174. DÍEZ DE NoREÑA (D. Rodrigo). — Respuesta política, 
moral, histórica y legal de dos cédulas reales y provisión del 
Supremo Consejo de Castilla. (Ms.) 

Perteneciente al reinado de Carlos II. Discurre el autor sobre 
la exorbitancia de los tributos, su desigualdad y mala administra- 
ción, y señala esta causa como origen de la decadencia de la Mo- 
narquía. 

175. DoRMER (Diego José). — Discursos histórico-políticos 
sobre lo que se ofrece tratar en la Junta de los ilustrísimos 
cuatro brazos del reino de Aragón, de los Eolesiásticos, No- 
bles, Caballeros e Hidalgos y de las Universidades que el Rey 
Nuestro Señor Don Carlos II ha mandado congregar este año 



70 



de 1684 en la ciudad de Zaragoza, conforme lo dispuesto por 
S. M. en las Cortes de 1678, por el Doctor... — Zaragoza, 1684; 
un tomo á." 

Libro rarísimo, de mucha novedad e importancia, donde se ex- 
plica con exquisita claridad la índole del comercio, la naturaleza 
de los cambios, el uso y utilidad de la moneda, la ineficacia de las 
prohibiciones y los medios verdaderos de fomentar la industria 
nacional por medio del trabajo asiduo de los naturales y su aplica- 
ción a las artes y oficios en que más sobresalen los extranjeros. 
Es una de las obras más originales de su clase, y muy digna de 
estimación por lo atrevido y exacto de la doctrina económica que 
encierra, adelantándose el autor a su siglo y rompiendo con las 
preocupaciones reinantes, no sólo en España, pero también en 
toda Europa. Impugnó a Dormer Gracián Serrano. Hállase cita- 
do este libro por Latasa : Biblioteca nueva, tomo IV, pág. 197. 

176. Dueñas (Francisco de). — Memorial al Rey sobre el 
remedio para que no se saque la moneda de estos reinos de 
Castilla. (Ms.) 

Parece ser del tiempo de Felipe IV o Carlos II. En medio de 
algunas doctrinas vulgares, se opone con buenas razones a las mu- 
danzas en el valor de la moneda y a ciertas prohibiciones de intro- 
ducir mercaderías extranjeras. 

177. Elías Salas (Fr. Francisco). — Disertación en que se 
explican los medios de desterrar la mendicidad, haciendo a los 
mendigos útiles al Estado, sin reducirlos a ser infelices. (Ms.) 

Papel premiado en 1778 por la Real Sociedad Aragonesa de 
Amigos del País, según programa del concurso abierto con tal ob- 
jeto. No tenemos de esta Disertación noticia alguna particular, 
por ser tan escasas las que nos transmite Latasa : Bihlio.teca, nueva, 
tomo V, pág. 427. 

178. Elies y Rubert (Antonio). — Discurso sobre el ori- 
gen, antigüedad y progreso de los pósitos o graneros públi- 
cos de los pueblos, por el Doctor..., de la Real Academia de 
Buenas Letras de Barcelona y de la de Jurisprudencia teórico- 
práctica de la misma ciudad. — Cervera, 1787; un tomo 4." 

Contiene buenas noticias tocantes a la legislación frumentaria 
de los egipcios, griegos y principalmente romanos, luciendo el 

71 



autor su mucha erudición y doctrina. De España dice poco y nada 
nuevo que esclarezca el origen incierto de nuestros pósitos ; pero no 
sería inútil consultar este libro sobre algunos pormenores de su 
administración. 

179. Ensenada (Marqués de la). — Representación hecha al 
Sr. Don Fernando VI por su Ministro el..., proponiendo me- 
dios para el adelantamiento de la Monarquía y buen gobier- 
no de ella. 

Lleva esta Representación la fecha en Madrid, año de 1751, y 
comprende varios asuntos tocantes al gobierno interior y exterior 
de la Monarquía; pero nosotros fijaremos la atención solamente en 
aquellos que se refieren de algún modo a la ciencia económica. El 
Marqués de la Ensenada logró que durante su ministerio prospe- 
rasen todas las rentas públicas, merced a una buena administra- 
ción, a la discreta elección de las personas a quienes se confió el 
manejo de los caudales del Estado y a la extirpación del sistema 
de los arrendamientos. Tan grandes y útiles fueron estos cuidados 
que, a pesar de haber remitido a los pueblos gruesas cantidades, 
pudo decir el Ministro al Rey, «todas las necesidades se hallan cu- 
biertas». Alivió Ensenada la carga de las rentas provinciales, «por- 
que es la clase más pobre quien principalmente las paga», y au- 
mentó las de aduanas, lana, sal y tabacos en compensación de 
aquellas bajas. Anuncia el pensamiento de la Contribución ¿nica, 
puesto en boga por los economistas franceses, y asunto que en 
España preocupó mucho a los Reyes, sus Ministros y consejeros 
desde los tiempos de FeHpe II ; y espera ocurrir con ella sola a to- 
dos los gastos ordinarios, y con los productos de América a los ex- 
traordinarios y necesidades del Ejército y Armada, contando con 
el aumento de la población, el mayor consumo de la sal y tabaco, 
el desarrollo del comercio de géneros y frutos y el reembolso 
de los juros y alcabalas. Desgraciadamente Ensenada no se había 
.formado una idea clara del crédito público, pues consideraba las 
deudas contraídas en los anteriores reinados como cargas de un 
mayorazgo, no pagaderas en justicia y no siempre obligatorias en 
conciencia, y por eso se remite en este punto al dictamen de los 
teólogos y canonistas. Canga Arguelles cita esta Memoria, en el 
Diccionario de Hacienda, tomo II, pag. 610, y cahfica a su autor 
de «Ministro digno de eterna memoria en los anales de la Hacien- 
da española». La inserta incompleta Valladares en el Semanario 
erudito, tomo XII, pág. 260, y la publicó en francés D. Andrés 
Muriel, traductor de la obra de William Coxe intitulada L'Espag- 
ne sous les Rois de la maison de. Bourhon, tomo IV, pág, 282. 

72 



180. Escriba (Miguel Jerónimo). — Respuesta de siete du- 
das que, celoso del bien común, propone acerca de la restitu- 
ción de la imposición... — Valencia, 1653; fol. 

Citado por Fuster : Biblioteca Valenciana. 

181. EscuDER (D, Juan Francisco). — Advertencias y pre 
venciones para Ja más cabal formación del catastro y cobro 
de la real contribución de Zaragoza. (Ms.) 

Debió haberse escrito por los años 1725 a 1730. Útil para for- 
mar idea de nuestro antiguo sistema tributario y conocer los mé- 
todos de averiguar la riqueza contribuyente en el reino de Aragón. 
Cítase por Latasa : Biblioteca nueva, tomo IV, pág. 429. 

182. Estrada (D. Juan Antonio de). — Población general 
de España, historia cronológica, sus trofeos, blasones y con- 
quistas heroicas, descripciones agradables, grandezas nota- 
bles, excelencias gloriosas y sucesos memorables, islas adya- 
centes y presidios de África, escrita por el pagador D... — 
Madrid, 1784; tres tomos 4." 

Hízose de esta obra una nueva impresión corregida, y publicó- 
se con el título de Población general de España, sus reinos, pro- 
vincias, ciudades, villas y pueblos, islas adyacentes y presidios de 
África. — Madrid, 1768 ; dos tomos 4.^ Es una descripción de los 
reinos y señoríos de España, llena de noticias históricas y de da- 
tos geográficos, topográficos y estadísticos, ni bien ordenados, ni 
juzgados con recto criterio. 

183. Exea y Talayero (D. Luis de). — Discurso sobre la 
autoridad y derechos reales de ¡la Ilustrísima Diputación del 
reino de Aragón, para sacar de él moneda de oro y plata. — 
Zaragoza, 1647; fol. 

Citado por Latasa: Biblioteca nueva, tomo III, pág. 641. 

184. Ezquerra de Rojas (D. Martín Hernando). — Discur- 
sos y papeles en derecho y en puntos de gobierno. 

Citado por Latasa: Biblioteca nueva, tomo III, pág 15, quien 
dice que se publicaron en diferentes tiempos y se estimaron. Ez- 
querra escribió estos Discursos en la primera mitad del siglo xvii. 

73 



185. Falcó de Belaochaga (D. Félix). — Parecer y voto 
que dio en la Junta que el Exorno. Conde de Cifuentes, Virrey 
y Capitán general del reino de Valencia, mandó formar para 
que en su presencia se discurriese sobre el expediente que se 
habia de tomar en la ocurrencia de haber S. M. mandado subir 
en Castilla el valor del doblón. — Valencia, 1689 ; fol. 

Fué el autor de grande autoridad en las cosas políticas y de go- 
bierno, y su dictamen pasaba por decisivo en los negocios arduos 
que se ofrecieron en su tiempo. No podemos juzgar su libro, pues- 
to que no lo hemos visto ; pero el solo titulo nos enseña las gran- 
des perturbaciones que introducían en toda España las continuas 
mudanzas de moneda en el reino de Castilla, porque las diversas 
monedas provinciales se resentían de la inestabilidad de las leyes re- 
guladoras de los cambios. Cita esta obra Rodríguez: Biblioteca 
Valentina y Ximeno : Escritores del zeino de Valencia. 

186. Fanlo y Laguna (D. Rudesindo). — Libro de cuentas, 
monedas, medidas y pesos de todo el reino de Aragón y su co- 
rona, de los de Castilla, Francia, Liglaterra, Holanda, Alema- 
nia, Italia y otras partes de Europa : reducción de monedas de 
unos reinos a óticos y otras útiles advertencias. (Ms.) 

Tabla completa y manual de reducción de monedas de oro, 
según la pragmática de su aumento publicada en el año de 
1779. (Ms.) 

Aunque el autor consultó, como dedicado al comercio, la utili- 
dad práctica, todavía pueden ser útiles sus laboriosas investigacio- 
nes para conocer y juzgar el sistema métrico generalmente usado 
en España declinando ya el siglo xviii y compararlo con el de los 
principales Estados de Europa. Escribió por los años 1779, según 
Latasa : Biblioteca nueva, tomo V, pág. 299. 

187. Fernández de Mesa (Dr. D. Tomás Manuel). — Tra- 
tado legal y político de caminos públicos y posadas, dividido 
en dos partes : la una en que se habla de los caminos y la 
otra de las posadas ; y como anexo de los correos y postas, 
así públicas como privadas, donde se incluye el reglamento 
general de aquéllas, expedido en 23 de abril de 1720. — Dedi- 
cado al Rey Don Fernando VL Valencia, 1755-1756; dos 
tomos 4.° 



74 



Prueba Fernández de Mesa con la razón, la autoridad y el ejem- 
plo, la necesidad e importancia de estos medios de comunicación, 
da reglas para construirlos y expone la legislación del Reino acer- 
ca de ellos. Es un libro interesante, escrito en lenguaje correcto 
y estilo llano y agradable. Cítalo Fuster : Biblioteca Valenciana. 

188. Fernández Navarrete (Pedro).— Discursos políticos. 
Autor, el Licenciado..., Canónigo de Santiago, Capellán de 
S. M. y su Secretario y de la Reina Nuestra Señora, y de Cá- 
mara del Sr. Cardenal Infante. — Barcelona, por Sebastián de 
Cormellas, año de 1621; un tomo 4." 

Conservación de monarquías y discursos poilíticos sobre la 
gran consulta que el Consejo hizo al Sr. Rey Don Felipe III. 
Al Presidente y Consejo Supremo de Castilla, por el Licencia- 
do..., Canónigo de la Iglesia apostólica del Señor Santiago, 
Capellán y Secretario de SS. MM. y AA., Consultor del Santo 
Oficio de la Inquisición. — Madrid, 1626: Imprenta Real; un 
tomo fol. — 4.* edición: Madrid, 1792: Oficina de D. Benito 
Cano ; un tomo 4." — 5.* edición : Madrid, 1805 ; un tomo 4.° 

Carta de Lelio Peregrino a Estanislao Borbio, privado del 
Rey de Polonia. 

El Bachiller Miguel de Prats publicó los discursos políticos sin 
noticia del autor. Luego que éste los vio impresos hubo de aumen- 
tar y reformar considerablemente la obra y amphficar su título. El 
plan o disposición de este libro consiste en una serie de glosas 
a las palabras del Consejo, tomando de aquí ocasión el autor para 
discurrir sobre varios asuntos de economía política y procurando 
fortificar sus doctrinas con multitud de textos de escritores sagra- 
dos y profanos. Fernández Navarrete atribuye la decadencia de Es- 
paña a la despoblación, y ésta al descuido de las labranzas ; re- 
prende con severidad algunos vicios verdaderos de su tiempo ; 
siente mal de la expulsión de los moriscos y corre con el vulgo en 
cuanto a censurar usos y costumbres que serían muy dignas de vi- 
tuperio en Esparta, pero no en cualquiera nación culta. Acompaña 
a la Conservación de Mofiarquías la Carta de Lelio Peregrino, 
en la cual se contienen saludables consejos para conducirse en la 
privanza de los Reyes y ordenar la conducta de sus Ministros. Dan 
noticia del autor y de sus obras D. Nicolás Antonio en la BibLio^ 
teca Hispana, y Sempere : Biblioteca ecanómico-política, tomo II. 



75 



189. Fernández de Paredes (Luis). — Fundación de Era- 
rios y Montes de Piedad en todos ilos iugares de estos Rei- 
nos. (Ms.) 

Pertenecen a los últimos años del reinado de Felipe II. El autor 
es un arbitrista vulgar sin ingenio ni doctrina. 

190. Flores Ossorio (D. Gabriel). — Discurso sobre re- 
formar varios abusos tocantes a la Real Hacienda. 

Parece pertenecer al reinado de. Carlos II. Doctrina llana y 
de ordinario ajustada a la razón. 

191. Floridablanca (Conde de). — Respuesta fiscal sobre 
el acopio de trigo para el consumo de Madrid, por D. José 
Moñino.— 1769. (Ms.) 

Respuesta fiscal en el expediente de la provincia de Extra- 
madura contra los ganaderos trashumantes. — Madrid, 1770, 

Representación hecha al Sr. Rey Don Carlos III, que con- 
tiene todas las operaciones ministeriales que desempeñó (Flo- 
ridablanca) desde que fué elevado a aquella dignidad en febre- 
ro de 1777, y otras muchas y diversas comisiones que S. M. de 
encargó y se verificaron con feliz suceso en beneficio de la 
Patria y del Estado.— Madrid, 1829; un tomo 8.° 

Otra al Sr. Don Carlos IV.— 1789. 

Como Fiscal del Consejo de Castilla, D. José Moñino, antes de 
ser honrado con el título de Conde de Floridablanca, entendió en 
varias cuestiones, que omitimos por no pertenecer a este lugar ; 
mas la de abastos primero y después la de ganadería pusieron a 
prueba su talento para ventilarlas, juntamente con D. Pedro Ro- 
dríguez Campomanes. Aquélla le dio ocasión para entrar en por- 
menores tocantes al comercio de granos, y para rechazar con ho- 
rror la idea de la tasa, y ésta le abrió campo para examinar los pri- 
vilegios de la Mesta y condenarlos como ruinosos a la agricultura. 
Pero donde más resplandece el genio de Floridablanca es en la 
Representación hecha ai señor D. Carlos III, que comprende toda 
la política interior y exterior de su largo ministerio. Allí se ven 
los cuidados del Gobierno en punto al recogimiento de los pobres, 
considerando la limosna indiscreta como estímulo de la vagancia ; 
su desvelo por fomentar la agricultura, estableciendo la escuela 

76 



práctica de Aranjnez, dictando providencias para cerrar y plantar 
las tierras y prestando suma atención a todas las obras de riego, 
tales como los canales de Aragón, Tauste, Urgel, Manzanares, 
Guadarrama y Tortosa y los pantanos de Lorca ; su solicitud por 
el aumento de nuestras fábricas, ennobleciendo las artes y oficios, 
dispensando favores señalados a los extranjeros que viniesen a Es- 
paña con alguna nueva industria y planteando la enseñanza de las 
ciencias naturales y exactas ; su vivo deseo de dar facilidades al 
comercio, construyendo caminos y canales de navegación, fundan- 
do el Banco de San Carlos y ampliando el tráfico de la metrópoli 
con las colonias ; en fin, su amor inteligente del bien público, in- 
troduciendo el orden en las Rentas Reales con ventaja del Tesoro 
y alivio de los contribuyentes, y prohibiendo la vinculación de los 
bienes raíces sino en virtud de real permiso. Floridablanca mo- 
deró los aranceles de las aduanas a la entrada de los géneros y 
frutos y preparó la reforma de los derechos que debían satisfacer 
a su salida ; y aunque conservó bastantes prohibiciones, porque 
profesaba el sistema de Colbert, todavía se le debe agradecer la 
igualación de estas cargas en todo el Reino, y la supresión de otras 
que oprimen la industria y el comercio con su peso, y más aún con 
prolijas formalidades. La segunda Representación es brevísima 
y sólo merece la atención del economista por las frases que con- 
sagra a la remisión de ciertos atrasos de contribuciones, al pago 
de las deudas del reinado precedente, que declara cargas de la 
Corona, y a la censura «de los usureros y egoístas que en tiempos 
de carestía almacenaron cantidades considerables de comestibles 
de primera necesidad, y descubiertos y justificados sus delitos fue- 
ron castigados con el rigor de la ley.» Hállanse dichas Represen- 
taciones en el Nuevo semanario erudiLü de Valladares, tomo I, pá- 
ginas 81 y 191, y la primera fué además pubhcada en francés por 
Muriel, traductor de la obra de Willian Coxe intitulada L'Espag. 
ne sous les Rois de la maison de Bourhon, tomo VI, pág. 257. 

192. FoNT (Juan). — Discurso sobre que el pensamiento 
propuesto por Mosén Pablo Font para regar del Júcar los 
llanos de Quarte, Liria, Murviedro y los terrenos y términos 
de ochenta y tres lugares o pueblos, es de muy fácil ejecu- 
ción. — Valencia, 1628; fol. 

Libro de buena enseñanza para el Gobierno, los pueblos y par- 
ticulares, como todos los que encierran algún proyecto para el 
mejor aprovechamiento de las aguas de los ríos en beneficio de la 
agricultura. V. Fuster, Biblioteca Valenciana. 



77 



193. Foronda (D. Valentín de). — Cartas sobre los asun- 
tos más exquisitos de la economía política y sobre las leyes 
criminales, escritas por... — Madrid, 1794; un tomo 8.° 

Miscelánea o colección de varios discursos. — Madrid, 1787; 
un tomo 8° 

Cartas sobre la policía. — Madrid, 1801; un tomo 8.° 

Aunque escaso el primero de dichos libros de doctrina grave y 
profunda, tiene el mérito de haber contribuido en su tiempo a vul- 
garizar las ideas económicas, combatiendo preocupaciones honda- 
mente arraigadas. Partiendo el autor de los principios de libertad, 
propiedad y seguridad, procura mostrar los inconvenientes de los 
gremios de artesanos, de las trabas al comercio de cereales, de las 
leyes sobre el interés del dinero, de los privilegios exclusivos y de 
ciertos impuestos ruinosos a toda industria. La Mücelánesk con- 
tiene un discurso sobre lo honrosa, que es la profesián del comer- 
cio, otro sobre la utilidad de la Cojnpañia de Filipinas y varias 
Cartas sobre el Banco de San Carlos, todo ello digno de estimación. 
En las Cartas sobre la policía, en medio de útiles advertencias para 
el buen gobierno de los pueblos, combate los monopolios, las ta- 
sas, los abastos y otras leyes y costumbres opuestas a la libertad 
mercantil, estrella polat que nunca, deberá perderse de vista; así 
como recomienda el aprovechamiento de las aguas, la construc- 
ción de caminos, la remoción de los estorbos, la fundación de lon- 
jas o bolsas para la contratación de los mercaderes, etc., como me- 
dios eficaces de proteger y fomentar la agricultura, la industria y 
el comercio. 

191. Frago de Lozano (Micer Vicencio). — V. Ardid (Mi- 
cer Jerónimo). 

195. FuRió Ceriol (Federico). — Del Consejo y Conseje- 
ros del Príncipe. — Amberes, 1559 ; 8.° 

Fué este libro muy estimado y aplaudido en su tiempo, y tra- 
ducido primero al italiano e impreso en Venecia, 1560, 8.° ; luego 
al latín y publicado con el título De consiliariis earwnqng qualitas- 
tibus virtute ac electione, Basilea, 1563, 8.° ; después en Colonia, 
1618, en 16." y Dantzick, 1646. Reimprimióse en castellano junta- 
mente con la Doctrina política, y civil de Narbona, e ilustrado con 
varias noticias y advertencias de D. Francisco Cerda y Rico, en 
Madrid, 1779, 8.° Es un libro de política, aunque hace el autor 
algunas diversiones en el campo de la ciencia económica, y de or- 
dinario con poco acierto. Hablan de Furió Ceriol con grande elo- 

78 



gio D. Nicolás Antonio: Biblioteca Hispana ; Rodríguez: Biblio- 
teca Valentina ; Ximeno : Escritores del reina de Valencia, y 
Fuster: Biblioteca Valenciana. 

196. Fuster y Doñelfa (Micer D. Antonio). — ^Discurso 
sobre el comercio, entradas y salidas de las mercaderías, y so- 
bre la jurisdicción del Capitán de guerra en favor del reino 
de Aragón. — Zaragoza, 1637; un tomo fol. 

Citado por Latasa, Biblioteca nueva, tomo II, pág. 519. 

197. Gaitá.\ de Torres (D. Manuel).— Memorial sobre 
subir ia. plata. 

Arbitrista vulgar del reinado de Felipe IV. 

198. Gallard (D. Diego).— Ventajas políticas de España 
por los nuevos reglamentos de rentas provinciales, tanto en 
la menor, más uniforme y equitativa contribución del vasallo, 
como por el fomento que resulta a ila agricultura, al comercio 
y las artes : Memoria premiada por la Real Sociedad Econó- 
mica de Segovia y escrita por el Licenciado..., individuo de la 
Real Academia de Derecho nacional y público de Santa Bár- 
bara. 

Hállase incluida en las Actas y Memorias de la Real Sociedad 
Económica de los Amigos del País de la provincia, de Segovia, 
tomo III, pág. 81. Buena doctrina en general, mucha erudición y 
no tanta crítica. Contiene importantes noticias relativas a la historia 
de nuestra Hacienda pública ; suministra otras pertenecientes a las 
principales naciones de la Europa ; disculpa acaso más de lo justo 
los vicios de las rentas provinciales y debe agradecerse al autor 
que se contenga en los límites de la protección a la industria na- 
cional. 

1^9. Gallardo Fernández (D. Francisco). — Origen, pro- 
gresos y estado de las rentas de la corona de España, su go- 
bierno y administración, por..., Oficial de la Secretaría de Es- 
tado y del despacho universal, de Hacienda de España, del 
Consejo de S. M., su Secretario con ejercicio de decretos. — 
Madrid, 1805-1808; siete tomos 4.° 

Obra útilísima para conocer nuestro sistema de hacienda a fines 
del siglo pasado y principios del presente, así como para estudiar 

79 



la historia de las rentas públicas desde la conquista de los godos 
hasta el reinado de Don Carlos IV. Pertenece más a la adminis- 
tración que a la economía poHtica, aunque no sea de todo punto 
ajena a esta ciencia. 

200. G.\LLO (Alonso). — Declaración breve y sumaria del 
valor del oro, conforme a la nueva ley y premática publicada 
en Madrid a 14 de diciembre de 1612, añadido a ella el valor 
por mayor y menor de la plata blanca labrada y dorada des- 
de media ochava hasta cien marcos, conforme al precio de 
cada uno, hecha por..., Contraste del Rey N. S., dirigida a 
la S. C. R. M. del Rey Don Felipe III.— Madrid, 1613; 8." 

Es un manual de cuentas, útil para conocer nuestro antiguo sis- 
tema monetario y averiguar la correspondencia de los metales 
preciosos en su tiempo, por lo demás carece de doctrina. Cita este 
opúsculo D. Nicolás Antonio, aunque de un modo incompleto. 

201. GÁNDARA (D. Miguel Antonio de ila). — Apuntes so- 
bre el bien y el mal de España, escritos de orden del Rey por 
D. M. A. de la G.— Valencia, 1811; un tomo 8." 

El autor resume su doctrina en este aforismo : Puertas abiertas 
y puertas cerradas • es decir, mucha libertad de circulación inte- 
rior, mucha franqueza para exportar nuestros frutos y artefactos, 
pero alejar a los extranjeros de nuestros mercados y condenar a 
destierro perpetuo sus productos. Examina las causas de la deca- 
dencia económica y política de España en los tiempos de Car- 
los III, de cuya orden escribió su libro, muestra muchos yerros de 
la administración y propone medios oportunos de reparar las quie- 
bras de la Monarquía ; mas en punto al comercio exterior, a la 
moneda, a la importación del oro y de la plata y otros graves de 
la ciencia, corre con la opinión del vulgo. Anhela el comercio en 
lo interior del Reino, y no hay escritor más sañudo contra la liber- 
tad, aun la más templada, prudente o tímida, del tráfico interna- 
cional. 

202. Garabito de Aguilar y Villalobos (D. Luis). — Dis- 
cursos de Estado y Guerra para unir, conservar y ampliar 
las partes distantes del cuerpo de Estado de esta grande 
Monarquía. — 1625. 

El propósito del autor es recomendar al Rey la necesidad de 
hacerse señor del mar para mantener en su obediencia a las apar- 
So 



tadas regiones de las Indias. Discurre arbitrios más ingeniosos que 
eficaces para soportar los gastos de construcción y entretenemien- 
to de la Armada, y concluye suplicando el remedio de los abusos 
que cometían los oficiales reales en aquellas tierras. La doctrina 
económica escasa y vulgar. 

203. Garcés (D. Ignacio). — Discurso político sobre la re- 
colección de mendigos. — Zaragoza, 1666 ; un tomo 4.° 

Citado por Latasa. Biblioteca, nueva, tomo III, pág. 365. 

204. García (P. Jerónimo). — Un libro de la moneda ja- 
quesa. (Ms.) 

Carta sobre el valor de la moneda jaquesa. — 1636. 

Citado por Latasa, Biblioteca nueva, tomo III, pág. 216. 

205. García Caballero (D. José). — Breve cotejo y bailan- 
ce de las pesas y medidas de varias naciones, reinos y provin- 
cias, comparadas y reducidas a las que corren en estos rei- 
nos de Castilla. — Madrid, 1731; un tomo 4. 

Útil para evaluar con aproximación las cantidades y valores 
comerciales de los tiempos pasados. Contiene más cálculos de co- 
rrespondencia que noticias de importancia histórica en punto a la 
economía pública de España. 

206. García y de Carbó (Melchor). — Tratado de reducción 
de reales castellanos en moneda de diversos reinos, conforme 
vale la moneda en cada reino. — Mallorca, 1586; 4." 

Útil para conocer el complicado sistema monetario de España 
en los tiempos del autor y facilitar la comparación del valor de 
cada moneda. Interesa al economista como formulario o manual, 
y de ningún modo por la doctrina que encierra el libro. Cítanlo : 
Rodríguez, Biblioteca, Valentina, y Ximeno, Escritores del reino 
de Valencia. 

207. García de Herrera y Contreras (Doctor). — Memo- 
rial a Ja ciudad de Toledo sobre la manera de remediar su des- 
población y falta de riqueza, por el Doctor... — Toledo, 1618. 

Propone remedios insuficientes y desconoce del todo las causas 
económicas de la decadencia de Toledo. 

8i 



208. García Malo (D. Ignacio). — La política natural, o 
discurso sobre los verdaderos principios de gobierno. — Ma- 
llorca, 1811 ; un tomo 8.° 

Contiene algunas reflexiones acerca del impuesto, la riqueza 
del Estado, la repartición de las riquezas, el comercio y los emprés- 
titos, pero sin novedad en lo que encierran de bueno, y abundan- 
tes en mala doctrina. 

209. García Romeo (Pablo). — Ordenaciones de la unión 
de labradores del lugar de Cosuenda, instituida por el Licen- 
ciado..., Rector de él, y por sus Jurados, Consejo y Univer- 
sidad: dirigidas al Excmo. e limo. Sr. D. Fr. Juan Cebrián, 
Arzobispo de Zaragoza, del Consejo de Estado de S. M,, Vi- 
rrey de Aragón.-— Zaragoza, 1647; un tomo folio. 

Tratado de la ejecución de la unión, tesoro y reparo de la- 
bradores del lugar de Cosuenda, compuesto por el Licencia- 
do Rector de Cosuenda, Protonotario apostólico y Comisario 
del Santo Oficio. Y ilo dedica a la Soberana Majestad de Dios 
Señor nuestro y a su divina Providencia. — Zaragoza, 1654 ; 
un tomo 4." 

La unión de que trata este libro es una sociedad de socorros 
mutuos, mediante la cual podían los labradores tomar el trigo ne- 
cesario para la sementera, pagando dos almudes por cahíz y resar- 
cirse de las pérdidas ocasionadas por la muerte natural de sus ga- 
nados de labor. El autor dotó a su propia costa dicha unión y es- 
tableció sus condiciones o reglamentos. La importancia del Tra.- 
tado estriba en la utilidad de la idea, y de ningún modo en la doc- 
trina que contiene. Hállanse citadas estas obras en Latasa, Biblio- 
teca nueva, tomo III, pág. 203. 

210. Gardoqui (D. Diego). — Memoria al Sr. Don Car- 
los IV sobre el estado de la Real Hacienda. — 1793. 

Memoria a S. M. el Sr. Don Carlos IV sobre lo mismo. — 
1794. 

Memoria a S. M. el Sr. Don Carlos IV sobre lo mismo. — 
1795. 

Memoria al Sr. Don Carlos IV sobre el propio asunto. — 
1796. 

Fué Ministro de Hacienda en tiempo de grandes apuros y ca- 

82 



lamidades, y así todos sus cuidados iban dirigidos a discurrir ar- 
bitrios con que satisfacer los gastos exorbitantes de la guerra. En- 
tre estos arbitrios, unos hay dignos de alabanza, porque significan 
una útil o necesaria reforma, y otros merecedores de áspera cen- 
sura, por ser imaginarios o perjudiciales. Contamos en el número 
de los primeros la ampliación de las rentas provinciales al estado 
eclesiástico, la supresión de las exenciones particulares de tribu- 
tos, la venta de los bienes de fundaciones y obras pías, etc. ; y en- 
tre los segundos la prohibición de extraer plata del Reino, los do- 
nativos patrióticos, el recargo de la sal, la imposición de la alca- 
bala a los géneros y efectos extranjeros, sustituyendo a los dere- 
chos de arancel el 14 por 100 en todas sus ventas y reventas, la emi- 
sión de nuevos vales, el aumento de las rentas menores estancadas 
y otros semejantes. Gardoqui llevó a efecto la idea de su antecesor 
Lerena, de plantear una secretaría de balanza, y creó el fondo de 
atnortización^ como medio de sostener el vacilante crédito de los 
vales reales. Inserta las Memorias de Gardoqui, Canga Arguelles, 
Diccionario de Hacienda, tomo II, págs. 165, 169, 171 y 172. 

211. Generes (D. Miguel Dámaso). — Reflexiones políti- 
cas y económicas sobre la población, agricultura, artes, fábri- 
cas y comercio del reino de Aragón. Precédeles una breve des- 
cripción geográfica natural del mismo reino. Escribiólas su 
autor..., Sacerdote aragonés, Doctor en Sagrada Teología de 
la Universidad de Zaragoza. — Madrid, 1793 ; 4.° 

De este libro, dice Latasa : Bibliotua nueva, tomo IV, pági- 
na 310. que no carece de mérito. 

212. Genzor López de Pereda (D. José). — Ordenaciones 
que han de guardar los maestros y artífices de toda suerte de 
paños, bayetas, sarguetas, estameñas, cordellates, mantas y 
más géneros de lanas que se trabajan en la villa de Gelsa. — 
Zaragoza, 1728 ; un tomo 4." 

Explicación de planes para dar riegos, así de las aguas del 
río Ebro como del Gallego y otros. (Ms.) 

Papeles varios que promueven ila industria de Aragón. 

El autor procura excitar a los fabricantes en sus Ordenaciones 
a que por medio de sus industrias y manufacturas hagan florecien- 
te el comercio, y lo persuade con razones y con ejemplos, bien que 
no fuesen los gremios y ordenanzas gremiales los medios adecua- 
dos al logro de su deseo. La explicación aumenta el escaso caudal 

83 



de noticias que poseemos tocantes a la manera de aprovechar las 
aguas de nuestros ríos en beneficio de la agricultura ; y los Pape- 
les siempre serán útiles para ilustrar la historia de nuestro indus- 
tria y comercio. V. Latasa: Biblioteca nueva, tomo V, págs. 190 
y 191. 

213. GiGixTA (Miguel de). — Tratado de remedio de po- 
bres. — Coimbra, 1579 ; un tomo 8.° 

Exhortación a la compasión de los pobres. — Un tomo 8.° 
Según D. Nicolás Antonio, hay otras dos ediciones de Madrid 
y Zaragoza, 1584 ; un tomo 16.° 

Cadena de oro del remedio de los pobres. — Perpiñán, 1584; 
un tomo 8.° 

Atalaya de caridad. — Zaragoza, 1587; un tomo 8." 

Memorial para el recogimiento de dos pobres. — (Ms.) 

Escribe para mediar en la controversia suscitada años antes 
entre los Padres Soto y Medina, y así expone su doctrina sobre la 
policía de los pobres con timidez. Desea remediar los desórdenes 
de la mendicidad, y propone para ello establecer casas de miseri- 
cordia adonde nadie sea llevado por fuerza, ni obligado sino indi- 
rectamente al trabajo. Llama impía la orden que se quiso dar en 
tiempo de Felipe II para desterrar a los mendigos extranjeros y 
poner cierto límite contra su voluntad a los naturales ; de manera 
que Giginta aplaude le reformación con el Padre Medina y la vi- 
tupera con el Padre Soto. En el Memorial se muestra más explíci- 
to, porque propone la fundación en cada pueblo de una casa de 
misericordia donde se alberguen los pobres, se les haga trabajar en 
cuanto puedan, salgan a pedir limosna y se predique que nadie la 
dé a los vagabundos. D. Nicolás Antonio cita las obras impresas, 
pero no el Ms. V. Torres Amat : Escritores catalanes. 

214. GiLBAO Y Castro (Miguel Ángel). — Impulsos a la 
ejecución del bien común de España, en discurso breve sobre 
el riego que se ha de sacar del río Júcar para más de sesenta 
términos y cuarenta ¡leguas de distrito del reino de Valencia. — 
Valencia, 1652; fol. 

El autor logró llamar la atención de Felipe IV hacia su proyec- 
to, hasta el punto de mandar que se formase una junta para tra- 
tar de su ejecución, bien que no haya tenido más consecuencia. 
Los libros de esta Naturaleza son de grandísima importancia en to- 
das partes, y principalmente en España, donde la fertilidad natural 

84 



del terreno se halla comprimida por la falta de lluvias abundantes, a 
lo menos en las feraces campiñas de Mediodía. El estudio de los 
medios adecuados a satisfacer semejante necesidad, aprovechando 
para el riego las aguas de nuestros ríos, redundará en notorio be- 
neficio de la agricultura. Citan este curioso libro : Rodríguez, Bi- 
blioteca Valentina, y Ximeno, Escritores del reina de Valencia. 

215. González (Sebastián). — Valor, ley y peso de las mo- 
nedas antiguas de plata de Castilla, y arbitrio para d consu- 
mo del vellón. — Madrid, 1658. 

Tenemos noticias de este libro por D. Nicolás Antonio, quien 
nada añade al título para ilustración de los curiosos. 

216. González (D. Tomás). — ^Censo de población de las 
provincias y partidos de la corona de Castilla en el siglo xvi, 
con varios apéndices para completar la del resto de la Pen- 
ínsula y formar el juicio comparativo con la del anterior y 
siguiente, según resulta de los libros y registros que se cus- 
todian en el Real Archivo de Simancas. — Madrid, 1829; un 
tomo fol. 

Noticia histórica documentada de las célebres minas de 
Guadalcanal, desde su descubrimiento en 1555 hasta que de- 
jaron de labrarse por cuenta de la Real Hacienda. Madrid, 
1831; dos tomos 4." 

El Censo, es una colección de datos fidedignos que ilustran mu- 
chos puntos obscuros de nuestra historia económica y fijan la ver- 
dadera población de España en el siglo xvi, tan ponderada por 
nuestros escritores políticos de los tiempos pasados y aun presen- 
tes. La Noticia histórica es un libro donde se contienen noticias 
asimismo auténticas respecto a las labores y productos de aquellas 
riquísimas minas ; con lo cual se demuestra que la abundancia de 
metales preciosos no procedían tan sólo de los grandes tesoros de 
las Indias. Cítanse estos libros, aunque tan modernos, porque nada 
contienen que sea original, ni aprovechan sino como trabajos an^ 
tiguos 

217. González de Ayala (Mateo). — Discurso breve sobre 
la reducción de la moneda a mejor forma, y reparo del daño 
conocido en España por haberle sacado la plata y oro, por 
el Doctor... (Ms.) 

85 



Papel de fecha incierta, aunque seguramente poco posterior al 
año 1626. Contiene buenas doctrinas sobre el valor de la moneda 
y, lo que más recomienda al autor, es su propósito de uniformar 
la moneda en todos los reinos de España. 

218. González de Cellorigo (Martín). — Memoriales del 
Licenciado. . . — 1600. 

El primero, De la política necesaria y útil restauración a la re- 
pública de España y estados de ella y desempeño U7iivcrsal de. es- 
tos reinos ; el segundo y tercero, sobre moriscos. Es uno de los 
políticos más notables de su tiempo. La doctrina de los Memoria- 
les excede en mucho a la común opinión puesto que el autor pre- 
senta ideas nuevas y claras acerca del trabajo, oro y plata, agri- 
cultura, industria, ministerio y utilidad de la moneda, daños de la 
amortización civil, población y otros asuntos principales de la eco- 
nomía pública. El espíritu, fatigado con la lectura de tantos erro- 
rres esparcidos por los libros de nuestros políticos y arbitristas,' 
descansa contemplando las verdades que González de Cellorigo ex- 
pone con naturalidad y sencillez dignas de envidia. Paga ciertamen- 
te de cuando en cuando su tributo al siglo ; pero casi siempre se 
muestra superior a sus contemporáneos. D. Nicolás Antonio cita 
con mucha impropiedad el nombre de este escritor, y las noticias 
que nos transmite de sus obras son pocas e inexactas. 

219. Gonzalo (Arias). — Memorial en defensa de Jas mu- 
jeres de España, y de los vestidos y adornos que usan. — Lis- 
boa, 1636; 4.° 

Citado por D. Nicolás Antonio, 

220. Gracián Serrano y Mañero (José). — Manifiesto con- 
vencimiento de los daños que padece el reino de Aragón y ar- 
bitrios para su remedio, y acertado acuerdo de los cuatro 
ilustrísimos estamentos de la Junta de brazos del mismo rei- 
no. — Zaragoza; fol. 

Exhortación a los aragoneses al remedio de sus calamida- 
des, escrita por Marcelo Navacuchi, Secretario de estado de 
la gran República de Venecia, traducida al idioma español 
por Ramón de Peguera, natural del Principado de Cataluña, 
que da a luz pública José Gracián Serrano y Mañero, y dedica 
a los cuatro ilustrísimos estados del Reino de Aragón, en su 

86 



nobilísimo Congreso para el nuevo establecimiento del comer- 
cio. — Zaragoza, 1684; un tomo 4." 

En el Manifiesto, el autor vitupera el desarreglo de las aduanas, 
clama por la prohibición de los géneros extranjeros y porque no 
se permita a los franceses abrir tiendas o tener lonjas en daño de 
los naturales. En la Exhortación, Gracián Serrano combate las 
doctrinas del doctor Diego José Dormer, expuestas en sus Discur- 
sos históricos y políticos, y se muestra acérrimo partidario del sis- 
tema prohibitivo. Parte del principio que la riqueza de las naciones 
consiste en la abundancia del dinero y no retrocede delante de nin- 
guna consecuencia. Ni la tasa de los géneros y frutos, ni las penas 
gravísimas, ni las restricciones del comercio interior templan su 
lógica inflexible. En el arrebato de su celo exclama que sería pre- 
ferible que los españoles anduvieran vestidos de pieles a usar telas 
y ropas extranjeras. Explica con claridad ciertos fenómenos eco- 
nómicos, y extracta el memorial de Damián de Olivares sobre las 
antiguas fábricas de Toledo. V. Latasa, Biblioteca nueva, tomo III, 
página 622. 

221. Graef (D. Juan Enrique). — Discursos mercuriales. 
Memoria sobre la agricultura, marina, comercio, artes libe- 
rales y mecánicas. — Madrid, 1755; un tomo 8.° 

Es una obra periódica que suministra buenas noticias tocantes 
a los puntos que indica el título referido. Son dignos de ser consul- 
tados un discurso histórico sobre el comercio en general ; otro so- 
bre el cultivo de los linos en Galicia ; otro sobre la sequedad natu- 
ral de España y modo de repararla ; otro sobre la pesca y salazón 
del arenque en Holanda, etc. 

222. Granell (Pedro Teodoro). — Sentir de la Junta que 
el Excmo. Marqués de Villagarcía, Virrey y Capitán general 
de Ja ciudad y reino de Valencia, mandó formar de orden de 
Su Majestad sobre si son lícitos los cambios de Medina del 
Campo del modo que hoy corren en Valencia ; y en caso de 
no serlo, qué contratos podían practicarse en este Reino en 
lugar de los cambios. — Valencia, 1705; fol. 

Parece que examina la cuestión por su lado moral ; pero pue- 
de ser útil el libro como un medio de averiguar el estado del co- 
mercio en España a principios del siglo xvi. Cítanlo : Rodríguez, 
Biblioteca Valentina, y Ximeno, Escritores del reina de Valencia. 

87 



223. Grau y Monfalcón (D. Juan). — Memorial informa- 
torio al Rey N. S. sobre las pretensiones de la ciudad de Ma- 
nila y demás vecinos y moradores de las islas Filipinas atl co- 
mercio con la Nueva España, 

Pertenece a la mitad del siglo xvii. Contiene muchos pormeno- 
res muy curiosos acerca de aquel comercio, y en medio de algunos 
errores económicos propios de su tiempo, el autor vitupera los 
desaciertos y abusos del gobierno que, limitando el trato, causa- 
ban la ruina de aquellas apartadas regiones de Oriente. 

224. GuADALAjARA Y Javier (Fr. Marcos de). — Prodición y 
destierro de los moriscos de Castilla hasta el valle de Ricote, 
con las disensiones de los hermanos Jarifes y presa en Berbe- 
ría de la fuerza y puerto de Larache, por.., Religioso y Gene- 
ral historiador de la Orden de Ntra. Sra. del Carmen. Al prín- 
cipe N. S. Don Felipe IV de este nombre y Sermos. Infantes 
Don Carlos y Don Fernando. — Pamplona, 1614; un tomo 4.° 

Memorable expulsión y justísimo destierro de los moris- 
cos en España. — Pamplona, 1613 ; un tomo 4." 

Libros muy curiosos y de grande utilidad para formar juicio 
de las causas que produjeron esta rigurosa providencia, tan fu- 
nesta a la población y riqueza del Reino. Citanse en la BibLioteca, 
Hispana de D. Nicolás Antonio. 

225. Guardiola y Sáez (D. Lorenzo). — El Corregidor per- 
fecto y Juez exactamente dotado de las calidades necesarias 
y convenientes para el buen gobierno económico y político 
de los pueblos, y la más recta administración de la justicia 
en ellos, y avisado, entre otras cosas, de las muchas cargas 
y obligaciones de su oficio : conforme todo a las leyes divi- 
nas, derecho civil de España y reales resoluciones sobre la 
nueva planta y escala admirable de los Corregimientos y Al- 
caldías mayores de estos Reinos, por el Dr..., Abogado de 
los Reales Consejos y del Ilustre Colegio de esta Corte. — 
Madrid, 1785; un tomo 4.° 

Libro útil para conocer y juzgar el sistema económico de los 
pueblos en el siglo pasado, no tan sólo considerando los documen- 
tos oficiales que contiene, sino también las glosas y comentarios 
del autor. 



88 



226. GuELDA (Tomás). — Arbitrio para mayor beneficio y 
utilidad de las sisas de la ciudad de Valencia. — Va'lencia, 1670 ; 
folio. 

El arbitrio propuesto consistía en abrir un canal por donde pu- 
dieran subir las naves con toda su carga desde el Grao hasta cer- 
ca de la Alameda ; pensamiento acaso más acertado que el de Bar- 
bera, que promovió sin fruto la construcción de un muelle en dicha 
villa. Guelda tiene el mérito nada común en los arbitristas del si- 
glo XVII, de fundar la mejora de las rentas públicas en el aumen- 
'to progresivo de la riqueza general, y de imitar los buenos ejem- 
plos de Francia, Italia y Holanda en cuanto a la navegación in- 
terior. Cita este libro Ximeno : Escritores del reino de Valencia. 

227. Gutiérrez de los Ríos (Gaspar). — Noticia general 
para la estimación de las artes, por el Licenciado... — Madrid, 
1600 ; un tomo 4.*^ 

Trata largamente de la distinción entre las artes liberales y me- 
fcánicas, mostrando la excelencia de las primeras con grande eru- 
dición en letras divinas y humanas. La parte más curiosa e impor- 
tante de este libro consiste en su exhortación a la honra y favor de 
los que trabajan, contra los ociosos, donde procura combatir las 
preocupaciones del vulgo inclinado a la vida holgada, exponiendo 
todas las virtudes públicas y privadas que encierra el trabajo. Ci- 
tado por D. Nicolás Antonio. 

228. Gutiérrez de Tejada (D. Manuel). — Memoria sobre 
si convendrá o no la venta de los granos a peso, y no a medi- 
da, compuesta por.... Administrador del Real Pósito de esta 
villa.— Madrid, 1795. 

Hállase incluida en el tomo V de las Memorias de la Real Socie^ 
dad Económica de Madrid, que adjudicó el accésit al autor. Pon- 
dera los fraudes que se siguen de la venta al peso, y propone variar 
de sistema. Con este motivo discurre ligeramente sobre los per- 
juicios que causan a los labradores el medir mal los granos y la 
desigualdad de las medidas, y los daños consiguientes a la agri- 
cultura. 

229. GuzMÁN (Pedro de). — Bienes del honesto trabajo y 
daños de la ociosidad, en ocho discursos, por el P..., natural 
de Avila, Religioso de la Compañía de Jesús, Consultor, Ca- 
lificador del Santo Oficio de la Inquisición. — Madrid, 1614; 4.° 

89 



Libro de moral, donde con la autoridad de las divinas y huma- 
nas letras se prueban los bienes del trabajo y los males y peligros 
de la ociosidad. En el Discurso segundo, párrafo 8.", expone las 
leyes de España contra los ociosos, y con este motivo habla de los 
pobres fingidos, vagabundos, gitanos, falsos peregrinos y holga- 
zanes que poblaban la Corte. Recomienda la necesidad de aficio- 
narse a todo genero de industria para bien de la República, «por- 
que estando el Reino tan exhausto de gente que no llega a cuatro 
millones el número de sus habitantes, no se puede defender, gober- 
nar ni gozar, si la poca que queda no se aplica al trabajo y a la 
labor y cultura de la tierra.» Hállase este hbro citado en la Biblio- 
teca Hispana. 

230. Heras (Manuel de las). — Memorias históricas e inte- 
resantes sobre el valor de la plata y oro, no sólo en moneda, 
sino en pasta, ilevantando su precio en bien del comercio y de 
Aragón y de otros cabos de igual naturaleza : dirigidas al Ilus- 
trísimo Reino de Aragón, en su Junta de los cuatro brazos. — 
Zaragoza, sin año de impresión; un tomo fol. 

Discurso indicando varios remedios a los atrasos que pa- 
dece el Reino de Aragón. 

Citado por Latasa : Biblioteca nucva, tomo TU, pág. 229, sin 
ilustración ninguna. 

231. Heros Fernández (D. Juan Antonio). — ^Discurso so- 
bre el comercio, las utilidades, beneficios y opulencias qtie 
produce, los dignos objetos que ofrece para el bien de la pa- 
tria, el que ejercían los cinco gremios mayores de Madrid, 
participando todo el Reino de sus ventajas, y que es compa- 
tible el comercio con la primera nobleza, por.... Diputado di- 
rector de los mismos cinco gremios. — Madrid, 1775. 

Contiene buena doctrina y útil enseñanza en punto al comercio. 
Las ideas del autor, aunque en extremo inclinadas al sistema pro- 
hibitivo, no participan del culto supersticioso al oro y plata que 
otros escritores contemporáneos profesan. Aboga por la prohibi- 
ción, en cuanto espera por este camino llegar al fomento de la in- 
dustria nacional. La escuela proteccionista empieza a suceder a la 
antigua escuela mercantil en el reinado de Carlos IIL Publicáron- 
se estos discursos en el Semanario erudito de Valladares, Lo- 
mo XXVI, pág. 145. 

90 



232. Ib-\ñez (D. Pascual). — Disertación geográfica, políti- 
ca y económica de los pueblos del corregimiento de la ciuda i 
de Teruel, en que se señala el número de vecinos en cada uno, 
medios con que subsisten las escuelas de enseñanza que hay 
para la juventud de uno y otro sexo, el clima, la situación, 
extensión y calidades del terreno, empleo que se hace de él. 
frutos que se cultivan actualmente y cuáles se pudieran culti- 
var con mejores ventajas, consumo de ellos en el pueblo y 
salida que le da a los sobrantes. 

Fué premiada en 1795 conforme al programa de la Real So- 
ciedad Aragonesa publicado el año anterior. Es un estadística par- 
cial del Reino de Aragón, y como tal, digna de estimación y ala- 
banza. Hállase citada por Latasa: Bibliotgca nueva, tomo \'I, 
página 81. 

233. Ix.\R Portugal Mompalau y Escrivá (D, Onofre Vi- 
cente de). — Dudas sobre la económica. (Ms.) 

Es un papel político, escrito por los años 16S0, en el cual el 
autor se propone demostrar que la económica es ley ignorada de 
los antiguos y de introducción muy moderna. Cítalo Ximeno : Es- 
critores del reino de Valencia. 

234. Jorge y Galv.\x (D. Antonio). — Memoria sobre el fo- 
mento de diferentes ramos de agricultura y artes. 

Memoria sobre el empleo y destino de gente ociosa que 
vive con el pretexto de mendigos. 

El autor, que era docto Prelado, escribió, entre otras cosas pro- 
pias de su ministerio espiritual, algunas relativas al bien tempo- 
ral de los pueblos. Latasa : Biblioteca nuéi'a, tomo V, pág. 436, 
hace relación de sus escritos, de los cuales entresacamos las dos 
Memorias anteriores, por tratarse en ellas de materias económi- 
cas, sin poder añadir nuestro juicio, pues que nos son desconoci- 
das ; bien es verdad que sus títulos manifiestan el movimiento de 
las ideas que distingue el último periodo del siglo xvni, y cómo 
participaban de él juntamente la Iglesia y el Estado. 

235. Jo\'ELLANOS (D. Gaspar Melchor de). — Dictamen de 
la Junta formada de orden de S. M. para el examen y aproba- 
ción del proyecto de un Banco nacional. — 1782. 



91 



Dictamen de la Real Junta de Comercio en el expediente 
seguido sobre renovar o revocar la prohibición de la intro- 
ducción y uso de las muselinas. — 1784. 

Consulta de la Junta formada para la resolución de un ex- 
pediente sobre la necesidad de fomentar nuestra marina mer- 
cantil.— 1784. 

Informe a la Junta general de Comercio sobre la ilibertad 
de las artes.— 1785. 

Informe de la Sociedad Económica de esta Corte al Real 
y Supremo Consejo de Castilla en el expediente de la Ley 
agraria, extendido por su individuo de número el Sr..., a nom- 
bre de la Junta encargada de su formación y con arreglo a 
sus opiniones. — Madrid, 1794. 

El autor, a semejanza de nuestros mejores economistas del 
último tercio del siglo xviii, protestando de su amor a la libertad 
económica, defiende doctrinas y sustenta opiniones contrarias a 
este principio. En teoría aparece Jovellanos persuadido de las ver- 
dades de Smith y demás reformadores de su escuela ; mas en la 
práctica duda y vacila entre el antiguo y el moderno sistema, aun- 
que mostrándose más inclinado a la prohibición que a la libertad. 
Cuando más lucen las prendas de Jovellanos como economista es 
al censurar los gremios de artes y oficios, y cierto se le debe en 
gran parte la abolición de las trabas puestas a la industria. La Ley 
agraria es la obra de Jovellanos más conocida y acreditada en el 
mundo. Contiene excelente doctrina a cuya luz va examinando los 
obstáculos que entorpecían los progresos de la agricultura en su 
tiempo. Cae en algunos errores políticos y económicos propios del 
siglo ; pero en lo general merece alabanza, por el culto que rinde a 
la verdad y por la pureza del lenguaje y elegancia del estilo. V. Sem- 
pere : Biblioieca española, tomo III, pág. 131. 

236. Labrada (D. José Lucas). — Descripción económica 
del reino de Galicia, por la Junta de gobierno del Real Con- 
sulado de La Coruña. Su autor..., Secretario por S. M. del 
mismo cuerpo. De orden del Rey. — Ferrol, 1804; un tomo 
folio. 

Contiene datos curiosos e importantes sobre la población, agri- 
cultura, industria, comercio y navegación de aquella parte inte- 
grante de la corona de España. Abunda en observaciones juiciosas, 

92 



propone reformas convenientes, y en fin, es libro digno de ser con- 
sultado por el economista. 

237. LÁiNEz (Fr. José). — El privado cristiano deducido de 
las vidas de José y Daniel, que fueron balanzas de los validos 
en el fiel contraste del pueblo de Dios, que escribía al Exce- 
lentísimo Sr. D. Gaspar de Guzmán, Conde-Duque de Sanlú- 
car la Mayor, primer Ministro de Don Felipe IV el Grande, 
Rey Católico de las Españas y Emperador de América, el 
Mtro..., Predicador de S. M. de la Orden de San Agustín.— 
Madrid, 1641; un tomo fol. 

Libro de lectura indigesta, acomodado al gusto literario de su 
tiempo. En medio de los varios puntos político-morales que venti- 
la, consagra el autor un capítulo a los tributos, poco notable a la 
verdad en razón de su doctrina y no muy abundante en noticias 
tocantes al estado de las rentas públicos bajo la administración de 
su Mecenas. Cita esta misma edición el erudito D. Nicolás Antonio. 

238. Laporta (D. Francisco Luis). — Disertación que des- 
cribe las alteraciones de la española agricultura desde los días 
de Tubal hasta hoy. Demuestra jas causas c^ue han influido en 
su decadencia, refuta las de los falsos políticos, propone los 
remedios más seguros para levantarla a su mayor perfección, 
y termina con una clara y sencilla demostración de la utilidad 
de los bueyes sobre las muías para labrar los campos. Escrita 
por el Licenciado..., Abogado de los Reales Consejos y Ba- 
chiller en Filosofía, Teología y Leyes. — Valencia. 1793 ; 4." 

Libro de poca substancia. Todo lo que refuta a los falsos polí- 
ticos está comprendido en muy cortas razones encaminadas a ne- 
gar que la emigración de los españoles a la América y las expul- 
siones de moros y judíos hubiesen influido en la decadencia de 
nuestra agricultura. Advierte muy de paso el descuido de los la- 
bradores de Castilla, que no aprovechan para el riego las aguas de 
sus ríos, a imitación de los reinos de Murcia, Valencia, Aragón 
y parte de Cataluña, y entra en el examen del asunto principal, 
que es el destierro de las muías. 

239. Larruga (D. Eugenio). — Memorias políticas y eco- 
nómicas sobre Jos frutos, comercio, fábricas y minas de Es- 
paña.— Madrid, 1785-1800; 45 tomos 4.° 



93 



Repertorio muy importante de datos, noticias históricas y pro- 
videncias del Gobierno relativas al fomento de la riqueza en esta 
Monarquía. Muestra mejor que otro libro alguno la política eco- 
nómica seguida en España desde el reinado de Felipe II hasta el 
de Carlos III, y sobre toda la funesta influencia del sistema regla- 
mentario en la industria nacional, causa tal vez la más poderosa de 
su ruina. Citadas por Latasa : Biblioteca nu^vci, tomo VI, pági- 
na 89, quien supone publicado el tomo I en Madrid, 1787, y acaba 
en el XXV, con otros -más que no expresa. 

240. Lastanosa (D. Vicencio Juan de). — Tratado de la mo- 
neda jaquesa y otras de oro y plata del Reino de Aragón. — 
Zaragoza, 1681 ; 4.° 

Piedra de toque de la moneda jaquesa. 

Según escrite Latasa, Biblioteca rmeva, tomo III, pág. 614, 
el autor dio el original de este su segundo libro al archivo del Rei- 
no, y soHcitó licencia para imprimirlo. Es grande la autoridad de 
Lastanosa en la materia que forma el argumento de sus obras, e 
importa el estudio de ellas al conocimiento de nuestro antiguo sis- 
tema monetario, asi como para determinar las alteraciones en el 
valor de los metales preciosos. 

241. Leonardo y Argensola (D. Bartolomé Juan). — De 
cómo se remediarán los vicios de la Corte, y que no acuda a 
ella tanta gente inútil. 

Escribió este discurso a instancias de los Ministros que para tra- 
tar de este caso se juntaron el año 1600. V. Latasa : Biblioteca 
nueva^ pág. 471. 

242. Lerena (D. Pedro de). — Memoria del estado de la 
Real Hacienda en 1787. 

Memoria sobre la naturaleza de las rentas púMicas de Es- 
paña, número de empleados y sueldos que gozan. — ^1790. 

De la primera Memoria, tenemos noticia por Canga Arguelles, 
Diccionario de Hacienda, tomo I, pág. 282, de donde toma muchos 
datos tocantes a los consumos de España en aquel tiempo. La se- 
gunda es una cuenta o informe dado al Rey, en el cual se exami- 
nan una por una todas las rentas públicas, se discurre sobre los 
medios de mejorarlas y se compara su presente con su pasado. Le- 
rena tal vez carecía de alta penetración para ser un Ministro rege- 

94 



nerador de la Hacienda española, o acaso las circunstancias no fa- 
vorecían el desarrollo de todos sus pensamientos de reforma ; pero 
en cambio atendía escrupulosamente a introducir la economía en 
los gastos, la fidelidad e inteligencia en el manejo de los caudales, 
la justa proporción en las cargas, la administración en lugar de los 
arriendos, la regularidad en los servicios y la puntualidad y exac- 
titud en la satisfacción de todas las obligaciones y empeños del 
Tesoro, para lograr la consolidación del crédito público. Esta M(^- 
moria contiene un verdadero presupuesto de ingresos, útiles re- 
flexiones, estados y resúmenes curiosos y proyectos dignos de toda 
alabanza, como el de ir extinguiendo poco a poco los vales reales. 
Lerena fué quien imaginó en 178G plantear en España la oficina 
de balanza de comercio, que Gardoqui, su sucesor en el ministerio, 
llevó a cabo. Inserta dicha Memoria Canga Arguelles, Diccionario 
de Hacienda, tomo II, pág. 140. 

243. Leiza y Eraso (D. José de). — Discurso sobre abas- 
tos y su retención en Zaragoza. — Zaragoza, 1652; fol. 

Citado por Latasa : Biblioteca nueva, tomo III, pág. 601. 

244. Lezaux (D. Tomás Fermín de). — Recuerdos políticos 
de diferentes antiguas rentas y tributos reales del Reino de 
Aragón, y forma de su reparto. (Ms.) 

Origen de las monedas, sus inventores, metales y otras 
cosas de que se han formado en distintos tiempos : su perfec- 
ción, su curso en España desde los siglos más antiguos, con 
noticias particulares de Aragón tocante a estos asuntos. (Ms.) 

Tratado de las monedas jaquesas de Sobrarbe y Aragón, 
de su origen, curso, alteraciones y providencias para su per- 
petuidad, tanto de las de cobre ligado con plata, como de las 
de plata y de oro, con el valor que han tenido en distintos tiem- 
pos. (Ms.) 

La primera de estas obras tiene grande utilidad para estudiar 
la historia de nuesta Hacienda pública, y las dos restantes pueden 
aprovechar para el conocimiento del sistema monetario usado en 
España desde la época más remota, calcular la estimación de los 
metales preciosos y juzgar los efectos de las mudanzas en el valor 
de las monedas, arbitrio ruinoso del que sin embargo usaron y 
abusaron con harta frecuencia los gobiernos de todo el mundo. 



95 



Lezaun escribió por los años 1770 a 1778, según Latasa, Bibliote- 
ca nueva, tomo V, págs. 278, y 279. 

245. LiÉVENA ( ). — Medios que propone el doctor... 

para que el Reino esté rico y próspero. (Ms.) 

Este papel pertenece al reinado de Felipe IV o Carlos II. Con- 
tiene doctrinas muy vulgares y propias de aquel tiempo. 

246. Lira (D. Manuel de). — Representación dirigida a 
Don Carlos II. 

Publicóse este papel por la vez primera en la obra intitulada 
Mémoires et considcrations smr le commerce et les finances d'Es- 
Pagne : Amsterdam, 1761 ; y lo sacó a luz vertido al castellano 
don Juan Sempere y Guarinos, que lo insertó en el tomo IV de su 
Biblioteca económica. El mérito principal deeste escrito consiste 
en lo atrevido de sus ideas para la reformación del comercio de Es- 
paña con las Indias, proponiéndose lograr su objeto con tres pro- 
videncias, a saber : I.'', fundar una Compañía general de comercio, 
convidando a entrar en ella a los ingleses, holandeses y demás na- 
ciones amigas y aliadas ; 2.^, asociar esta Compañía a las genera- 
les de Holanda e Inglaterra, y 3.^ relajar las leyes del Reino cuan- 
to fuere necesairo para que los socios extranjeros, sus comisiona- 
dos y familias disfrutasen de una moderada libertad de conciencia 
en los dominios españoles. 

247. LisÓN Y ViEDMA (D. Mateo de). — Discursos y apun- 
tamientos en que se tratan materias importantes del gobierno 
de la Monarquía, y de algunos daños que padece y de su 
remedio. — 1622, 

Memorial de la ciudad de Granada al Rey sobre el consu- 
mo de la moneda de vellón y otros puntos de hacienda. — 1627. 

.Siendo el autor Procurador por la ciudad de Granada, a las 
Cortes de Madrid en 1621, hizo una proposición al Reino sobre 
varias cosas tocantes al alivio de los vasallos ; la cual mereció tan 
favorable acogida, que se acordó elevar al Rey el memorial de los 
capítulos suplicados. Acabadas aquellas Cortes creyó conveniente 
Lisón imprimir el dicho memorial y añadir pruebas a su intento, 
formando todo ello los discursos citados, donde manifiesta muchos 
yerros y vicios de la Administración ; señala varias causas de la 
miseria pública, propone algunos remedios eficaces, pero obsti- 

96 



nándose en prohibir la entrada de las mercaderías extranjeras y 
en reclamar la observancia de las leyes suntuarias, con flaquezas por 
el estilo. En el Memorial se contienen muy buenas doctrinas y pru- 
dentes observaciones relativas a la naturaleza y valor de la moneda. 

248. LoiNAZ (D. Martin de). — Instrucción que, para la 
subrogación de ¡las rentas provinciales en una sola contribu- 
ción, dio... al Excmo. Sr. Marqués de la Ensenada. — Ma- 
drid, 1749. 

Este papel fué comprendido con otros semejantes en la Miscelér 
nea económica. Contiene noticias muy curiosas para apreciar la 
población y la riqueza de España a mediados del siglo xvni ; pero 
en cuanto al asunto principal del opúsculo, ni hay originalidad, ni 
sólidos fundamentos en la exposición de la doctrina, sino muestra 
de los buenos deseos del autor. 

249. LÓPEZ (Manuel). — Memorial sobre la salida grande 
(le la plata y entrada excesiva del vellón. 

Impreso sin fecha ni expresión de lugar. Parece correspondiente 
al reinado de Carlos II. Doctrina vulgar en su tiempo. 

250. LÓPEZ Caravantes (Francisco). — Razón de los ramos 
de Hacienda que S. M. tiene en este reino (del Perú), y lo que 
parece convenir para que se ajusten y liquiden. (Ms.) 

Parece ser de fines del siglo xvii. Enumera los distintos tribu- 
tos que estaban en uso en el reino del Perú por aquel tiempo, refie- 
re algunos excesos que se cometían al exigir y cobrar los derechos 
del almojarifazgo de mar y tierra, haciendo entrar los géneros fue- 
ra de registro o defraudando en el avalúo, y propone los medios 
que considera eficaces para mejorar la cuenta y razón de los cau- 
dales públicos. Hállase en la Colección de Muñoz, tomo XXXIV. 

251. LÓPEZ DE Haro (Fr. Damián). — Donativo Real del 
Mtro... Calificador del Santo Oficio, Definidor y Visitador del 
Orden de Redentores de la Santísima Trinidad, y exhortación 
religiosa a los pueblos de la amorosa y reciproca correspon- 
dencia que deben tener con su Principe y Señor natural, como 
el César con sus vasallos. Dirigida al Excmo. Sr. D. Gaspar 
de Guzmán, Duque de Sanlúcar, Marqués de Eliche, Condo 

97 



de Olivares, Sumiller de Corps de S. M. — Madrid, 1625; un 
tomo 4." 

Opúsculo escrito de orden del Rey para estimular a los españo- 
les exentos y acaudalados, al parecer poco dispuestos a concurrir 
con sus haciendas al donativo otorgado por el Reino en aquel año. 
Contiene algunas reflexiones, advertencias y consejos morales y 
políticos, pero es muy parco en doctrina tocante al gobierno y ad- 
ministración de la Monarquía. Da razón incompleta de esta obra 
don Nicolás Antonio. 

252. LÓPEZ Madera (Gregorio). — Voto sobre el vellón, del 
Licenciado... (Ms.) 

Papel del reinado de Felipe IV. Poca y mala doctrina. El eru- 
dito D. Nicolás Antonio, aunque enumera las diversas obras de 
este escritor, no hace mérito de la citada. 

253. LÓPEZ OsoRio (Juan). — Historia de Medina del Cam- 
po. (Ms.) 

Escribióse a principios del siglo xvii, o sea por los años 1615. 
Contiene muchas y muy interesantes noticias sobre la grandeza y 
contratación de las tan celebradas ferias de dicha villa. 

254. LÓPEZ DE Reino (Pedro). — Discursos políticos cris- 
tianos para el bien de estos reinos, por... — ^1624. 

Arbitrista vulgar e impertinente. 

255. LoRENTE (Juan Bautista). — Expediente fácil y prac- 
ticable para desempeñar la hacienda de la ilustre ciudad de 
Valencia de las muchas deudas que la oprimen en los atrasos 
de las pensiones de los censos que debe. — Valencia, 1685 ; 
folio. 

Cita esta obra Ximeno : Escritoras del reina de Valencia. ; alaba 
el propósito del autor, pero no indica los medios que discurrió para 
llevar su buen pensamiento a cabo 

256. Lozano (D. Bernardo). — Reflexión sobre las rentas 
gravadas en los comestibles bajo el nombre de millones. — 
1755. 



5»8 



Excelentes observaciones sobre el influjo de las contribuciones 
indirectas en la carestía de los alimentos y primeras materias, y 
por tanto de todos los productos de la industria. 

257. LuzÁN (D. Ignacio de). — Papel sobre el catastro. 
Proyecto para precaver la carestía del trigo. 

Pertenecen a la mitad del siglo xyiii, única noticia que de estos 
papeles nos suministra Latasa : Biblioteca nueva, tomo V, pá- 
gina 20. 

258. Llebres y Moporter (D. Juan). — Memoria instruc- 
tiva sobre el estado actual de la isla de Mallorca, y adelanta- 
miento de que es susceptible en los ramos de agricultura, in- 
dustria y comercio. — Madrid, 1787 ; 4.° 

Citado por Torres Amat: Escriioreí catalcL'^^es. 

259. LLor (D. José). — Expediente fácil y practicable para 
desempeñar y descargar ¡la ciudad de Valencia de las muchas 
deudas que la oprimen, sustituyendo, en lugar de ios censales 
a que hoy responde, otros tantos censos temporales y vitali- 
cios. — Valencia, 1669; fol. 

El título de esta obra no ofrece mucha novedad, ni excita mu- 
cho interés. El expediente es, en efecto, fácil y practicable, si se 
avienen los censualistas a la novación del contrato ; y si no se 
avienen, será una violencia a su derecho. Citan al autor: Rodrí- 
guez, Biblioteca Valentina, y Ximeno, Escritore.s. del Reina de Va- 
lencia. 

260. Macanaz (D. Melchor de). — Auxilios para bien go- 
bernar una Monarquía católica, o documentos que dicta la ex- 
periencia y aprueba la razón para que el Monarca merezca jus- 
tamente el nombre de grande ; obra que escribió y remitió des- 
de París al Rey N. Sr. Don Felipe V...— Madrid, 1789; un 
tomo 8.** 

Avisos políticos, máximas prudentes y remedios universa- 
les que dicta la experiencia y remite al Sr. Don Fernando 
el VI en el principio de su reinado, para que su práctica res- 
tablezca la decadencia de la Monarquía española de los innu- 
merables males que padece. 



99 



Representación al Sr, Rey Don Felipe expresando los no- 
torios males que causa la despoblación de España y otros da- 
ños sumamente atendibles y dignos de reparo. 

Noticias particulares para la historia política de España, 
etcétera. 

Estos y otros opúsculos de Macanaz, parte de los cuales se ha- 
llan inéditos, y parte publicados en el Semanario erudito de Valla- 
dares, tomos V, pág. 215, y VIII, pág. 217, muestran que aquel 
famoso Ministro era poco versado en la ciencia económica, pues si 
bien importaba su lectura para conocer el giro de las ideas y las 
máximas de gobierno de aquel tiempo, nada enseñan ni hacen ade- 
lantar un paso a las doctrinas. Muchos apego al sistema de Colbert, 
mucho amor al oro y plata y mucho odio al comercio pasivo, por- 
que menguaba nuestros metales preciosos. Declama el autor con- 
tra el exceso de religiones y reHgiosos y el número exorbitante 
de clérigos seculares ; pero, ni la grande cantidad de sus bienes le 
inspira un pensamiento favorable a la desamortización, ni la cre- 
cida población de las iglesias, monasterios y conventos le sugiere 
otra idea que la de lamentar el celibato de tanta gente. 

261. Malcorra y Azanza (D. Antonio Zacarías de). — Del 
comercio de los romanos, desde la primera guerra de Cartago 
hasta Constantino el Magno, por..., Secretario de las clases 
de artes y oficios de la Real Sociedad Económica de Vallado- 
lid, Oficial de la Contaduría principal de la misma y agregado 
a la de ejército de Valencia. — Valencia, 1798; un tomo fol. 

Es una erudita impugnación de la obra que Mr. Huet escribió 
de orden del famoso ministro Colbert y publicó con el título de 
Histoire du commerce et. de la. navigaiion des anciens. Nuestro 
autor pretende demostrar que los romanos, por necesidad, por 
educación, por principio de gobierno y por ejemplo de vecinos, no 
eran ni podían ser en su primera edad un pueblo comerciante ; que 
su pasión dominante fué la guerra y la piratería ; que ignoraban las 
bellas artes, letras y ciencias ; que ejercitaban solamente los minis- 
terios industriales propios de naciones pobres y belicosas ; que 
no tenían cultura ni policía en el uso de la moneda de oro y plata ; 
que no conocían el arte de construir bajeles y eran imperitos en 
la navegación. Desde la primera guerra púnica hasta la batalla de 
Accio, no brillan los romanos por sus leyes políticas, sino que les 
preocupan pensamientos orgullosos, miran con menosprecio los 



ICO 



pueblos comerciantes, aborrecen el mar, desdeñan el comercio y 
la navegación y sólo piensan en enriquecerse con los despojos de 
todo el mundo que oprimen con sus armas. En el tercer período 
pinta el autor la decadencia de la agricultura, la despoblación de 
Italia, los progresos del lujo y la corrupción de las costumbres. 
El comercio interior se limita a procurar el abastecimiento de 
Roma y la satisfacción de los placeres y caprichos de los opulen- 
tos ciudadanos, mientras que las leyes relativas a las artes y co- 
mercio contribuían a debilitar el tráfico, envileciendo el trabajo. 
Los tributos exorbitantes, las frecuentes alteraciones de la mone- 
da, la confiscación de las tierras en beneficio de las legiones ven- 
cedoras en tantas guerras civiles ; la opresión y tiranía del gobier- 
no, todo contribuyó a sofocar los gérmenes de prosperidad y rique- 
za. El comercio exterior era puramente pasivo. Los romanos pa- 
gaban con el oro y plata de sus presas los aromas y ungüentos de 
la Arabia, las perlas y piedras preciosas del Oriente, la seda y 
telas de las Indias, los vinos de Chipre, Falerno y otras partes, los 
trigos del Egipto y Sicilia, etc. ; y así, tan pronto como declinó su 
poder, cayeron en la más profunda miseria. Es ciertamente el li- 
bro de Malcorra digno de toda estimación y alabanza ; y aunque 
debe el lector prudente reservarse su criterio en ciertos puntos, no 
menoscaba este consejo el mérito indisputable de la obra. 

262. Malo de Luque (D. Eduardo). — Historia política de 
líos establecimientos ultramarinos de las naciones europeas. — 
Madrid, 1784^1790 ; cinco tomos 8.* 

El autor verdadero de esta obra es el Duque de Almodóvar. 
Aunque se aprovecha en gran manera de los trabajos del abate 
Raynal, no carece de originalidad y de mérito propio, sobre todo 
en la parte española. Abunda en noticias relativas a las produccio-» 
nes, industria y comercio de los pueblos que los europeos conquis- 
taron en Asia y América. V. Sempere : Biblioteca española, 
tomo IV, pág. 1. 

263. Manojo de la Corte (....). — Pruébase que conviene 
reformar los precios de las cosas, por el Lie...; un tomo 8.' 

Este opúsculo, al qu9, por carecer de portada, no podemos se- 
ñalar fecha ni lugar de impresión, parece corresponder al reinado 
de Felipe IV después de publicada la pragmática de 1628. Con- 
tiene doctrinas vulgares acerca de la tasa de los mantenimientos y 
mercaderías, así como otras análogas en punto a la alteración de 
las monedas. 



lOI 



26i. Manrique (Fr. Ángel). — Discurso sobre el socorro 
que puede hacer a S. M. el estado eclesiástico. — Salamanca, 
1624; un tomo 4.° 

Hay otra edición de este libro con el titulo de Socorro que el es- 
tado eclesiástico, de España parece podía hacet al Rey N. S. en 
el aprieto de Hacienda en que hoy se halla, can menas, mengua de 
su inmunidad y a^utoridad y provecho suya y del Rein^^, dada a luz 
(si la memoria no nos es infiel) en Salamanca, 1642, un tomo 4." 
El autor prueba con graves razones que el estado eclesiástico era 
en su tiempo desproporcionado a la gente común ; manifiesta los 
daños que de ello se seguían a Dios y al Rey, propone la supresión 
de algunos conventos y beneficios por la voluntad libre de las mis- 
mas iglesias, y el ofrecimiento de todos sus bienes y rentas por vía 
de donativo o a manera de socorro para alivio de los pueblos. Aun- 
que el lenguaje del Obispo de Badajoz sea siempre templado, cual 
cumple a su pacífico ministerio, deja entrever los vicios del estado 
eclesiástico, que reprende con blandura y con cierto temor del si- 
glo. Don Nicolás Antonio cita la edición de 1642 con el título que 
aquí atribuímos a la de 1624. 

265. Mariana (P. Juan de). — De ponderibus et mensu- 
ris. — Toleti, 1599 ; un tomo 4.° 

Discurso sobre la moneda de vellón que al presente se la- 
bra en Castilla por mandado del Rey N. S., por el... — 1609. 
(Manuscrito.) 

El Discurso es una traducción del libro que con el título de Mo- 
nefce mutatione escribió y se publicó, juntamente con otros del 
mismo autor, en Colonia, año 1609. El P. Mariana reprende con 
acerada crítica los vicios de los Gobiernos contemporáneos, incli- 
nados a la continua alteración de las monedas, como si el Principe 
pudiese dar a su arbitrio la ley a los valores. Expone, de ordinario 
con acierto, la teoría de la moneda, examina los efectos de las va- 
rias mudanzas que refiere la historia, censura con vehemencia los 
abusos de los siglos pasados y muestra temores para lo venidero. 
No es maravilla que el autor recogiese amargos frutos de escri- 
bir con tanto desenfado. V. la Biblioteca Hispana de D. Nicolás 
Antonio. 

266. Marín y Borda (D. Manuel José). — Memoria sobre 
los medios que pudieran ponerse en práctica para desterrar la 
costumbre que hay en muchos pueblos de acudir en tropas las 

I02 



mujeres y los muchachos a pedir limosna a los forasteros. — 
Madrid, 1784; un tomo 4.° mayor. 

El autor razona bien en punto a la causa de esta vergonzosa co»- 
costumbre, y propone los medios de corregirla y extirparla ; y 
aunque no todos son acertados, debe agradecérsele que insista en 
la importancia que tiene la instrucción popular. Sus doctrinas son 
un reflejo de las de Campomanes. V. Azcoitia: Riego. 

267. MÁRQUEZ (Fr. Juan). — El gobernador cristiano, de- 
ducido de las vidas de Moisés y Josué, príncipes del pueblo 
de Dios, por el Mtro..., de ila Orden de San Agustín, predica- 
dor de la Majestad del Rey Don Felipe III, Catedrático de 
vísperas de Teología de la Universidad de Salamanca. — Sala- 
manca, 1612; un tomo fol.— Ibid., 1619.— Amberes, 1625.— Al- 
calá, 1634.— Madrid, 1640.— Bruselas, 1664.— Madrid, 1773; 
dos tomos 4.° — Publicóse traducido al italiano en Ñapóles, 
1646. 

Libro de moral y política al mismo tiempo, escrito como otros 
varios por el estilo, en oposición al Principe de Maquiavelo. Con- 
tiene un solo capítulo interesante al economista, donde el autor ex- 
pone con lucidez la teoría de la moneda y examina con buen cri- 
terio las principales cuestiones prácticas que a ello se refieren. 
V. Biblioteca Hispana de D. Nicolás Antonio. 

268. Martínez (Fr. Juan). — Discursos políticos, por el 
P. Mtro...— 1664. 

Escribió para combatir el establecimiento de las contribuciones 
sobre la molienda del grano en subrogación de las rentas provin- 
ciales. No tenemos más noticias de este libro y su autor que las 
contenidas en el articulo Dantiny. 

269. Martínez Amileta (Andrés). — Discurso de ilas con- 
veniencias y acrecentamiento que tendrán los Reales Teso- 
ros con el crecimiento del valor del oro y de la plata. — Re- 
yes, 1632. 

El título manifiesta que el autor era de la ralea de los arbitris- 
tas comunes en el siglo xvii. 

103 



270. Martínez de la Mata (Francisco). — Memoriales o 
discursos de..., natural de Motril, hermaiio de la Tercera Or- 
den de Penitentes, siervo de los pobres afligidos, en razón 
del remedio de la despoblación, pobreza y esterilidad de Es- 
paña, y el medio como se ha de desempeñar ía Real Hacien- 
da y la de los vasallos. 

Publicáronse estos Discursos o Memoriales a mediados del si- 
glo xvii. Son ocho, o por mejor decir nueve, con el Epítome del 
mismo autor. Martínez de la Mata participa del error común que 
consistía en librar la restauración de España en dictar providencias 
para prohibir la introducción de mercaderías extranjeras, estan- 
car en el Reino todo el oro y plata de las Indias, expulsar a las 
gentes extrañas que venían a ocuparse en tratos y oficios privan- 
do de sus ganancias a los naturales, y otras semejantes ; pero 
discurre bien y algunas veces explica ciertos fenómenos de la 
economía política con ingenio agudo y penetrante. La produc- 
ción de la riqueza, la circulación, el consumo y otros graves 
puntos de la ciencia están expuestos con maravillosa facilidad, aun- 
que suelen las preocupaciones vulgares atajar el vuelo de su pen- 
samiento. Campom.anes reimprimió dichos Discursos en su Apén- 
dice a la educación popular, parte primera, pág. 443, y parte cuar- 
ta, pág. 1 y siguientes, si bien creyó prudente no reproducirlos con 
entera fidelidad, sino suprimir o moderar algunos pasajes del ori- 
ginal que le parecieron demasiado libres o acerbos ; y Sempere los 
extracta en la Biblioteca económico política, tomo III. 

271. Matanegui (Abate). — Cartas críticas del..., por las 
que se conocen los errores que cometen los hombres con más 
frecuencia. — Madrid, 1793; un tomo 8.° mayor. 

Libro de buena doctrina. Trata en la carta novena de la ferti- 
lidad y riqueza de España según la describen los historiadores y 
geógrafos antiguos, y pondera su abundancia en oro y plata, ca- 
ballos, géneros y frutos, fiando demasiado en el testimonio de nues- 
tras crónicas de la Edad Media. Discurre con acierto en punto a 
la población ; calcula que España tiene a lo sumo once millones 
de habitantes y puede sostener veinticinco ; dice que el verdadero 
medio de fomentar la población es perfeccionar la agricultura, ar- 
tes y comercio, haciendo comprender a cada uno el grande interés 
y propia utilidad de su aplicación al trabajo ; demuestra que un 
millón de almas que se aumenten dan mayores ingresos al Tesoro 
que todas las minas de la América española ; añade que este aumen- 



104 



to se logra cuando hay medios suficientes, o siempre que causas 
extrañas no lo frustran o desvanecen ; niega que la despoblación 
de España provenga de las guerras incesantes, de las expulsiones 
de judíos y moriscos, de la emigración de las gentes a las Indias y 
del número excesivo de eclesiásticos ; insiste que en la causa ver- 
dadera es la escasez o falta de subsistencias ; refuta la opinión de 
los extranjeros que atribuyen la pobreza de los españoles a su na- 
tural flojedad y pereza ; propone medios acertados para lograr el 
restablecimiento simultáneo de la agricultura, artes y comercio : 
recomienda la introducción de las máquinas, la construcción de 
caminos y canales y la aplicación de los mejores métodos de la- 
branza, así como la reforma del sistema de contribuciones, y pro- 
fesa las doctrinas de Colbert en todo lo relativo a la balanza mer- 
cantil. Aparte de esta preocupación, común en su tiempo, contiene 
dicho libro excelentes máximas de economía política que el autor 
desenvuelve con claridad y profundo conocimiento de los males 
de España y sus eficaces remedios. 

272. Matecóx de Arce (D. Vicente). — V. Alcalá Ga- 

LIANO. 

273. Maurueza Barreda y Méndez (D. Miguel). — ^Abun- 
dancia de comestibles que a moderados precios tendrá Espa- 
ña con la extinción de las muías y restablecimiento del ga- 
nado boyal y caballar en la labranza y conducciones de fru- 
tos. Discurso que servirá de adición al tratado de agricu'ltu- 
ra intitulado Despertador de Juan de Arrieta; por..., natural 
de la ciudad de León, oriundo de la villa de Colindres y del 
valle y casa de Nuestra Señora de Maurueza en el M. N. y 
M. L. Señorío de Vizcaya, y vecino de la Imperial Villa de 
Madrid.— Madrid, 1790; un tomo 8." mayor. 

Libro lleno de errores y preocupaciones vulgares, según se in- 
fiere de su título. Aparte de la cuestión relativa a sustituir en las 
labores del campo el ganado mular con el boyal (cosa que depende 
de la calidad de los terrenos y extensión de las labranzas), sostie- 
ne el autor que toda riqueza no derivada de la tierra es falsa y apa- 
rente, y su valor inconstante y voluntario, sin exceptuar el oro y la 
plata ; que la debilidad, escasez, carestía y despoblación de España 
proceden del uso de las muías ; que debe prohibirse la matanza de 
terneros y terneras ; que los derechos que se pagan por rentas pro- 
vinciales no son causa de la falta de granos, pero sí de la carestía 
de los géneros y comestibles ; que la tasa general de granos y su 

icS 



comercio son igualmente perjudiciales a los labradores, porque de 
ambos modos se frustran las sabias providencias del Gobierno. El 
autor no tiene la menor idea de las alteraciones que experimenta el 
valor de los metales preciosos, y por eso arguye con los precios 
antiguos contra la exorbitancia de los modernos. 

274. Mayans (D. Gregorio). — Memorial al Rey en favor 
de los tejedores de Oliva. (Ms.) 

Antiguo comercio de los extranjeros en las costas de Es- 
paña. (Ms.) 

El erudito D. Gregorio Mayans no cultivó con predilección los 
estudios económico-políticos ; pero su grande ingenio e inmensa 
instrucción abonan cualquiera obra, grande o pequeña, que lleve su 
nombre, mayormente si el asunto se presta a investigaciones la- 
boriosas. Cita estos <dos Mss. Füster : Biblioteca Valenciana, 
tomo II, página 104. 

275. Medina (Fray Juan de). — La caridad discreta prac- 
ticada con los mendigos, y utilidades que íogra la república 
en su recogimiento, por el Rmo. Mtro... — Valladoüd, 1757; 
un tomo 4.° 

Publicóse este libro la primera vez con el título De la orden que 
en algunos pueblos de España se ha puesta en la limosna para el 
remedio de los verdaderos pobres. — Salamanca, 1545, por Juan de 
Junta : un tomo 4.° Está lleno de sana doctrina tocante a di- 
cho ramo de policía y buen gobierno, asentando el autor el princi- 
pio de que cada pueblo debe proveer el mantenimiento de sus po- 
bres y poner orden en la limosna, contra la opinión común y gra- 
ves autoridades que defendían ser opuesto a la moral y a la justicia 
y nocivo a todo espíritu de misericordia. Pondéranse las excelen- 
cias del honesto trabajo, así como los daños y peligros de la ocio- 
sidad y vagancia cubiertas con capa de pobreza. En fin, el Padre 
Medina es el antagonista del Padre Soto, y merece observarse 
que dos obras tan contrarias en la doctrina se hubiesen dado a luz 
en el mismo año, en el mismo lugar y por el mismo impresor. Ci- 
tado con mucho laconismo por D. Nicolás Antonio, y con más 
extensión por Sempere y Guarinos : Biblioteca económico-política, 
tomo I, quien inserta algunos pasajes y extracta otros de esta 
obra. 

276. Megino (D. Alberto de). — La demauxesia, aumen- 
tación del pueblo por los medios de procurar que no mueran 

io6 



cincuenta mil personas que, según un cálculo prudencial y 
bien formado, se pierden anualmente en las casas de expósi- 
tos, en los hospicios y en las cárceles de España. Es un tra- 
tado original de economía política, útil a todo buen patricio, 
escrito para el bien de la sociedad, por..., Caballero de la Real 
Orden de Carlos III, Socio de mérito literario de la de Za- 
ragoza, y Cónsul de S. M. C. y de S. M. Ja Reina Regente 
de Etruria en Venecia. — 1805; un tomo 4." 

En este libro se censuran y proponen medios de corregir los 
desórdenes y abusos de dichos establecimientos. Contiene datos y 
noticias curiosas sobre ellos ; y a pesar del título, la materia por 
el modo de tratarla el autor, pertenece más bien al orden adminis- 
trativo. 

277. MÉNDEZ Silva (Rodrigo). — Población general de Es- 
paña, sus trofeos, blasones y conquistas heroicas, descrip- 
ciones agradables, grandezas notables, excelencias gloriosas 
y sucesos memorables, con muchas y curiosas noticias, flores 
cogidas en el estimable jardín de la preciosa antigüedad, rea- 
les genealogías y catálogos de dignidades eclesiásticas y se- 
glares, por..., historiador de estos reinos, vecino de la coro- 
nada villa de Madrid, que saca a luz debajo de la protección 
de Manuel Cortizos de Villasante, Caballero de la Orden de 
Calatrava. — Madrid, 1645; un tomo fol. — Madrid, 1675; un 
tomo fol. 

Abunda en noticias geográficas y datos estadísticos sacados de 
varias obras antiguas y modernas, pero recogidos y compilados 
con tan escasa crítica, que son de poca autoridad para cualquier 
lector de consciencia. Da noticia de este libro D. Nicolás Antonio. 
Don José Pellicer y Ossou publicó una Censura al libra de pobla- 
ción de España escrito por Méndez Silva, del cual da breve noti- 
cia Latasa, Biblioteca nueva, tomo III, pág. 518. 

278. Mendo (P. Andrés). — Príncipe perfecto y Ministros 
ajustados, documentos políticos y morales, al Rey N. S., por 
el..., de lia Compañía de Jesús, calificador del Consejo de la 
Inquisición Suprema, lector de Teología y Sagrada Escritu- 
ra en Salamanca. — Madrid, 1657. — León (de Francia), 1662; 
dos tomos 4.° 



107 



Libro, según lo indica su título, más perteneciente a las cosas 
generales del gobierno que a la particular investigación de los prin- 
cipios en que descansa la ciencia de las riquezas. Sin embargo, 
cuando por acaso examina alguna cuestión de economía pública, 
el autor penetra en la materia con desembarazo y expone sus doc- 
trinas con acierto, como sucede en punto a tributos, moneda, adua- 
nas, etc. Da razón de este libro D. Nicolás Antonio. 

279. Mercado (Fr. Tomás de). — Tratos y contratos de 
mercaderes y tratantes discididos y determinados por el 
P. Presentado.... de la Orden de Predicadores. — Salamanca, 
1569: un tomo 4.^* 

Reimprimióse este libro eñ Sevilla dos veces, la primera en 1571 
y la segunda en 15S7, y fué traducido al italiano y publicado en 
Brescia en 1591. Es una obra de teología moral, cuyas doctrinas 
adolecen del vicio originario de falsear la naturaleza de los cam- 
bios y de la moneda ; pero útil para estudiar la naturaleza de los 
contratos más usuales en el comercio durante el siglo xvi, y cuno- 
so en cuanto contiene noticias no vulgares acerca de las famosas 
ferias de Burgos y Medina del Campo. Las tasas, usuras, prohibi- 
ciones y demás lugares comunes de nuestros antiguos políticos ha- 
llan cumplida defensa en el P. Mercado, y no le faltaij razones al 
autor con que legitimar el trato de los negros de Cabo Verde. 
V. Biblioteca Hispana. 

280. Mexía (Luis). — Apólogo de la ociosidad y el traba- 
jo, intitulado Fabricio Portundo, donde se trata con mara- 
villoso estilo de los grandes males de la ociosidad, y por el 
contrario, de los provecTios y bienes del trabajo, compuesto 
por el Protonotario..., glosado y moralizado por Francisco 
Cervantes de Salazar. — Alcalá de Henares, 1546 ; 4.° 

Si Miss Harriet Martineau ocupa justamente un lugar distin- 
guido entre los modernos economistas de Inglaterra por sus No- 
velas económico-'políticas, bien podemos con razón contar a Luis 
Mexia en el número de nuestros antiguos economistas, como autor 
del Apólogo de la aciasidad y el trabajo. Aparte del mérito lite- 
rario de este romance, merece llamar la atención del lector su bue- 
na doctrina. «La intención del autor — dice Francisco Cervantes 
Salazar, anotador y glosador del Apólogo — fué, debajo de sabro- 
sa especie de poesía, filosóficamente tratar los grandes provechos 
del trabajo, y por el contrario los daños de la ociosidad.» Es ver- 

io8 



dad que el argumento y moralidad de la fábula tienen por principal 
objeto ensalzar la virtud y corregir el vicio; pero no faltan adver- 
tencias y consejos para honrar y favorecer el trabajo de los labra- 
dores, artesanos y mercaderes, ni tampoco alguna demostración de 
los beneficios que de la industria humana reportan las repúblicas. 
Las glosas y comentarios de Cervantes Salazar no atañen a nues- 
tro asunto. 

281. Mexía de las Higueras (Diego). — Proposicio- 
nes de... 

Citado por Francisco Martínez de la Mata en su Epítome {Apén- 
dice a la educación popular, parte I, pág. 453). Campomanes no 
añade noticia alguna tocante a la persona y escritos del autor, y 
aunque otros economistas suelen invocar su autoridad, observamos 
que siempre acuden a lo citado por Martínez de la Mata. Por lo 
demás parece que Mexía de las Higueras pondera en su Discurso 
la antigua grandeza de ciertos lugares de Castilla y lamenta la 
miseria de su tiempo. Debió florecer en los reinados de Felipe III 
o Felipe IV. 

282. Miranda (D. Nicolás Alonso de). — Discurso sobre 
el estado y decadencia de los montes y plantíos y su restau- 
ración. 

Hállase en las Actas y memarias. de la Real Sociedad Econá- 
mica de Aviigos del País de la provincia de Segovia, tomo IV, pá- 
gina 219. — Poca y no buena doctrina. El autor se propone restau- 
rar los montes y plantíos por medio del sistema reglamentario, 
sin consideración alguna al derecho de propiedad. 

283. Moncada (Sancho de). — Riqueza firme y estable de 
España: Discurso primero del Doctor..., Catedrático de Sa- 
grada Escritura en la Universidad de Toledo. — Madrid, 
1619; 4." 

Población y aumento numeroso de la nación española : 
Discurso segundo, etc. 

España con moneda y plata : Discurso tercero, etc. 

Aumento perpetuo de las Rentas Reales de España : Dis- 
curso cuarto, etc. 

Mudanzas de alcabalas, útil al Rey N. S. y a España: Dis- 
curso quinto, etc. 



109 



Fin y extinción del servicio de millones, útil al Rey Nues- 
tro Señor : Discurso sexto, etc. 

Censura de las causas a que se carga el daño general de 
España: Discurso séptimo, etc. 

Expulsión de los gitanos : Segunda parte del discurso sép- 
timo, etc. 

Nueva e importante Universidad en la Corte de España: 
Discurso octavo, etc. 

Reimprimiéronse estos discursos y publicáronse con el título de 
Resta\uración política de España, y deseos públicos que escribid 
en ocho discursos el Doctor..., Madrid, 1746; 4.° El autor, en me- 
dio de juiciosas advertencias y sanos consejos para el buen gobier- 
no de la Monarquía, suelta la vena de su erudición contra los ex- 
tranjeros y libra la esperanza de remediar los daños de su patria 
en la vigorosa ejecución de las leyes encaminadas a detener y fijar 
en el Reino todo el oro y plata de las Indias. Es uno de nuestros 
más ardientes apologistas del sistema prohibitivo, y no vacila en 
invocar el auxilio de las censuras eclesiásticas y el rigor del Santo 
Oficio para reprimir el contrabando. Moneada, haciéndose eco de 
las preocupaciones vulgares en su tiempo, alcanzó fama inmere- 
cida ; y así suelen citarle como autoridad digna de todo respeto 
nuestros escritores políticos de los siglos xvji y xYHi. V. la Bi- 
blioteca Hispana y la Biblioteca española económico-polílica, 
tomo II. 

m 

284. MoNROY (D. José Mariano). — Beneficio del riego del 
rio Ebro desde el bocal llamado del Rey hasta el monte To- 
rrero de la ciudad de Zaragoza. — Zaragoza, 1765; un tomo 
folio. 

Pensamiento de un apasionado vasallo del Rey para ha- 
cer asequible la obra del riego a las cinco villas de Aragón, 
y creación de diez y ocho nuevas poblaciones que expone en 
este pliego, sin costar gasto al Real Erario ni que concurra 
el vasallo con desembolso alguno.— Madrid, 1768; un tomo 
folio. 

Papeles sobre la América en proyectos útiles al Estado 
y los naturales. (Ms.) 

Memorias político-económicas en beneficio del público de 
Zaragoza. (Ms.) 



no 



El autor fomentaba y sostenía el celo del gobierno, inclinado a 
favorecer las obras de riego y navegación. Otros escritores políti- 
cos menos afortunos clamaron por lo mismo, y no fueron escu- 
chados. Monroy, viviendo en el reinado de Carlos III y alcanzan- 
do el Ministerio de Floridablanca, debió experimentar el dulce con- 
■ suelo de contribuir con sus escritos a labrar la grandeza y prospe- 
ridad de su patria. La sabiduría del Gobierno le libraba de la nota 
infame de proyectista con que la ignorancia solía perseguir y cas- 
tigar a los hombres cuyo ingenio descollaba sobre el nivel común. 
De los Papeles y Memorias no tenemos más noticia que la mera 
indicación de Latasa : Biblioteca nueva, tomo V, pág. 304. 

285. MoNTER (D. Segismundo). — Manifiesto en que se de 
claran algunos motivos jurídicos y forales que persuaden la 
facultad política de las universidades en señalar precios, no 
sólo a los comestibles, sino también a las mercaderías que se 
exponen venales. — Zaragoza, 1677; fol. 

Libro que demuestra cómo la policía de los abastos puede pres- 
tar racional fundamento a un sistema completo de tasas y posturas 
que haga imposible todo género de industria y comercio. Cítase 
por Latasa: Biblioteca nueva, tomo IV, pág. 18L 

286. MoNTEscLAROs (Marqués de). — Papel sobre la Ha- 
cienda Real y administración de ella. (Ms.) 

Escrito a principios del siglo xyii. Contiene buenas noticias 
tocantes a las rentas del Perú y labores de sus minas, e inserta 
varias provisiones en las cuales se encarga a las autoridades que 
no se haga fuerza a los indios para que trabajen en ellas, antes 
sean por todos los medios justos y razonables atraídos y avecin- 
dados en las tierras inmediatas, con otras providencias de buen 
gobierno. Hállase en la Colección de Muñoz, tomo XXXIV. 

287. MoÑiNo (D. José). — V. Floridablanca. 

288. Mora y Jaraba (D. Pablo). — Celosas consideracio- 
nes sobre la política interior y exterior de España. (Ms.) 

Este opúsculo corresponde a la mitad del siglo xvin. Contie- 
ne mucha y excelente doctrina sobre el restablecimiento de nues- 
tra agricultura, artes y comercio ; y si bien flaquea el autor en pun- 
to a las leyes represivas del comercio con extranjeros, merece dis- 
culpa en gracia de sus aciertos. Ximeno no conoció este ms. Sem- 



III 



pere y Guarinos dicen que Mora y Jaraba, entre varias obras ms., 
tenía alg-unas acabadas que por su título parecen de carácter eco- 
nómico, a saber: Reforma política de España, Diserlacián política 
sobre la Mesta y Juicia sobre el Ubre comercio. V. BibLiote.ca es- 
pañola, tomo IV, pág. 119. 

289. Mota (Mendo de). — Informe al Rey sobre esclavos 
negros, por... y el Conde de Villanueva. (Ms.) 

Escrito en tiempo de Felipe III. Contiene noticias tocantes al 
comercio de esclavos negros que los portugueses hacían, sacándo- 
los de los reinos de Congo y Angola y de los ríos de Guinea, 
para venderlos en las Indias occidentales. Ponderan los autores la 
ganancia del tráfico, las utilidades que la Corona pudiera recibir 
de expedir licencias, la dificultad de impedir el fraude y la necesidad 
que tenían las Indias de gente para las labores del campo, por- 
que habían faltado los naturales y los españoles no se ocupaban en 
esta clase de trabajos. Hállase en la Coleccián de Muñoz, 
tomo XXXIV. 

290. Moya Torres y Velasco (D. Francisco Máximo 
de). — Manifiesto universal de los males envejecidos que Es- 
paña padece, y de las causas de que nacen, y de los remedios 
que a cada uno en su clase corresponden. — Madrid, 1717. 

Centón indigesto donde se llama la atención del Rey hacia los 
errores y abusos de la Administración ; y aunque trata el autor el 
asunto de una manera muy prolija, ni acierta al señalar la índole 
del mal. ni la eficacia del remedio. 

291. Muñoz (D. Antonio). — Discurso sobre Ja economía 
política. — Madrid, 1769; un tomo S.'' 

El verdadero nombre del autor, encubierto con el velo de este 
pseudónimo, es D. Enrique Ramos. Discurre con acierto sobre va- 
rios asuntos de economía política, señalando las vicisitudes que ha 
experimentado entre nosotros, y expone doctrinas dignas de toda 
alabanza. Tal vez yerra al dar una importancia excesiva a la agri- 
cultura, por donde se trasluce que no era indiferente a la escuela 
fisiocrática, ni es tampoco demasiado feliz al exponer su teoría del 
lujo y de la moneda ; pero en cambio sus ideas en punto a cultivo, 
población, comercio, rentas, etc., contienen grande y útilísima en- 
señanza. V. Sempere : Biblioteca española, tomo IV, pág. 134. 



112 



292. Murcia (D. Pedro Joaquín de). — Discurso político 
sobre la importancia y necesidad de los hospicios, casas de 
expósitos y hospitales que tienen todos los Estados, y parti- 
cularmente en España, por..., del Consejo de S. M. en el 
Supremo de Castilla, y Colector general de espo-lios y vacan- 
tes de las mitras del Reino, dedicado al Principe de la Paz. — 
Madrid, 1708; un tomo 4.° 

Contiene noticias interesantes sobre la decadencia de nuestra 
agricultura e industria, expone los daños y peligros de la ociosidad 
y vida vagabunda, nota el número excesivo de mendigos, recuerda 
las leyes y providencias que se dictaron en diversas ocasiones para 
atajar el mal, los proyectos que se formaron para fundar albergues 
de pobres, la historia de varios establecimientos de esta clase, los 
vicios y abusos de que adolecían y otros pormenores importantes 
a la economía y administración de los pueblos ; y por vía de apén- 
dice, inserta algunos documentos relativos al propio asunto. Es 
un libro útil, bien escrito y de provechosa enseñanza. 

293. MuzQUiz (D. Miguel de). — Memoria presentada al 
Sr. Don. Caflos III en 1769. 

Memoria o consulta hecha al Sr. Don Carlos III por una 
junta de Ministros en 1781. 

Memoria presentada al Sr. Don Carlos ITI en 1789. 

En la primera Memoria, el Ministro de Hacienda descubre los 
apuros del Real Erario en una época que el vulgo considera abun- 
dante en recursos y dichosa con los tesoros de la América. Nueva 
España producía entonces millón y medio de pesos, cuando los si- 
tuados no embarazaban la remesa de caudales. Muzquiz fiaba tan- 
to de la economía en las rentas públicas que según dice, «siendo 
prudente y bien entendida, hace temidos y respetados a muchos 
Soberanos.» La segunda Memoria procede de la Junta que el Rey 
mandó formar por consejo de Muzquiz, y así ésta como la tercera 
contienen datos y noticias de importancia, propuestas de antici- 
pos, negociaciones de fondos y otros medios secundarios. V, Dic- 
cionario de Hacienda, por Canga Arguelles, tomo II, págs. 135, 
136 y 138. 

294. Naranjo y Romero (D. Gaspar). — Antorcha que 
alumbra para empezar la restauración económica de España 
por medio de su comercio interior y fábricas de sus naturales, 



113 



que pone A. L. R. P. del Rey N. S. Don Felipe el Grande..., 
natural de la muy noble y muy leal ciudad de Sevilla. — Año 
1703. (Ms.) 

Excelente libro, por la copia de noticias y observaciones críticas 
que contiene tocantes al estado de nuestras fábricas y comercio en 
los siglos xvn y XVIII. El autor había viajado mucho por España, 
y en todas las cosas habla como hombre práctico y experimentado 
en los negocios. Enumera los frutos y mercaderías del Reino, cita 
los lugares antiguos y modernos de mayor fabricación, señala las 
pb^as principales de comercio, cuenta los productos de las Indias 
y expresa los géneros extranjeros que se introducían en el Reino. 
Pondera la grandeza pasada de las ciudades de Burgos, Sevilla y 
otras famosas por su industria, y la riqueza de las ferias de Medina 
del Campo, según los testimonios de Damián de Olivares, P. Mer- 
cado y demás políticos del siglo precedente. La doctrina del autor 
es un puro reflejo de la de Colbert, a quien venera en extremo. 
Profesa la máxima que lo que produce riquezas son las avtes que 
convierten en oro los propios frutos y materiales. Como medio de 
restaurar las artes en España propone la fiel observancia del sis- 
tema reglamentario, el rigor contra las mercaderías extranjeras 
y la formación de varias compañías de comercio. Toda la poLüiccL 
del mundo — dice — se ha reducida a aumentar, a dis7J2Ínuir comer' 
cios y cómo se ha de Levantar cada aual co.n la fábrica, del otro. De 
este falso principio deduce consecuencias lógicas, a saber : que no 
se permita la extracción de las materias primeras, a fin de que to- 
das los ganancias de elaboración, acarreo, venta, etc., queden en Es- 
paña ; que no se tolere el uso de ropas extranjeras ; que se guar- 
den y conserven en el Reino el oro y plata de las Indias, y lo de- 
más que se sigue del sistema de exportar sin importar. Llevado don 
Gaspar Naranjo del buen deseo de restablecer las fábricas nacio- 
nales, indica las manufacturas en que eran superiores los extranje- 
ros, los puntos donde podrían aclimatarse con más facilidad las se- 
mejantes y los medios de perfeccionar las existentes. De esta ma- 
nera entiende seguir el cambio de la prosperidad pública y lograr 
la restauración de las Rentas Reales. Aparte de los lunares que el 
colbertismo esparce de vez en cuando, la Antorcha es un libro de 
mucha erudición y útil enseñanza. 

295. Narbona (D. Eugenio). — Doctrina política y civil es- 
crita en aforismos, por el Doctor..., natural de Toledo. — Ma- 
drid, 1621; 8.° 

Reimprimióse este libro juntamente con el Del eanseja y con" 

114 



sejeros del príncipe de Furió Ceriol, en Madrid, 1779, 8.°, con una 
noticia de ambos escritores y advertencias que ilustran sus escri- 
tos, que puso D. Francisco Cerda y Rico, Contiene esta obra bue- 
nas máximas en orden a los tributos, aunque fundadas más bien 
en razones políticas que económicas. Da razón de ella D. Nicolás 
Antonio. 

296. Navarra y Rocafull (D. Melchor de). — Memorias 
para la fundación de una Casa de Moneda en la ciudad de 
Lima. (Ms.) 

Escribió a mediados del siglo xvii, entre varios libros y pape- 
les jurídicos y políticos, las Memorias referidas, las cuales agrada- 
ron tanto a S. M., que dio las órdenes convenientes para erigir 
dicha Casa de Moneda, comisionando al autor al efecto. V. Lata- 
sa : Biblioteca nueva, tomo IV, pág. 29. 

297. Navarro (Jerónimo). — Memorial y resolutoria sobre 
los daños que causan a la república y bien común, y señalada- 
mente a los pobres, los arrendadores de los frutos, salvando 
a los buenos. — Valencia, 1600; fol. 

Útil para conocer los graves males que se seguían a los pue- 
blos de arrendar las rentas públicas, autorizando los excesos y abu- 
sos de los particulares que tenían el cargo de su cobranza. V. Fus- 
ter : Biblioteca Valenciana. 

298. NiEREMBERG (P. Juan José). — ^Causa y remedio de los 
males públicos. — Madrid, 1642. 

Citado por D. Nicolás Antonio, con la advertencia de haber 
sido este libro traducido al francés y publicado en León, 1644 ; 8." 

299. NiFO (D. Francisco Mariano). — Diario curioso, eru- 
dito y comercial, público y económico. — Obra periódica, por 
D. Manuel Ruiz de Uribe.— Madrid, 1758. 

Diario curioso erudito, económico y comercial. — Obra pe- 
riódica.— Madrid, 1786. 

La Estafeta de Londres en varias cartas sobre el proceder 
de la Inglaterra en artes, ciencias, comercio, industria, ma- 
rina, etc.— Madrid, 1763.— Ibid., 1779. 

Correo general histórico, literario y económico de la Eu- 

115 



ropa (en continuación de la Estafeta de Londres), o Memorias 
sobre la agricultura, literatura, artes y comercio de Francia, 
Holanda, Alemania e Inglaterra, y particuilarmente de España. 

Nifo merece bien de la Economía política, no tanto, en verdad, 
como escritor original, cuanto como propagador infatigable de los 
conocimientos útiles al desarrollo de toda riqueza pública y priva- 
da. Dan extensas noticias de Nifo : Sempere, Biblioteca española,, 
tomo IV, pág. 145, y Latasa, Biblioteca nueva, tomo VI, pági- 
nas 278 y siguientes. 

'300. Normante y Carcaviella (Doctor D. Lorenzo). — 
Discurso sobre la utilidad de los conocimientos económico- 
políticos y la necesidad de su estudio metódico, compuesto por 
la Comisión de la Real Sociedad Aragonesa para la abertura 
de su enseñanza gratuita, que dijo al público el día 24 de oc- 
tubre de 1784.— Zaragoza, 1784; un tomo 4.° 

Proposiciones de economía civil y comercio sobre Jas cua- 
les ejercitarán en el septiembre de 1785 en la misma escuela 
de Zaragoza. — Zaragoza ; un tomo 4.° 

Espíritu del Sr. Melón en su ensayo político sobre el co- 
mercio, cuyas máximas político-económicas, modificadas en 
parte y reducidas a mejor orden, estuvieron dispuestos a ex- 
plicar y defender D. Dionisio Catalán, Bachiller en Jurispru- 
dencia, y D. Manuel Berdejo y Gil, en los días 22 y 24 de ju- 
lio de 1786. — Zaragoza ; un tomo 4.° 

Tiene el Doctor Normante el mérito de haber sido acaso el pri- 
mero que contribuyó a difundir la ciencia económica por medio 
de la enseñanza. No debe ponerse en duda el mérito de este escri- 
tor, que alcanzaba cuanto era razonable saber de Economía polí- 
tica en su tiempo ; pero la novedad de las doctrinas y la demasiada 
arrogancia o desenfado con que las exponía, junto con los alardes 
de una pública y solemne discusión, alarmaron ciertas conciencias 
timoratas que le denunciaron al Santo Oficio, siendo los promove- 
dores o atizadores de esta guerra Fr. Diego de Cádiz y Fr. José 
Jerónimo de Cabra, religiosos capuchinos y misionero con fama 
de santidad el primero de ellos. La decadencia del poder de la In- 
quisición, el favor personal que Normante gozaba en la Corte y la 
protección que entonces se dispensaba a los estudios económicos, 
le salvaron de un completo naufragio. Cita sus escritos Latasa: 
Biblioteca nueva, tomo VI, pág. 175, V. Cabra, 

ii6 



301. Olavide (D. Pablo de). — Informe al Consejo sobre 
la Ley agraria.— 1768. (Ms.) 

Papel lleno de buena doctrina, aunque el autor cae a veces en los 
mismos yerros que condena y pretende enmendar ; pues si bien en- 
salza el principio de la libertad como necesario para la restaura- 
ción de la agricultura, todavía propone cierto grado de intervención 
oficial en los arrendamientos de las tierras, que sujetaría los con- 
tratos particulares a un verdadero sistema reglamentario. 

302. Olazarraga (Gregorio de). — Memorial de discursos 
políticos y medios para el desempeño de ilas rentas del Rey 
N. S., alivio de sus vasallos y aumento de sus fuerzas. — 1654. 

Da el autor grande importancia al arreglo de las aduanas en 
todo el Reino, y aunque se muestra muy apasionado del sistema 
prohibitivo, todavía tiene el mérito de menospreciar las leyes sun- 
tuarias que entonces estaban tan en boga. 

303. Olivares (Conde Duque de). — Memoria presentada 
al Señor Don Felipe IV en 1632. 

El privado recomienda al Rey la parsimonia en hacer mercedes 
y gastos voluntarios, para que la Real Hacienda — dice — se halle 
con descanso y sobra y pronta a los accidentes que se puedan ofre- 
cer. Asimismo propone remitir aquellas cantidades que puedan bue- 
namente excusarse y poner orden en la cobranza, a fin de hacerla 
con menos molestia y daño de los vasallos: buena doctrina, que 
el Ministro tal vez amó en su corazón, pero no practicó gobernan- 
do el Estado. Inserta esta Memoria Canga Arguelles: Dicciona- 
Ho de Hacienda, tomo II, pág. 97. 

304. Olivares (Damián de). — Memorial sobre las fábricas 
de Toledo. 

Cita este Memorial Martínez de la Mata en su Epítome (Apln^ 
dice a la educación popular, parte primera, pág. 472), y lo extracta 
Gracián Serrano en su Exhortación a Los aragoneses, pág. 4. De- 
bió escribir en el reinado de Felipe IV. Pondera la antigua fabri- 
cación de seda y lana en Toledo, Mancha y Segovia, y atribuye 
su decadencia a la introducción de mercaderías extranjeras. 

305. Oliver y Fullana (D. Nicolás). — S'ete reflexiones 
histórico-políticas de la navegación y comercio, representadas 



117 



en 16S6 ai Marqués de Castañaga, Capitán general de los Paí- 
ses Bajos. — Bruselas, 1686. 

Memorial al Rey N. S. sobre el comercio, navegación y 
corso de los flamencos. — Bruselas, 1690. 

Cita dichas obras Bover : Memaria biográfica de los Mdllorqui' 
fies, pág. 241. 

306. Oliver y Nadal (D. Antonio). — ^Memoria en que se 
manifiesta que el lujo de magnificencia es muy útil y provecho- 
so a la sociedad. (Ms.) 

Esta Memoria fué laida en la Academia de la Concepción de 
San Isidro de Madrid el año 1797. El autor discurre sobre la cues- 
tión del lujo conforme al uso común en su tiempo. V. Bover: 
Memoria biográfica de los Mallorquines, pág. 244, 

307. Olives (Marcos). — Motivos de justicia y gobierno 
que humildemente propone al Rey N. S. la isla de Menorca, 
para que se digne comunicarle la gracia del estanco del ta- 
baco. — Barcelona, 1666; fol. 

Citado por Bover : Memoria biográfica de los mallorquines, 
página 246. 

308. Oña (D. Fr. Pedro de). — Tratado y memorial de los 
inconvenientes y daños que ha causado en los reinos la mo- 
neda de vellón, y del remedio y reparo de todos ellos, por..., 
Obispo de Gaeta.— 1605. (Ms.) 

Excelente doctrina sobre el valor de la moneda. Es el autor que 
mejor ha comprendido la enfermedad del vellón, que tanto afli- 
gió el reinado de Felipe IV. 

309. Ordóñez (D. Pedro José). — Monumento triunfal de 
la piedad católica, erigido por la imperial ciudad de Zarago- 
za ; compuesto por..., vecino de ella. Doctor en ambos De- 
rechos, consagrado a la siempre Virgen María, Madre de 
Dios y Señora nuestra, por obsequio a la noble Congrega- 
ción de la Misericordia. — Zaragoza, 1672; un tomo 4." 

Contiene las constituciones del Hospital de la Misericordia, fun- 
dado en dicha ciudad el año 1669. El libro I trata del recogimiento 

ii8 



de los mendigos, donde, con la autoridad de las sagradas y profa- 
nas letras, con buenas razones políticas y numerosos ejemplos, 
trata el autor la conveniencia de ejercer la policía de los pobres. 
Cita al Padre Soto en muchos lugares y combate sus doctrinas 
con acierto. 

310. Oropesa (Conde de).— Memoria o voto presentado 
al Sr. Don Carlos II en 1688. 

Es el voto particular del Conde, cabeza de la Junta de medios 
formada de orden del Rey en 1687. Escasa y vulgar doctrina. Véa- 
se Diccionaria de Hacienda, por Canga Arguelles, tomo II, pá- 
gina 108. 

311. Ortín y Tarín (D. Pedro Lupercio).— De reduccio- 
nes del oro de todas las leyes a la de veintidós quilates, que 
es la que corre en esta Nueva España. — 1629. (Ms.) 

Propúsose el autor evitar muchos yerros y descuidos en or- 
den a los derechos reales y al comercio y contratos particulares, 
demostrando qué es quilate y grano de oro, cuántos granos com« 
ponen un quilate, cuántos un tomín, y cuántos un castellano, y 
cómo se han de convertir en castellanos los marcos, onzas y adar- 
mes. V. Latasa : Biblioteca nucva, tomo II, pág. 428. 

312. Ortiz (D. José Antonio). — Ensayo económico sobre 
el sistema de la moneda-papel y sobre el crédito púbh'co. Se 
escribía contra algunas preocupaciones vulgares. — Madrid, 
1796 ; un tomo 4.*» 

Libro de mucha y buena doctrina en punto a la moneda, cam- 
bios, crédito público y privado, papel-moneda y otras materias 
económicas análogas. El autor sigue a Smith en todas sus partes ; 
y no es de maravillar que así sucediese, habiéndole estudiado tan^ 
to para traducirle al castellano, pues, en efecto, la obra tan cele- 
brada del profesor de Glasgow^ vio la luz primero en España con el 
título de Investigación de la naturaleca y causas de la riqueza de 
hs naciones (Valladolid, 1794 ; cuatro tomos 4.°) por el celo y di- 
ligencia del Licenciado D. José Alonso Ortiz, quien la enriqueció 
con notas muy eruditas e importantes. 

313. Ortiz (Luis). — Memorial al Rey para que no salgan 
dineros de estos reinos de España. — 1558. 



119 



Forma un libro no en verdad de grande volumen, pero sí de los 
más curiosos de su tiempo. Aunque el autor se acomoda a la opi- 
nión del ^allgo en cuanto a la extracción del oro y plata, leyes sun- 
tuarias, odio a los regatones, ordenanzas gremiales y otras cosas 
del mismo tenor, todavía sorprenden sus ideas, más favorables al 
sistema protector que al restrictivo, sus proyectos para fomentar 
la industria nacional, aprovechar las aguas en riegos y canales, 
construir caminos, repoblar los montes, desamortizar las tierras, 
etcétera. El ingenio natural del autor, junto con la experiencia 
de los negocios como Contador de Castilla, le suministraron ideas 
muy tempranas en punto a la economía de las naciones. 

314. OuDEGHERSTE (Pedro de). — Proposición de... para la 
fundación de Erarios públicos y Montes de Piedad. — ^1591. 
(Manuscrito.) 

Expone las ventajas de su institución, reducidas a cuatro pun- 
tos principales, a saber: tener Tesoro permanente, extirpar las 
usuras, retener el dinero en el Reino y desempeñar el Patrimonio 
Real. Entra el autor en muchos pormenores acerca de la dota- 
ción de los Erarios, el empleo y reempleo de sus fondos y la ma- 
nera de organizar su administración. 

315. Pacheco de Olivera (D. Manuel). — Satisfacción a 
las dudas en el medio propuesto de reducir a un derecho solo 
todos los de millones y nuevos impuestos, con grande aun- 
mento de la Real Hacienda, y de los vasallos alivio universal. 

Pertenece al reinado de Felipe IV. Doctrina escasa y común 
en aquel tiempo. 

316. Palomo y Torre (D. Domingo Ramón). — Avisos po- 
lítico-morales de un Cura párroco de Galicia, amigo de la Pa- 
tria, a sus feligreses sobre puntos de agricultura y otros rela- 
tivos al bien común. Los da a luz y dedica al Excmo. Sr. don 
José Alvarez de Toledo, Duque de Alba, Marqués de Villa- 
franca, etc., el Doctor... — ^Madrid, 1795; un tomo 8.° mayor. 

Contiene buenos consejos a los labradores, y en gran parte es 
un catecismo de agricultura. A la mitad del libro discurre el autor 
sobre los daños del lujo, a que opone la santa econamía, censura 
con vehemencia las modas, vitupera la introducción y uso de los 
géneros extranjeros y considera a los que fomentan su consumo 

120 



enemigos de la Patria. Procura afirmar su doctrina con ejemplos 
sacados de la historia y más bien declama que razona. 

317. Pastor (D. Vicente). — Discurso dirigido a la Real 
Sociedad Económica de Amigos del País de Zaragoza, sobre 
las ventajas y utilidades de promover y fomentar las artes. 
(Manuscrito.) 

Tratado sobre el uso de la lana, su crecimiento y ventajas 
que promete. (Ms.) 

Cita estos papeles Latasa : Biblioteca, nueva, tomo V, pág. 413, 
como existentes en el archivo de aquella Sociedad. Pastor escri- 
bió a fines del siglo pasado. 

318. Patino (D. José). — Memoria presentada al Sr. Don 
Felipe V en 1726. 

El objeto del Ministro era presentar al Rey un proyecto de los 
fondos con que se debía ocurrir a los gastos de la Corona en el 
año 1727. «El gobierno general de la Hacienda — dice el autor — 
consiste en unas reglas de fiel y segura administración, en el reco- 
bro de sus productos ; en una exacta cuenta y razón, así de la 
entrada como de la salida ; en una cuidadosa dirección, su oportu- 
na aplicación y en sus posibles aumentos.» Propone Patino tratar 
con los acreedores del Estado del modo más suave y concordar 
con ellos el rédito o interés que se les deberá satisfacer mientras 
no se les pueda ofrecer el reintegro de sus capitales ; formar tm re- 
glamento o tarifa de los derechos de aduanas ; abolir la práctica 
de las gracias y mejorar la administración de la renta, viciada por 
ser los empleos vendidos o dados a personas indignas o incompe- 
tentes. Admite el arrendamiento de estos derechos, y lo que es 
peor, aconseja imponer el 20 ó 25 por ciento de los caudales y efec- 
tos de la flota y galeones a título de remuneración de los gastos 
de convoyes y guardacostas armadas contra los enemigos de la 
Corona y factores de ilícito comercio. V. Canga Arguelles: Dic- 
cionario de Hacienda, tomo II, pág. 121. 

319. Pellicer de Ossau (D. José). — Comercio impedido 
por los enemigos de esta Monarquía. — Madrid, 1639 ; un 
tomo 4.° 

Censura al libro de la población de España escrito por Mén- 
dez Silva. — Fol. 



121 



Dos veces, en Madrid y Sevilla, se publicó este libro, y siempre 
anónimo, aunque consta que su autor es el nombrado. Contiene 
noticias importantes a la historia de nuestro comercio, así interior 
como de Indias. Discurre Pellicer sobre la expulsión de los judíos 
y los medios que pudieron haberse empleado para subrogarlos : 
trata del comercio con América y de las artes que emplearon los 
extranjeros para apoderarse de él ; lamenta los daños que hicieron 
al Reino los asentistas genoveses ; pondera la vanidad de las mer- 
caderias extranjeras y la sólida riqueza representada por el oro y 
plata con que se pagaban ; condena la extracción de los materia- 
les crudos y alaba los tiempos en que España consumía sus géne- 
ros y frutos y aun los enviaba a otras partes. En suma, Pellicer 
defiende el sistema prohibitivo, pero con elevación, copia de ra- 
zones y noticias y cierta originalidad. D. Nicolás Antonio cita el 
Comercio impedido ; Sempere lo extracta en su Biblioteca españo- 
la económico-política, tomo III, pág. 123, y Latasa da noticia de 
estas obras en su Biblioteca mieva, tomo III, págs. 517, y 518. 

320. Peñ ALOSA Y MoNDRAGÓN (Ff. Benito ele). — Libro de 
las cinco excelencias del español que despueblan a España 
para su mayor potencia y dilatación. Pondéranse, para que 
mejor se adviertan, las causas del despueblo de España, y 
para que los lUigares despoblados de ella se habiten y sean 
populosos. Por el P. Mtro..., Monje Benito profeso de la 
Real Casa de Nájera. Dedicado al Rey N. S. Filipo IV. — 
Pamplona, 1629 ; un tomo 4.° 

Obra original, según su mismo título lo manifiesta. Esfuér- 
zase el autor en probar que las causas de la debilidad interior de 
la España nacen de su propia fortaleza ; pondera la grandeza de 
la Monarquía y atribuye los vicios de su gobierno a las virtudes de 
la nación. Contiene algunas noticias curiosas e importantes, prin- 
cipalmente sobre el estado del Perú, del cual habla como testigo 
de vista. Crítica escasa, erudición indigesta y enseñanza muy du- 
dosa D. Nicolás Antonio cita el Hbro sin añadir ninguna noticia. 

321. Peñalosa y Zúñiga Fernández de Velasco (D. Cle- 
mente). — La Monarquía, por..., Arcediano titular de la S. I. 
de Segovia, Caballero de la Real y distinguida Orden españo- 
la de Carlos III y de la Real Academia de San Fernando. — 
Madrid, 1793 ; un tomo 8.° mayor. 

Es un tratado político en que el autor pretende imitar e imita 



122 



con poca fortuna el Espíritu de las leyes. Examina en el discurso 
de la obra algunas doctrinas económicas y procura imprimirlas el 
sello de esta o aquella forma de gobierno. Pefíalosa no tiene ideas 
claras del lujo, que distingue en lujo de magnificencia, de comodi- 
dad y de capricho. Tampoco las tiene mejores en punto a la rique- 
za, puesto que ensalza la agricultura como fuente de la prosperi- 
dad y de las riquezas que gozan de un precio real, sin depender 
de la opinión. Alaba, como propio de las Monarquías, la mayor 
facilidad de ejecutar las invenciones industriosas, cosa del todo ex- 
traña a las instituciones políticas e igualmente compatible supues- 
ta una sabia legislación económica, con las repúblicas y los impe- 
rios. Del comercio piensa que debe reducirse a límites muy estre- 
cTios, ya porque la comunicación continua de las gentes traslada 
ios vicios, regalos y delicias arruinadoras de la parsimonia y tem- 
planza a los pueblos que trafican, y ya porque toda nación rica es 
él blanco de otras que, menos afortunadas o más industriosas, se 
proponen saciar su avaricia o necesidad, y se enriquecen a costa de 
aquella que les abre sus puertos y almacenes. La Monarquía de Pe- 
fíalosa no estaría muy poblada de economistas. 

322. Peñaranda y Castañeda (D. Francisco Javier). — Re- 
solución universal sobre el sistema económico y político más 
conveniente a España. Demostración del gobierno y medios 
adecuados para su perpetua felicidad. Creacción permanente 
de fondos auxiliares con utilidad de todo el cuerpo nacional. 
Reglas e instrucciones oportunas para su establecimiento y 
perfección. Su autor, el Licenciado,.., Abogado de los Rea 
les Consejos del Muy Ilustre Colegio de la ciudad de Córdo- 
ba y los tribunales de Cádiz, — Madrid, 1789 ; un tomo 4." 

Doctrina vulgar, sobrecargada de pormenores tocantes a la ad- 
ministración de los pueblos. Es, sin embargo, notable el proyecto 
de establecer un Consejo Supremo de Economía política en quien 
resida toda la autoridad propia del fomento general del Reino, así 
como puede consultarse con fruto en la institución de los pósitos 
y su reforma. 

323. Pereira (D. Luis Marcelino). — Reflexiones sobre la 
Ley agraria de que se está tratando en el Consejo. Carta es- 
crita al Sr. D. Manuel Sistemes y Feliú, Fiscal que fué del 
mismo Consejo y de la Real Cámara, por..., del Colegio de 
Abogados de Madrid.— Madrid, 1788; un tomo 8." 



123 



Cuerda y prudente doctrina. El autor espera con razón el fo- 
mento de la agricultura de España de la fidelidad a los principios 
de propiedad y libertad. Propone la división de los terrenos rea- 
lengos y concejiles, el permiso de cerrar y acotar las heredades, 
la prohibición de amortizar, la facultad omnímoda de fijar las con- 
diciones de los contratos prediales, la abolición perpetua de la tasa 
y del derecho de tanteo en el arrendamiento de las tierras, la su- 
presión absoluta de los privilegios de la Marina en los montes y 
bosques particulares, fiando la multipHcación de los plantíos al 
interés individual, y al comercio el surtido de las maderas necesa- 
rias a los arsenales. Es un libro de poco volumen pero muy apro- 
vechado, y que merece ser más conocido. 

324. PÉREZ DE Herrera (Cristóbal). — Discurso del Doc- 
tor..., Protomédico de las galeras de España por el Rey N. S. ; 
residente en su Corte, a la C. y R. M. del Rey Don Felipe 
N. S. suplicándole se sirva de que los pobres de Dios, mendi- 
gantes verdaderos de estos sus reinos, se amparen y socorran, 
y los fingidos se reduzgan y reformen. — ^Madrid, 1595 ; 4.° 

Discursos del amparo de los legítimos pobres, y de la re- 
ducción de los fingidos, y de la fundación y principio de los 
albergues de estos reinos y amparo de la milicia de ellos. Diri- 
gidos al poderosísimo Príncipe de las Españas y del Nuevo 
Mundo, Don Felipe III, N. S.— Madrid, 1598; 4.° 

Respuesta del Doctor... a las objeciones y dudas que se le 
han opuesto al discurso que escribió a S. M. de la reducción 
y amparo de los pobres ; 4.*' 

Discurso de la reclusión y castigo de las mujeres vagabun- 
das y delincuentes de estos reinos ; 4.° 

Epílogo y suma de los discursos que escribió el Doctor... 
del amparo y reducción de 'los pobres mendigantes y ios de- 
más de estos reinos, y de la fundación de albergues y casas 
de reclusión y galera para las mujeres vagabundas y delin- 
cuentes de ellos. — Madrid, 1608; 4." 

Remedios para el bien de la salud del cuerpo de la repú- 
blica.— 1610; 4." 

Discurso del ejercicio y amparo de la milicia. 

A los Caballeros Procuradores de Cortes del Reino que 
por mandado del Rey N. S. se juntaron en 9 de febrero dé 
este año de 1617 en esta villa de Madrid, Corte de Su Majes- 



124 



tad, en razón de muchas cosas tocantes al buen gobierno, es- 
tado, riqueza y descanso de estos Reinos, el Doctor... — Ma- 
drid, 1617. 

Discurso al Rey Felipe III sobre e] ornato de Madrid. 

Hay una edición anterior del Discurso sobre los pobres, me- 
nos extensa que la de 1595, pero en todo lo substancial equivalen- 
te a la segunda. Los Discursos vienen a ser la tercera edición au- 
mentada y corregida por el autor del Discurso citado, y la cuarta 
edición es de Madrid, 1608, 4.° — Propónese Pérez de Herrera co- 
rregir los males que causa a toda república la falta de una buena 
policía de mendigos ; procura distinguir y separar los pobres ver- 
daderos de los fingidos ; recomienda al Rey la fundación de alber- 
gues donde los necesitados sean socorridos, otros donde los niños 
reciban la educación conveniente, y otros donde las mujeres de 
mala vida sean doctrinadas y acostumbradas a vivir honradamen- 
te de su trabajo. Las Cortes de Madrid en 1596, muchos varones 
doctos en Jurisprudencia y Teología, y el Consejo mismo de Cas- 
tilla, con ser tan poco amigo de novedades, hallaron bueno el pen- 
samiento, y todos por su parte cooperaron a la ejecución. Sólo es 
de reparar que nuestro autor no se hubiese atrevido a proponer la 
reclusión completa del mendigo y la regla del trabajo para ellos, 
pues el albergue de los pobres no supone encierro, ni trabajo, ni 
disciplina, sino discernimiento de los pobres verdaderos y fingi- 
dos, y autorización a los primeros para pedir limosna. El Discurso 
del ejercicio y amparo, de la milicia recomienda la fundación de 
albergues y pensiones para los soldados y estropeados. Los Re- 
medios, el Memorial a los Procuradores de Cortes y el discurso 
sobre el Ornato de Madrid, son los escritos de Pérez de Herrera 
de mayor importancia económica. Habla en ellos de la necesidad 
de ocupar la gente ociosa y vagabunda y nombrar censores al uso 
de lo? romanos ; de excusar gastos de trajes, joyas, comidas, cria- 
dos y otros excesos ; de fomentar la agricultura y ganadería con 
medios suficientes ; de alentar el comercio poniendo tasas, con- 
signando usuras y prohibiendo las mercaderías extranjeras ; de 
acrecentar la población favoreciendo los matrimonios, limitando 
la admisión a las Ordenes religiosas y atrayendo a España gente 
extranjera inclinada al trabajo; de mandar se hagan plantíos de- 
arbolados y prohibir el de viñas ; de poner coto a la fundación de 
mayorazgos y atajar la salida del oro y plata ; de encauzar los 
ríos y aprovechar sus aguas para la navegación, el riego y el esta- 
blecimiento de aceñas y batanes, etc. Pérez de Herrera merece 
el nombre de grande amigo del bien público ; mas solía tropezar, 
al exponer sus pensamientos, en los mismos errores y dificultades 

125 



que otros economistas contemporáneos ; sus escritos más dignos 
de estimación y alabanza son los tocantes al recogimiento de los 
pobres. 

325. PÉREZ Y LÓPEZ (D. Antonio Javier). — Principios del 
orden esencial de la naturaleza, establecidos por fundamen- 
to de la moral y política y por prueba de la religión. Nuevo 
sistema filosófico. Su autor..., del Claustro y Gremio de la 
Real Universidad de Sevilla en el de SS. Cánones, su diputa- 
do en la Corte, abogado del Colegio de ella e individuo de 
la Real Academia de Buenas Letras de dicha ciudad. — Ma- 
drid, 1785; un tomo 4.° 

Discurso sobre la honra y deshonra legal, en que se mani- 
fiesta el verdadero mérito de la nobleza de sangre y se prueba 
que todos los oficios necesarios y- útiles al Estado son hon- 
rados por las leyes del Reino, según las cuales solamente el 
delito propio disfama. — Madrid, 1786. 

Los Principios son un libro de política, en el cual, de paso, se 
tratan algunas materias económicas a propósito de examinar el de- 
recho de soberanía para proporcionar bienes y riquezas al Estado. 
La doctrina del autor es llana y acaso peca de humilde. El Discurso 
tiene mayor importancia económica, porque el autor mira a reha- 
bilitar en la opinión las artes y oficios mecánicos, cuyo ejercicio 
se considera todavía incompatible con la dignidad de caballero e 
hidalgo. Pérez y López, con otros escritores de su escuela, abrie- 
ron el camino a Carlos III para dictar sabias providencias que en- 
nobleciesen el trabajo, o las robustecieron con la autoridad de 
sus nombres y la excelencia de sus doctrinas. V. Sempere : Bi- 
blioteca española, tomo III, pág. 201. 

326. PÉREZ Maldonado (Diego). — ^Arbitrio de la moneda 
de plata.— 1607. (Ms.) 

Contiene doctrinas y medios muy vulgares. 

327. PÉREZ Manrique (Francisco). — Memoriales al Rey 
sobre los arbitrios que se dieron para la labor y consumo de 
la moneda de vellón, por el Licenciado... — Sevilla, 1626 y 
1642. 

Tres son estos Memoriales : dos publicados en 1626, y el ter- 

126 



cero, que excede en mérito a los anteriores, en 1642. Contiene 
muy buenas doctrinas tocantes a la naturaleza y valor de la mo- 
neda. 

328. PÉREZ DE Oliva (Fernán). — Razonamiento que hizo 
el Mtro... en el Ayuntamiento de la ciudad de Córdoba sobre 
la navegación del rio Guadalquivir. — Madrid, 1787. 

Hállase incluido en el tomo II de sus obras de esta segunda 
edición (dos tomos 8.°), habiéndose ya comprendido en la primera, 
publicada el año 1585. El mérito del autor como economista es 
muy escaso, porque además de consagrar un solo discurso entre 
varios a este linaje de estudios, su doctrina es obvia y sencilla, bri- 
llando más el razonamiento, la pureza de la dicción y la elegancia 
del estilo, que lo atrevido, profundo o nuevo del pensamiento. Ci- 
tado por D. Nicolás Antonio y extractado por Sempere : Biblio- 
teca económico-política, tomo I. 

329. PÉREZ Quintero (D. Miguel Ignacio). — Pensamien- 
tos políticos y económicos dirigidos a promover en España 
la agricultura y demás ramos de industria, a extinguir la 
ociosidad y dar ocupación útil y honesta a todos los brazos. 
Su autor...— Madrid, 1798; un tomo 8.° 

Propaga las doctrinas de Campomanes y Jovellanos. Está muy 
lejos este libro de corresponder a su título, pero merece alabanza 
en cuanto recomienda la enseñanza de la agricultura y la necesi- 
dad de remover las trabas que consistían en la amortización, la 
prohibición de cerrar los terrenos particulares y la multitud de los 
baldíos. En cuanto a la industria y comercio, nada dice que sea de 
substancia. 

330. PÉREZ DE Rocha (Antonio). — Epítome político. 
Discurso político al Rey N. S. sobre la moneda y el con- 
sumo del vellón. 

Pertenecen al reinado de Felipe IV. Examina en el Epítome 
varios puntos de economía política, y con mayor cuidado el de la 
moneda, dando trazas para impedir la saca de oro y plata y pro- 
mover el consumo del vellón, todo ello acomodado a las ideas de 
su tiempo. El Discurso contiente algunos pasajes relativos al valor 
de la moneda que no carecen de cierta novedad y exactitud. 

127 



331. Pez (D. Andrés de). — Informe al Rey sobre navega- 
ción.— 1723. (Ms.) 

Contiene algunas noticias relativas al abuso que cometían los 
ingleses tomando por pretexto el asiento de los negros y el permi- 
so de un navio anual, para introducirse en nuestro comercio con 
América y recoger el oro y plata que podiafi haber a las manos. 
Trata el autor de vindicar a los ministros y oficiales reales, a quie- 
nes se acusaba de reprimir con flojedad el comercio ilícito, y pro- 
pone algunas reglas para ordenar la navegación a las Indias. Há- 
liase en la Coleccián de Muñoz, tomo XXXIV. 

332. Pisóx (D. Ramón de). — Memoria sobre arreglar la 
legislación para conseguir el cómodo precio de los granos sin 
perjudicar la libertad de los propietarios, compuesta por..., 
Abogado de los Reales Consejos y vecino de Santo Domin- 
go de la Calzada. — Madrid, 1795. 

Hállase inserta en el tomo V de las Memorias de la Real So- 
ciedad Económica de Madrid y fué premiada por dicha Corpora- 
ción. Contiene buena doctrina. El autor atribuye la carestía de los 
granos a la decadencia de la agricultura, y este mal a la amortiza- 
ción civil y eclesiástica, al cultivo por manos mercenarias, a la 
falta de policía rural, a la distancia de las heredades que pertene- 
éen a un mismo propietario o colono, a la prohibición de trocar 
las tierras vinculadas, a la condición precaria de los arrendadores, 
a los pósitos y a las restricciones del comercio interior del trigo y 
3el pan. Señala estos obstáculos a la agricultura como la raíz de la 
enfermedad y propone que se remuevan. 

333. Poxs (Gaspar). — Medios propuestos por..., del Con- 
sejo de Hacienda. — 1595. 

Viendo Felipe II destruida la Real Hacienda, y deseando me- 
jorar su estado, mandó formar una Junta de Ministros para que 
platicasen sobre ello. Entre los varios proyectos que se presenta- 
fon, hubieron de parecer más eficaces y oportunos los de Gaspar 
Pons. Lo poco que del contenido de estos papeles llegó hasta nos- 
otros nos da una idea ventajosa de la fecundidad de ingenio del 
autor, porque sus arbitrios son la venta de vasallos y jurisdiccio- 
nes, alcabalas, tercias y dehesas, bienes confiscados a los moriscos 
y otros semejantes. Como medios de reformar la Real Hacienda 
propone la observancia de las leyes suntuarias, la redención de los 
censos sobre bienes de mayorazgo, el buen orden en los juros y 

128 



en todas las Rentas Reales. Gaspar Pons establece el principio que 
para mejorar la Hacienda Real es preciso enriquecer a los va- 
sallos, pero no acierta a resolver este problema. Citan los pape- 
les de Gaspar Pons, Sempere y Guarinos, Biblioteca económico- 
política, tomo I, pág. 43, y Canga Arguelles, Diccionaria de Ha- 
cienda, tomo II, pág. 14. 

334. Porras (Jerónimo de). — V. Cisxeros. 

335. PoRTER (Micer Juan).— De vera oboli obs"gnati nu- 
mismatis in regno Aragonum aestimatione, deque ejus certo 
et indubitato valore. — Zaragoza, 1616; un tomo fol. 

Por el Fisco Real y la ciudad de Zaragoza sobre sacar mo- 
neda. — Zaragoza, 1622; un tomo fol. 

Continuación del asunto antecedente y alegación por el Fis- 
co Real y la ciudad de Zaragoza. — Ibid., 1633; fol. 

V. Latasa: Biblioteca nueva, tomo II, págs. 281 y 282. D. Ni- 
colás Antonio cita solamente la primera de estas obras. 

336. PoRTOCARRERO Y Guzmán (D. Pedro). — Teatro mo- 
nárquico de España, que contiene las más puras como cató- 
licas máximas de Estado, por las cuales asi los Principes como 
las repúblicas atimentan y mantienen sus dominios, y las cau- 
sas que motivan su ruina: escrito por el limo. Sr..., Patriar- 
ca de las Indias, Arzobispo de Tiro, Limosnero y Capellán 
mayor de S. M. y de su Consejo. Dedicado a la Majestad del 
Rey N. S.— Madrid, 1700; un tomo fol. 

Contiene algunas máximas vagas en que recomienda el autor 
la blandura y suavidad en la imposición de los tributos. 

337. R,\MiLLORE (D. Diego de). — Sobre qué moneda fué el 
óbolo en los tiempos antiguos, y cuánto ha valido en el Rei- 
no de Aragón en los tiempos de su Rey Don Jaime I, por los 
años 1215 y después. Recopilado de la Sagrada Escritura y 
de otros autores, memorias y doctimentos. (Ms.) 

No consta el año en que el autor escribió este discurso, pero 
sábese que murió en 1638, según Latasa, Biblioteca uueva, tomo II, 
página 537. 

129 



338. Ramos (D. Enrique). — V. Bueno (D. Desiderio), y 
Muñoz (D. Antonio). 

339. Rey (D. Francisco de Paula de). — Reflexiones econó- 
mico-políticas de... — Madrid, 1792; un tomo 8.° 

Libro de poca y mala doctrina. Propónese el autor refutar al- 
gunos pasajes de la Ciencia, de la legisljición, y aunque Filangieri 
no es grande economista, todavía lleva mucha ventaja a su adver- 
sario. 

340. Riego (D. Eugenio Antonio del). — Memoria sobre la 
influencia que tiene en J:as costumbres la general aplicación 
al trabajo y el deseo de adelantar cada ciudadano en su pro- 
fesión u oficio. 

Memoria sobre los medios de desterrar la costumbre de 
acudir en tropas las mujeres y muchachos a pedir limosna 
a los forasteros. 

Memoria sobre la comodidad y limpieza de las casas, ca- 
lles y salidas de los pueblos, como estímulo a ;la civilidad e 
industria : medios prácticos para promover esta limpieza y 
comodidad pública, y obligación en cuanto a esto de las per- 
sonas principales de los mismos pueblos. — Madrid, 1784; un 
tomo 4.° mayor. 

El autor escribió estas tres Memorias respondiendo a los temas 
propuestos por la Sociedad Económica Matritense y publicados 
en la Gaceta de 14 de agosto de 1781. Luce en sus escritos más lo 
moral que lo político, y sin menoscabar su mérito en ciertos jui- 
cios y razonamientos, bien puede asegurarse que contienen poca 
y vulgar doctrina. V. Azcoitia : Marín y Borda. 

341. Ripia (Juan de la). — Práctica de la administración y 
cobranza de las Rentas Reales y visita de los ministros que 
se ocupan en ellas, por.... Contador por S. M, de la Inter- 
vención de las Rentas Reales de la villa de Almagro y cam- 
po de Calatrava. Dedicada al limo. Sr. D. Lorenzo Armen- 
gol de la Mata, Canónigo que fué de la Santa Iglesia Metro- 
politana de Santiago, Visitador y Vicario general del Ar- 
zobispado de Zaragoza, del Consejo Real, Presidente actual 



130 



del Consejo de Hacienda y con el despacho de ella en el Real 
gabinete de S. M.. Obispo de Cádiz. Van añadidos en esta 
tercera impresión algunos decretos de S. M. en orden a las 
Rentas Reales y los valimientos y media annata y otros des- 
cuentos que S. M. se ha servido hacer desde el año de 1694 
hasta el de 1715, y al fin lleva añadido un resumen y prontua- 
rio de los decretos que S. M. ha expedido al Consejo de Ha- 
cienda sobre suspensión de créditos y deudas causadas ^ontra 
la Real Hacienda, valimiento de mercedes y salarios de Mi- 
nistros. — 'Madrid, 1715; un tomo fol. 

Imprimióse este libro la vez primera en Madrid, 1676, y luego 
en Barcelona, 1694 ; Madrid, 1736 y 1768, edición hecha por Bar- 
tolomé Ulloa, y hay todavía otra posterior a la citada de 1715. adi- 
cionada y corregida por el Licenciado D. Diego María (Jaliard. en 
Madrid, año 1795. Es útil para el conocimiento de nuestros anti- 
guos tributos y para descubrir el origen de muchos modernos, 
pero escaso de doctrina, falto de método, desprovisto de critica, 
incompleto en el asunto y de enfadosa lectura. 

342. RiVADENEiRA (P. Pcdro). — Tratado de la religión y 
virtudes que debe tener el Príncipe cristiano para gobernar y 
conservar sus Estados, por el..., Madrid, 1595. Segunda edi- 
ción : Madrid, 1601. Otra edición : Madrid, 1788 ; un tomo 4.'^ 
Traducido al latín y publicado con el titulo siguiente: Prin- 
ceps christianus adversus Nicolaum Machiavellum, caeterosque 
hujus temporis políticos : Amberes, 1603. 

El intento del autor, como se infiere del título puesto a la edi- 
ción latina, es contradecir e impugnar las máximas del político flo- 
rentino y de su escuela con doctrinas más sanas y mejores. Contie- 
ne algunas breves reflexiones sobre la utíHdad de la agricultura 
y del comercio, en que muestra de ordinario buen criterio, aunque 
suele prevalecer una moral demasiado rígida, para que pueda pasar 
como regla constante de buen gobierno. La sociedad civil no debe 
fundarse en el ascetismo, ni tampoco en el amor desordenado de 
las riquezas. Según D. Nicolás Antonio, este libro fué además ver- 
tido al francés, inglés e italiano. 

343. Rojas (Antonio de). — Memorial al Conde de Oliva- 
res sobre el remedio de los males de la Monarquía. — 1623. 



j^i 



Discurre sobre la manera más eficaz de impedir la saca del oro 
y plata del Reino. 

344. Rojo de I-lores (D. Felipe).— Invectiva contra el 
lujo, su profanidad y excesos, por medio de propias reflexio- 
nes que ])ersuaden sa inutilidad. Descripción circunstanciada 
de los trajes y adornos de diversas naciones, distinguiendo 
los tiempos de su uso respectivo, especialmente en España ; 
de sus inventores ; de los artiñces que en tales fines se em- 
plean, con la explicación de las voces o dicciones antiguas 
de difícil inteligencia en nuestro idioma. Su autor el Lie..,, 
Auditor honorario de Guerra pensionado por S. M., e indivi- 
duo jubilado de mérito de la Real Academia Jurídica del Se- 
ñor Don Carlos III, etc. — Madrid, 1794 ; un tomo 8.° 

Este opúsculo puede interesar al economista por las noticias 
que contiene acerca del estado de la industria fabril desde los tiem- 
pos antiguos hasta los días del autor. La doctrina es poca y la con- 
fianza en las leyes suntuarias demasiada. Deja también el autor 
entrever su mala voluntad hacia el comercio extranjero, porque, 
a trueque de inútiles despojos, han triunfado y héchose opulentos. 

345. RoMÁ Y RosELL (D. Francisco). — Las señales de la 
felicidad de España y medios de hacerlas eficaces, por el Dr..., 
Abogado de pobres por S. M. del Principado de Cataluña, y 
Académico de la Real Conferencia de Física experimental y 
Agricultura de la ciudad de Barcelona. — Madrid, 1768; un 
tomo 8.° 

Este libro, aunque de poco volumen, contiene mucha y buena 
doctrina y da prudentes consejos para el buen gobierno de esta 
Monarquía. Trata con singular acierto de la población, agricultura, 
moneda, lujo, comercio interior y de Indias,, y se desliza el autor 
algún tanto en punto a gremios y ordenanzas gremiales, al cré- 
dito público y com.ercio extranjero. V. Sempere, BibEateca espa- 
ñola, tomo V, pág. 48, y Torres Amat, Escritores caialanes. 

346. Romero del Álamo (D. Manuel Antonio). — El pas- 
tor serrano, celoso por su ganado mesteño. — 1747. (Ms.) 

Paradojas o medios políticos para mantener un ejército de 
100.000 hombres y aumentar la armada en 200 o más naves sin 



132 



costa del Real Erario ni considerable detrimento de los con- 
tribuyentes.— 1762. (Ms.) 

Representación sumisa para manifestar el rumbo que han 
tomado los pueblos en el repartimiento de única contribución 
contra la equidad de la Real Instrucción, y medios suaves para 
cortar el proceder de éstos en un equitativo repartimiento. — 
1771. (Ms.) 

El pastor serrano es una ardiente apología de todos los privile- 
gios de la Mesta, escrita al propósito de comlDatir las doctrinas del 
Padre Sarmiento, expuestas en una carta dirigida al Duque de Me- 
dina Sidonia e inserta en el Memorial literario. El autor procura 
demostrar la mucha antigüedad de aquellos privilegios y su con- 
formidad con los adelantos de la agricultura. Convencido, sin em- 
bargo, de que la agricultura necesitaba fomento, propone coartar 
la sementera a cada labrador según su caudal, para que cultive la 
tierra con la debida perfección dentro de un año, con apercibimien- 
to de concederla a otro. Fijo en la idea que la prosperidad de la 
agricultura depende de la conveniente proporción de las labran- 
zas, admira la sabiduría de la ley Licinia, y aunque la declara in- 
justa e im.practicable en todo su rigor, no deja de imitarla en parte. 
Las Paradojas le prestan ocasión de lamentar el número excesivo 
de conventos y religiosos de ambos sexos, las exenciones del ser- 
vicio militar fundadas en el fuero eclesiástico y académico, en ca- 
pellanías y m.atrimonios prematuros y otros vicios del sistema de 
quintas y milicias. Solicita la reforma y aumento del Ejército y de 
la Armada, y discurre arbitrios peregrinos, como son el estanco 
de todo papel común, el aumento de un 6 por 100 en la annata 
de los empleados, los derechos sobre licencias que se habían de 
conceder para entrar en el fuero eclesiástico, contraer matrimonio 
y cursar en las Universidades, bajar la ley de la moneda, cambiar 
en un breve plazo la antigua por la moderna, decomisar la que no 
fuere presentada por sus dueños o negarles curso legal, hacer una 
refundición y aplicarse el Estado los beneficios de una operación 
semejante. La Representación contiene alguas observaciones pru- 
dentes y juiciosas a propósito de la contribución única, y en ella 
manifiesta el autor las reformas que considera oportunas, partien- 
do del principio que se debe clasificar en capitación fija de per- 
sonas y animales, ramo real o impuesto sobre las tierras y edifi- 
cios, y ramo industrial o impuesto sobre la industria y el comer- 
cio. En suma. Romero del Álamo está preocupado en favor de la 
ganadería trashumante, denuncia abusos que percibe con clari- 
dad, indica remedios aceptables, pero tiene mucho de arbitrista. 



133 



347. Saavedra (D. Francisco). — Memorial al Sr. Don 
Carlos IV en 1798. 

Pasa este Ministro de Hacienda una rápida ojeada por el esta- 
do del Tesoro Público desde 1793, y aconseja al Rey la formación 
de una Junta de medios que examine su Memoria y los papeles 
presentados por sus antecesores Gardoqui y Várela. Saavedra 
propone un préstamo patriótico en España e Indias sin interés, 
reembolsable en veinticinco años después de la paz ; la pronta re- 
mesa de los caudales de América ; facilitar algunas gracias de no- 
bleza a vecinos honrados mediante un servicio de 40.000 rs., y 
conceder muy reservadamente algunas mercedes de hábitos de las 
Ordenes militares por 3.000 pesos en España y 4.000 en América, 
«dispensándoles los informantes por medio de pruebas instrumen- 
tales, porque estas gracias — añade el autor — se han concedido 
en todo tiempo por el favor o por el dinero, y jamás ha importa- 
do tanto el tenerlo como en las presentes circunstancias» : ven- 
der los bienes de la Corona, excepto los Sitios Reales, y gravar 
con un derecho de sello las letras de cambio y pagarés del comer- 
cio proporcionado a su valor. V. Canga Argülles : Diccionario 
de Hacienda, tomo II, pág. 183. 

348. Saavedra Fajardo (D. Diego de). — Idea de un Prínci- 
pe político cristiano, representada en cien empresas, dedicada 
al Príncipe de las Españas, por..., Caballero del Orden de San- 
tiago, del Consejo de S. M. en el de Indias y su Embajador 
plenipotenciario para la paz general. — Munster, 1640. — Mi- 
lán, 1642.— Valencia, 1675.— Amberes, 1681.— Valencia, 1695.— 
Madrid, 1724. — Ibídem, 1789. — Barcelona, 1845. — Madrid, 
1853. V. Colección de Autores Españoles, tomo XXV. — Pu- 
blicóse traducida al italiano en Venecia, 1648. — En latín, sin 
nombre de autor y con el título de Symbola christiana politi- 
ca, en Bruselas, 1649, e hiciéronse otras varias traducciones 
que sería prolijo enumerar. 

Obra de grande erudición y mucha enseñanza, e igualmente 
gustosa por la excelencia de su doctrina que por la pureza, ele- 
gancia y nervio del estilo. Divertido el autor con otros pensa- 
mientos, sólo mira de soslayo las cosas de la economía púbHca ; 
pero cuando repara en ellas, como al hablar de los tributos, mo- 
neda, población, artes, comercio, etc., muestra penetración, bri- 
lla por su originalidad y se levanta el ingenio del autor sobre las 

134 



preocupaciones del vulgo. Cita este libro D. Nicolás Antonio, que 
lo califica de trabajo limado por las nueve musas (áevolakim, 
coelatumque novem musís opus), y extracta algunos pasajes Sem- 
pere : Biblioteca económico-política, tomo III. 

349. Sala y Berart (D. Fr. Gaspar). — Govern politich de 
la ciutat de Barcelona, para sustentar los pobres y evitar va- 
gabundos. — Barcelona, 1636; un tomo 4.' 

Publicóse este libro en catalán, como lo demuestra su título 
y según lo dice Latasa, Biblioteca nueva, tomo III, pág. 416. 

350. .Salazar y Castro (D. Luis). — Discurso político so- 
bre la flaqueza de la Monarquía española en el reinado del 
Sr. Don Carlos II y valimiento del Conde de Oropesa, año 
de 1687. 

La doctrina de este opúsculo se encierra en la máxima de no 
permitir que los extranjeros desangren a la Nación, sacándole su 
oro y plata a cambio de mercaderías. Insértalo Valladares en su 
Semanario erudito, tomo II, pág. 129. 

351. SÁNCHEZ (D. Pedro Antonio). — Escritos del Doc- 
tor...— Madrid, 1758; un tomo 4.° 

En esta obra se encuentra una Memoria Sobre el modo de fo- 
m^entar entre los labradores de Gcilicia Las fábriccLs de curtidos ; 
otra Sobre la policía de mendigos ; otra Sobre los abastas y po- 
licía de Santiago, y una Representación al Sr. Don Carlas III sa- 
bré la navegación del Miño. El autor floreció a fines del siglo 
pasado y principios del presente. Pertenece a la escuela de Cam- 
pomanes y Jovellanos, y saca su doctrina de las obras que escri^ 
bieron, así como sigue y respeta a Moneada, Ustáriz, Ulloa y 
otras autoridades. Acierta en todo cuanto se refiere al tráfico in- 
terior, pero se desvía de la verdad en lo tocante al comercio ex- 
tranjero. Aboga por la industria popular, combate el menosprecio 
de las artes y oficios, impugna las tasas, defiende a los revende- 
dores y, en fin, no puede negársele una parte de gloria por haber 
promovido las importantes reformas que se llevaron a cabo en su 
tiempo. V. Sempere : Biblioteca española, tomo V, pág. 88, aun- 
que este erudito no tuvo cabal noticia de las obras que aquí se ci- 
tan. La Memoria y régimen de las abastos de la cLudad de Santia" 
go se imprimió por separado en Madrid, 1806, un tomo 8.° mayor, 
encubierto el nombre del autor con las iniciales D. D P. A. S. V. 



135 



352. SÁNCHEZ DE Uribe Salazar (D. Juan). — Discurso so- 
bre la moneda, por el Licenciado... — Madrid, 1C83. 

Contiene algunos arbitrios impertinentes para el consumo del 
vellón. 

353. San José (Fr. Francisco de). — Consultas morales so- 
bre puntos de comercio. (Ms.) 

Escribió a mediados del siglo xvii, según Latasa, Biblioteca 
nueva, tomo III, pág. 389. 

354. Santa Cruz de Marcenado (Marqués de). — Rapso- 
dia económico-politico-monárquica. Comercio suelto y en 
compañías, general y particular, en Méjico, Perú, Filipinas 
y Moscovia : Población, fábricas, pesquería, plantíos, colo- 
nias en África : Empleo de pobres y vagabundos y otras ven- 
tajas que son fáciles a la España con los medios aquí pro- 
puestos, extractados o comentados por el.... Comandante ge- 
neral de Ceuta y Teniente general de los ejércitos de S. M. — 
Madrid, 1732 ; un tomo 8.° 

Aboga por la uniformidad de pesas, medidas y monedas, por 
la construcción de caminos, canales y puentes, la supresión de 
aduanas interiores, la moderación de los derechos sobre mercade- 
rías extranjeras y la protección a todos los oficiales útiles que qui- 
sieren avecindarse en España. Muéstrase el autor muy apasiona- 
do al sistema restrictivo y a las compañías de comercio. Su polí- 
tica mercantil se funda principalmente en seguir la de Ustáriz, 
si bien la exagera en algunos puntos, como al pedir la pena ca- 
pital y confiscación de bienes para reprimir el contrabando. De- 
sea que las compañías de comercio sean temporales, y propone 
que al cabo de cierto tiempo todos participen del beneficio de la 
libertad. Propone algunas reformas en los tributos, clama por el 
reparto proporcional y condena el abuso de dar en arrendamien- 
to las "Rentas Reales. 

355. Santa María (Fr. Juan). — Tratado de república y po- 
licía cristiana para Reyes y Príncipes y para los que en el go- 
bierno tienen sus veces, por el Rvmo. P. Mtro..., de la Orden 
de los Menores de San Francisco. — Madrid, 1615 ; un tomo 
4."— Barcelona, 1016 y 1618; un tomo 8.°— Lisboa, 1621; un 
tomo 8."— Ñapóles, 1624 ; un tomo 4.° 

136 



Este libro está escrito con grande libertad y desenfado. El au- 
tor dirige ia palabra a los Reyes, reprende su descuido en las co- 
sas del gobierno y les dice : «Sepan, pues, los Reyes que lo son 
para servir a los reinos, pues tan bien se lo pagan, y tienen ofi- 
cio que los obliga al trabajo.» Toca muy de paso y por inciden- 
cia algunos puntos de economía pública, y a propósito de los gas- 
tos excesivos de los particulares dice que m las penas ni el rigor 
de las leyes y pragmáticas pueden remediar el mal, porque pro- 
cede de las costumbres estragadas de los vasallos ; «y en vano 
será — continúa — enderezar la sombra si el cuerpo está torcido.» 

356. Santa YANA Bustillo (D. Lorenzo de). — Gobierno 
político de los pueblos de España, y el Corregidor, Alcalde y 
Juez en ellos, por el Dr... — Zaragoza, 1742; un tomo 4.° 

Útil para consultar acerca de la antigua administración econó-- 
mica de España, en punto a los abastos, pósitos, tasas y postu- 
ras, tratos y comercios, no sólo en cuanto el sistema reglamen- 
tario era efecto de la ley, sino en gran parte resultado de las in- 
terpretaciones de nuestros jurisconsultos y comentadores del de- 
recho. 

357. Santillana (Juan de). — Memorial sobre reformación 
de trajes. — 1590. 

Cita este Memorial Francisco Martínez de la Mata en su Epí= 
tome {Apéndice a la educación popular, parte primera, pág. 446). 
Campomanes no ilustra el texto con nota alguna que de noticia 
de la persona o escritos del autor ; de donde inferimos que no lo 
ha conocido, como tampoco nosotros lo conocemos. 

358. Saravia de la Calle Veronense (....). — Instrucción 
de mercaderes muy provechosa, en la cual se enseña cómo de- 
ben los mercaderes tractar y de qué manera se han de evitar 
las usuras de todos los tractos de ventas y compras, así a lo 
contado como a lo adelantado y a lo fiado, y de las compras 
de los censos al quitar y tractos de compañía y otros contra- 
tos ; particularmente se habla del tracto de las lanas. También 
hay otro tractado de cambios, en el cual se tracta de los cam- 
bios lícitos y reprobados. Nuevamente compuesto por el Doc- 
tor...— Medina del Campo, 1544; un tomo 4.° 

Tratado de moral, que empieza proclamando el menosprecio de 

137 



los bienes temporales y exhortando a los mercaderes al abandono 
de una profesión tan peligrosa a la conciencia. «Las riquezas por 
doquiera lastiman, gánanse con trabajo, guárdanse con cuidado, 
piérdense con dolor.» Discurre con bastante originalidad sobre las 
causas que determinan el precio de las cosas, censura los mono- 
polios, examina los diversos contratos y distingue los lícitos de 
los reprobados según las ideas comunes en razón de la usura, 
habla de los cambios, cita varias plazas de comercio y las mone- 
das que entonces corrían en cada una de ellas, diserta sobre la 
invención de la moneda y contiene un capítulo muy curioso del 
trato de las lanas que esparce mucha luz sobre el estado poco 
próspero de la industria ganadera en el siglo xvi ; y en fin, apro- 
vecha la lectura de este libro para conocer los usos y estilos co- 
merciales en aquel tiempo. 

359. Sastre y de Alo y (D. Gregorio). — Disertación de la 
necesidad de nuevas leyes para mejorar la agricultura. 

Citado por Torres Amat, Escritores catalanes, sin añadir no- 
ticia alguna del contenido de la obra, ni de la época en que la 
escribió o publicó su autor. 

360. Sempere y Guarinos (D. Juan). — Historia del lujo y 
de las leyes suntuarias de España. — Madrid, 1788 ; dos to- 
mos 8.° 

Biblioteca española económico-política, por..., del Conse- 
jo de S. M., Honorario en el de Hacienda y Fiscal de lo civil 
en la Chancillería de Granada. — Madrid ; cuatro tomos 8° — 
Tomo I, 1801; tomos H y HI, 1804; tomo IV, 1821. 

Historia de los vínculos y mayorazgos. — Madrid, 1805; un 
tomo 8.° 

Memoria sobre la importancia del estudio de la economía 
política. (Ms.) 

Apuntes para la historia de la caballería española. (Ms.) 

En todos los escritos de Sempere luce más la diligencia nece- 
saria para componer obras de erudición, que las doctrinas nue- 
vas y atrevidas que constituyen el mérito de la originalidad. La 
Historio del lujo no está exenta de errores económicos dignos de 
censura, si bien merece alabanza en cuanto demuestra la vanidad 
e ineficacia de las leyes suntuarias. La Biblioteca contiene extrac- 
tos de los mejores escritos de nuestros antiguos economistas, y 

138 



varias memorias del autor, entre ellas una sobre la Policía, de Es- 
paña acerca de los pobres, vagos y mal entretenidos, otra sobre la 
Renta de la Población de Granada y otra sobre la Decadencia de 
la seda en dicho reino. Es obra útil y digna de ser consultada por 
los eruditos, aunque escrita con poco método y falta de aquella 
unidad que tal vez le habría dado el autor si no hubiese experi- 
mentado su trabajo tan frecuentes interrupciones. Además de 
los mss. citados existen otros del mismo tenor y que no carecen 
de importancia para el estudio de la Economía política, en el ar- 
chivo de la Real Academia de la Historia. Sempere pertenece a 
la escuela de Campomanes, y como él contribuyó a difundir la 
ciencia económica en España y sacar a luz los escritos olvidados 
de nuestro antiguos economistas. 

361. Sierra (D. Lope de). — Respuestas fiscales de... acer- 
ca del establecimiento de la ley de amortización. — 1765. (Ms.) 

El autor, revestido con su dignidad de Fiscal del Consejo, im- 
pugna los fundamentos en que se apoyaban Campomanes y Ca- 
rrasco para promover el establecimiento del sistema de amortiza- 
ción, y duda de la necesidad o conveniencia de introducir seme- 
jante reforma. 

362. SiSTERNES Y Feliú (D. Manuel). — Idea de la Ley 
agraria española por..., Fiscal del Consejo y Cámara de Su 
Majestad. — Valencia, 1786 ; un tomo 4.° 

Libro de buena doctrina, fundada principalmente en las no- 
ciones de libertad y propiedad como medios verdaderos de resta- 
blecer nuestra agricultura. Propone el autor varios arbitrios 
para reducir a cultivo las tierras baldías, para lograr una conve- 
niente distribución de los campos, regarlos y mejorarlos con bue- 
nos métodos de labranza y con auxilio de la industria y del co- 
mercio. Algunas veces, sin embargo, el autor sacrifica la verdad 
en gracia del sistema reglamentario. V. Sempere: Biblioteca es- 
pañola, tomo V, pág. 130, y Fuster, Biblioteca Valenciana, tomo 
II, pág. 123. 

363. Soledad (Fr. Benito de la). — Manifiestos del F... 
(Sin fecha ni lugar de impresión.) 

Memorial historial y política cristiana que descubre las 
ideas y máximas del Cristianísimo Luis XIV para librar a 
España de los infortunios que experimenta, por medio de su 

139 



legitimo Rey Don Carlos III (Archiduque de Austria). — Vie- 
ne, 1703 ; un tomo 4.° 

Los Manifiestos contienen cinco memoriales dirigidos a Don 
Carlos II y escritos, según se colige, el año 1694, y debieran ser 
siete, porque el autor alude al primero y segundo en el ejemplar 
incompleto que tuvimos a la vista. Hay en ellos observaciones 
acertadas sobre los abusos de la Administración pública y adver- 
tencias útiles para venir en conocimiento del estado de la Monar- 
quía en aquel tiempo. Vitupera el mal trato que se daba a los in- 
dios, censura con severidad el comercio de los negros, señala 
como fuente del mal gobierno la mucha parte que tenían los letra- 
dos en los negocios por medio de los Consejos, y defiende con 
gran calor la inmunidad y jurisdicción de la Iglesia. El Memorial 
es una ardiente apología del Archiduque y una defensa vigorosa 
de su derecho de sucesión a la corona de España. Con este motivo 
discurre el autor sobre el estado de la Monarquía española, alude 
a los Manifiestos o memoriales dados por él a Don Carlos II, 
copia varios pasajes y amplía las noticias y reflexiones que en 
ellos se contienen. 

364. Soler (D. Miguel Cayetano). — Informes que dio so- 
bre el comercio de España con el Brasil. 

Memoria sobre el estado actual de la Real Hacienda y so- 
bre recursos para las urgencias. — 1799. 

Exposición que hace al Rey el Ministro de la Real Hacien- 
do en 1799. 

Memoria presentada al Rey sobre las variaciones que de- 
bían hacerse en los aranceles de España, como represalia de 
las vejaciones que sufría en Francia nuestro comercio a con- 
secuencia de la libertad en que ésta nos dejaba. — 1802. 

De los Informes da breve noticia Bover, Memoria biof^ráfica 
de los Mallorquines, pág. 403. La primera Memoria es un docu- 
mento oficial de grave importancia para conocer el estado angus- 
tioso del Tesoro Púbhco de España en el reinado de Carlos IV, 
el déficit enorme del presupuesto, la inutilidad de acudir a los 
empréstitos nacionales o extranjeros, la ineficacia de los donati- 
vos patrióticos y los apuros del Ministro para acudir a los gastos 
de la guerra con la República francesa. Soler propuso la creación 
de nuevos vales reales, fijando arbitrariamente su pérdida en el 
6 por 100, la extensión del papel sellado a las letras de cambio y 

140 



otros instrumentos públicos, una contribución suntuaria ; una lo- 
tería de rentas vitalicias ; la exacción del 20 por 100 de los fondos 
que en dinero o trigo tuvieran los pósitos, y facilitar la desamor- 
tización civil y eclesiástica. La Exposición es un informe del es- 
tado de la Real Hacienda, y contiene algunas noticias tocantes a 
los ministerios de D. Diego Gardoqui, D. Pedro Várela y el Mar- 
qués de las Hormazas, que también hubieron de luchar con la 
penuria de sus tiempos. La segunda Memoria muestra que Soler 
daba alta importancia a los tratados de comercio y fiaba mucho 
del sistema de represalias mercantiles, y demasiado de la distin- 
ción entre el comercio activo y pasivo. Por consejo de Soler se 
avivó la idea de Gardoqui de establecer la Oficina de balajisa mu- 
dando su título en el de Departamento del fomento y dividiéndola 
en dos secciones, una de estadística o Población y riqueza del 
Reino, y otra del Estado del comercio interiar y exterior. El fru- 
to de dicha institución fué formar una grande colección de todas 
las monedas corrientes en Europa, Asia y África, hacer el ensayo 
de su valor intrínseco y publicar el resultado para que el comer- 
cio, sabiendo el peso y ley de cada una, pudiera fácilmente veri- 
ficar el cambio de géneros y frutos por metales y conociese la co- 
rrespondencia de la moneda nacional con las extranjeras. Da cu- 
riosas noticias de Soler y sus escritos Canga Arguelles : Diccio- 
nario de Hacienda, tomo I, págs. 116 y 134, y tomo H, págs. 184, 
186 y 333. 

365. SoMOZA DE MoNSORiú (D, Francisco). — Estorbos y 
remedios de la riqueza de Galicia : segundo discurso político 
legal que escribe el Licenciado..., miembro del Colegio de 
Abogados de la Real Audiencia del Reino y Regidor perpe- 
tuo de la ciudad de La Coruña. Dedicado al limo. Sr. D. Ma- 
nuel Ventura Figueroa, Gobernador del Supremo Consejo de 
Castilla. — Santiago, 1775 ; un tomo 8.° 

Contiene algunas observaciones muy oportunas al propósito 
del autor, si bien propende a discurrir más como jurisconsulto 
que como economista. 

366. SoMOZA Y OuiROGA (D. Juan). — Discurso del Capi- 
tán... tocante a la estabilidad, medios y dificultades que se 
consideran en la moneda desta corona de Cast lia. Dedicado a 
S. A. Serma. el Sr. Don Juan.— Madrid, 1677; 4.° 

Reparos y conocidas conveniencias que se ofrecen tocante 



141 



al papel que tengo dado sobre la estabilidad y medios de la 
moneda desta corona. — 4,° 

Breve minuta de la única recuperación y aumento de la 
Monarquía de España. — Madrid, 1679 ; 4.** 

Satisfacción única y evidente a las dificultades que se han 
discurrido sobre la fija estabilidad de la moneda de vellón, y 
utilisimo aumento de la de plata y oro de la corona de Casti- 
lla.— Madrid, 1679; 4.° 

Segunda satisfacción a las dificultades que nuevamente se 
han propuesto tocante al legítimo y debido aumento del valor 
de la moneda de oro y plata. — Madrid, 1679 ; 4.** 

Epítome de los premeditados puntos y compendiosa mi- 
nuta a que se reduce el justificado y único medio de la mone- 
da de oro, plata y vellón, que con pronta y precisa ejecución 
necesita observar la corona de Castilla, para su mayor aumen- 
to, riqueza y población, con evidente desempeño del Real Pa- 
trimonio.— Madrid, 1679; 4.* 

Único desengaño y perfecto remedio de los menoscabos de 
la corona de Castilla y general alivio de todos sus vasallos. — 
1680; 4." 

Principal remedio de la corona de Castilla. — Madrid, 
1680; 4." 

Justificado cobro de las Reales Rentas y Sisas de la villa 
de Madrid.— Madrid, 1680; 4.° 

Segura estabilidad y precio de la plata, y correspondiente 
equilibrio que debe tener la moneda de vellón para ser legí- 
timo caudal de la corona de Castilla. — Madrid, 1680; 4.° 

Breve y único medio para poner fijos y justificados precios 
? todas las ropas de seda, lana y lienzos, con particular aumen- 
to de las fábricas de Castilla y natural rechace, falencia y es- 
torbo del gasto de las extranjeras ; 4.* 

Memorial que empieza : Señor : En todas las dolencias del 
cuerpo humano... 

Otro que empieza : Señor : El general conflicto en que se 
halla la corona de Castilla... 

Otro que empieza: Señor: El Capitán D. Antonio Somo- 
za y Quiroga... 



142 



El autor, según confesión propia, escribió 22 memoriales im- 
presos o manuscritos del mismo tenor que los citado?. Su doctri- 
na en punto a la moneda es generalmente buena. Parte del prin- 
cipio que tiene un valor intrínseco en razón de los metales de que 
se compone, y que es necesario establecer el equilibria y debida 
correspondencia del vellón con el oro y plata Dice además que 
conviene igualar el valor de la moneda corriente en las diversas 
provincias de España, y asimismo el valor de la moneda de Espa- 
ña con la de toda Europa, único medio de evitar la salida de los 
metales preciosos ; porque si dos hermanos o vecinas hiciesen dos 
posos en un territorio, mineral a arcaduz de afina tasada, el q<.ue 
caz^e más -caras en hondo arrastrará por naturaleza el mineral de 
agua a su pozo, dejando seca el de su vecina por. ho-het cavado 
menos, hasta que entre los do$ se conformasen o cavasen en igual 
nivel; y esto sucede con la plata que viene de Indias, la cual, p.ot 
fener en Castilla tan corta precio, camina por naturaleza a la par^ 
te donde le dan más estimación y valor. En las demás materias 
de economía política no discurre con igual acierto. Verdad es que 
asienta la máxima que sólo es poderoso el Príncipe QU£ tiene va- 
sallos que lo sean con el permanentg aumenta de. sus fábricas, fru- 
tos y comercios ; pero dando la razón al autor cuando censura la 
confusión de los tributos, la exorbitancia de los Ministros, la mul- 
titud de los conventos, y recomienda el fomento de los nuevos 
plantíos, la restauración de las fábricas, la protección a los ex- 
tranjeros útiles y otras providencias de buen gobierno, es deber 
nuestro censurarle también cuando propone desterrar las ropas 
de fuera del Reino, monopolizar todo el comercio de las Tndias 
en favor de los naturales, señalar precio fijo a los mantenimientos 
y telas de hilo, lana y seda, obligar a los labradores a establecer 
riegos, prohibir el uso de los coches, castigar a los revendedores, 
y otros medios ineficaces o imposibles. 

367. SoRA (Juan Luis). — Viadas de la moneda de oro y 
plata por los señores diputados de Aragón, y derechos que se 
paeraban de lo que se sacaba del reino, como parece por los 
actos comunes de la Diputación. 

El Canónigo Leonardo de Argensola insertó este opúsculo, 
publicado al terminar el siglo xvi, en sus Comentarios mss. para 
la historia de Aragón, al final del libro del año de 1615, con el ti- 
tulo de Apuntamientos impresos sobre la prohibición y acerca de 
la saca de la moneda de este reino, permisión o dispensa que en dife- 
rentes tiempos usó el mismo reino en esta materia, según Latasa : 
Biblioteca nueva, tomo H, pág. 266. 

Í43 



368. Soria y Vera (D. Melchor de). — Tratado de la jus- 
tificación y conveniencia de la tasa •del pan, y de la dispensa- 
ción que en ella hace S. M. con los que siembran. Autor..., 
Obispo de Troya, del Consejo de S. M. Dirigido al limo. Se- 
ñor Deán y Cabildo de la Santa Iglesia de Toledo, Primada 
de las Españas.— Toledo, 1627; un tomo 4.°— Segunda edi- 
ción : Toledo, 1633 ; un tomo 4.° 

Este libro es un espejo fiel de todos los errores económicos en 
boga durante el siglo xvii en punto a mantenimientos, tasas, pos- 
turas y demás trabas del comercio interior. Con la mejor inten- 
ción del mundo, la teología moral hizo daños gravísimos a los 
pueblos, apadrinando los errores más vulgares y perniciosos. Ci- 
tado por D. Nicolás Antonio. 

369. Soto (Fr. Domingo de). — Deliberación en la causa 
de los pobres. — Salamanca, 1545; un tomo 8." 

Publicóse también en Salamanca, y el mismo año, otra edi- 
ción latina con el título Tn causa poMperum deliberatio, por Juan 
de Junta. El autor, movido por un ciego impulso de caridad, se 
declara contra todo proyecto de ordenar las limosnas y ejercitar 
la policía de los pobres. Hay originalidad y viveza en la exposi- 
ción de su doctrina, y usa argumentos muy de estilo moderno. 
Dedicó este libro al Príncipe Don Felipe y logró quebrantar por 
entonces el ímpetu de una tan prudente y necesaria reforma. 
V. Biblioteca Hispana. 

370. Struzzi (Alberto). — Diálogo sobre el comercio de 
estos reinos de Castilla, por.... Gentilhombre de la casa de 
la Serma. Infanta Doña Isabel. — 1624 (sin lugar de impresión). 

Sustenta el autor la doctrina que por ley natural de las gentes 
el comercio es libre ; que siendo las tierras de diversas disposi- 
ciones, es necesaria la permuta de las cosas ; que la libertad del 
tráfico procura la abundancia y baratura de los frutos y artefac- 
tos ; que la prohibición de las mercaderías necesarias es perjudi- 
cial ; que el contrabando se burla de las leyes, y querer atajarlo 
es poner puertas al campo ; que la naturaleza del comercio lleva 
consigo la compensación de las mercaderías que salen del Reino ; 
que el oro y la plata de España no deben quedar en ella, porque 
si no dejaría de haber comercio y alcabalas para S. M. ; que no 
entrando las mejores obras del extranjero, los naturales no po- 



T44 



drán imitarlas ; que no bastando nuestras fábricas a surtir los mer- 
cados de las Indias, excluir las mercaderías extranjeras sería pri- 
varnos de la mitad del oro y plata que viene de aquellas partes, o 
dar lugar a que los extranjeros las llevasen directamente. «El de- 
cir prohíbanse las mercaderías es cosa fácil ; mas las ejecuciones 
son muy dificultosas.» Admirable doctrina, considerando los erro- 
res dominantes en el siglo xvii. 

371. Toledo (Universidad de). — Memorial al Señor Rey 
Don Felipe III para que no salgan de España materias labo- 
rables, ni entren mercancías labradas fuera de ella. 

Citado por Martínez de la Mata en su Epítome {Educación 
popular, pág. 412; y Apéndice, parte primera, pág. 457). Cam- 
pomanes lo atribuye, y no sin razón, a Sancho de Moneada ; por 
lo menos hay entre la Restauración política y este Memorial tal 
conformidad de doctrinas, que parece parto del mismo entendi- 
miento, 

372. ToRNAMiRA DE SoTO Y SoRA (D. Juan de). — ^Arbitrio 
acerca de la moneda de cobre de Castilla. (Ms.) 

Hállase en una colección de opúsculos originales de mano del 
autor a que se refiere Latasa: Biblioteca nueva, tomo II, pági^ 
ñas 463 y 464. Pertenece a los primeros años del siglo xvii. 

373. ToRRENUEVA (Marqués de). — Memoria presentada al 
Sr. Don Felipe V por una Junta de Ministros, siendo Secre- 
tario del despacho de Hacienda el Marqués de Torrenueva. — 
1737. 

Formóse esta Junta de orden del Rey en 9 de abril de dicho 
año, para que propusiera medios extraordinarios con que acudir 
a las cargas y obligaciones pendientes y a los gastos excesivos 
de la guerra. La Junta elevó su consulta, en la cual examina el 
estado de la Hacienda desde el año 1701 y señala las causas de 
sus atrasos ; expone el gasto general de la Corona dividido por 
clases, aconseja economías moderando lo superfino y extinguien- 
do mercedes graciosas, recomienda la suspensión de toda deuda 
causada hasta el fin de 1736, y en consulta aparte sugiere un me- 
dio extraordinario que no se declara. V. Canga Arguelles : Dic- 
cionario de Hacienda, tomo II, pág. 125. 

145 



374. Torre y Orumbella (D. José de la). — Discurso de 
la gracia del excusado, sobre los abusos que se experimentan 
en el arrendamiento y administración de las casas mayores 
dezmeras del Arzobispado de Valencia. — Valencia, 1695 ; 
folio. 

Útil para conocer a fondo nuestro antiguo sistema tributario 
y juzgarle con acierto. Cítanle Roáñguez: Biblioteca Valentina, 
y Jimeno : Escritores del Reino de Valencia. 

375. Torre-Palma (Conde de). — Cartas del recogimiento 
de los pobres. (Ms.) 

Este papel abunda en buenas doctrinas, combate la opinión 
favorable a la libertad de mendigar y propone medios acertados y 
oportunos para ordenar los hospicios. 

376. Uberte (Micer José). — Tratado legal y político so- 
bre el abasto del pan. — Zaragoza, 1662 ; un tomo fol. 

Citado por Latasa : Biblioteca nueva, tomo III, pág. 397. 

377. Ulloa (D. Antonio de). — Noticias americanas, entre- 
tenimientos físicos históricos sobre la América Meridional y 
la Septentrional Oriental, comparación general de los terri- 
torios, climas y producciones de las tres especies vegetales, 
animales y minerales con relación particular de las petrifica- 
ciones de cuerpos marinos, de los indios naturales de aquellos 
países, sus costumbres y usos, de las antigüedades, discurso 
sobre la lengua y sobre el modo en que pasaron los primeros 
pobladores, por..., Comendador de Ocaña en el Orden de 
Santiago, Jefe de Escuadra de la Real Armada, de la Real 
Sociedad en Londres y de las Reales Academias de Ciencias 
de Stockolmo, Berlín, etc.— Madrid, 1772; un tomo 4.° 

Discurre el ilustre marino sobre los varios puntos que indica 
el prolijo título de su obra, que interesa al economista por los 
datos curiosos e importantes que contiene acerca del laboreo y 
producto de las minas del Perú y otras regiones de la América 
española. 

378. Ulloa (D. Bernardo de).— Restablecimiento de las 

146 



fábricas y comercio español : errores que se padecen en las 
causales de su decadencia, cuáles son los legítimos obstáculos 
que le destruyen, y los medios eficaces de que florezca. Parte 
primera : Que trata qué sea comercio, cuáles sus partes y di- 
ferencias : cuál el que goza España y el que necesita mante- 
ner con las naciones para el restablecimiento de las fábricas 
y tráfico terrestre, con un extracto del libro de D. Jerónimo 
Uztáriz, Teórica y práctica de comercio y marina. Segunda 
parte : que trata del comercio y tráfico marítimo que tiene 
España con las naciones y en la América : causales de su de- 
cadencia y medios con que se debe aumentar y extender para 
beneficio de estos reinos y aumento de las fuerzas marítimas 
de ellos y su población. Su autor.... Gentilhombre de boca de 
S. M., Alcalde Mayor del Cabildo de la ciudad de Sevilla, y 
al presente su Procurador Mayor en esta Corte. Dedicado al 
Rey N. S.— Madrid, 1740; dos tomos 8.° 

Libro muy importante para conocer el estado de nuestras ar- 
tes y comercio en el siglo xviii. En la primera parte expone dis- 
cretamente su autor los varios obstáculos que impedían el des- 
arrollo de la pública prosperidad en España, y en la segunda exa- 
mina nuestro sistema colonial. Prevalecen en toda ella las doc- 
+nnas de la balanza mercantil y, de consiguiente, no acierta ej 
político Ulloa en los remedios que propone ; antes, de seguir sus 
consejos resultaría agravarse más y más la decadencia de las 
fábricas y tráfico del Reino. Contiene datos y noticias de mucho 
interés para la historia económica de nuestra Monarquía. 

379. Uriz (D. Joaquín Javier de). — Causas prácticas de 
Ja muerte de los niños expósitos en sus primeros años, reme- 
dio en su origen de un tan grave mal y modo de formarlos 
útiles a la Religión y al Estado, con notable aumento de la 
población, fuerzas y riquezas de España, por..., Arcediano de 
Tabla en la Catedral de Pamplona. — Pamplona, 1801 ; dos to- 
mos 4.° 

El autor trata largamente de las casas de expósitos, denuncia 
sus abusos, propone los medios de corregirlos, arbitra recursos 
y establece reglas para la crianza y educación de los recogidos. 
Calcula el aumento que la población pudiera tener si se disminu- 
yera la ley de la mortalidad que rige en dichos establecimientos, 

147 



y pondera los beneficios que la agricultura y la industria deberían 
recoger de aplicar los expósitos a las artes y oficios y al cultivo 
de los campos. 

3S0. Urries (D. Pedro de). — Mejoramiento de la España. 

Tratado presentado a la Real Sociedad Aragonesa el año 
de 1779, e instrucción sobre el cultivo, comercio y usos del 
azafrán de Aragón. (Ms.) 

Discurso en que se manifiesta la necesidad de las socieda- 
des económicas, y cuánto debe esperar la Nación de tan úti- 
les establecimientos. (Ms.) 

Memoria exponiendo un capítulo del papel del Doctor Je- 
rónimo Ardid, intitulado : Fomento de la agricultura y des- 
tierro del ocio. 

El Mejoramiento fué escrito por comisión de la Real Sociedad 
Económica de Madrid, y mereció alabanza : el Tratado quedó 
inédito ; el Discurso fué leído en la primera Junta general de la 
Sociedad Aragonesa celebrada con ocasión de adjudicar los pre- 
mios ganados en el concurso de 1781 ; y en la Memoria discurre 
el autor sobre la importancia de la agricultura y propone para 
su fomento multiplicar las casas de campo y fijar en ellas la resi- 
dencia de los labradores. Fué leída esta Memoria, a la misma So- 
ciedad en 1779. V. Latasa. Biblioteca nueva, tomo VI, pág. 34. 

381. UzTÁRiz (D. Jerónimo de). — Teórica y práctica de 
comercio y de marina en diferentes discursos y calificados 
ejemplares que con específicas providencias se procuran adap- 
tar a la Monarquía española para su pronta restauración, be- 
neficio universal y mayoF fortaleza contra los émulos de la 
Real Corona : mediante la soberana protección del Rey N. S. 
Don Felipe V, por..., caballero del Orden de Santiago, del 
Consejo de S. M. y de la Real Junta de Comercio y de Mone- 
da, y Secretario de S. M. en el Consejo y Cámara de Indias. — 
Madrid, 1724. — Segunda edición, corregida y aumentada por 
el autor. — Madrid, 1742. — Tercera impresión, corregida y en- 
mendada por el autor. — Madrid, 1757, por Antonio Sanz ; un 
tomo fol. 

Excelente tratado para conocer la economía política de España 
en los tiempos de Felipe V. El autor profesa las doctrinas de 

148 



Colbert y se propone introducirlas en su Patria, fortificando sus 
consejos con el ejemplo de Francia, Holanda e Inglaterra. Aun- 
que yerra a menudo en su propósito de restaurar la grandeza de 
España, señala con acierto muchos vicios del gobierno como cau- 
sas poderosas de nuestra decadencia en las artes, comercio y na- 
vegación. Obtuvo esta obra los honores de la traducción al fran- 
cés por Formonnais en 1753, y tal vez se debe a semejante cir- 
cimstancia la falsa idea de Mr. Alban de Villeneuve, al calificarla; 
del primer libro de Economía política que se ha escrito entre nos- 
otros. 

382. Valcárcel (Gonzalo de). — Discurso que trata del ar- 
bitrio o imposición sobre la harina, atribuido al Licencia- 
do... (Ms.) 

De los tiempos de Felipe IV. El autor discurre más como prác- 
tico en el manejo de las rentas que como hombre versado en su 
teoría, aunque sazona de vez en cuando su papel con observacio- 
nes cuerdas y oportunas. 

383. Valencia (Pedro de). — Discurso sobre el acrecenta- 
miento de la labor de la tierra al Rey Don Felipe III. 

Discurso contra la ociosidad. — 1608. 

Discurso de la tasa del pan. 

Discurso a S. M. para que no se cargue tanto a los reinos 
con imposiciones. 

Arbitrio al Rey para que en los años no fértiles no haya 
necesidad. — 1605. (Ms.) 

Los Discursos contienen ideas económicas muy curiosas, aun- 
que de ordinario el autor se deja llevar por la corriente. El Ar- 
bitrio (que es probablemente el mismo papel que lleva por títu- 
lo Discurso de la tosa del pan) está escrito en sentido político- 
moral, procurando el autor probar la justicia y conveniencia de la 
tasa del pan, y empleando para ello razones y argumentos vulga- 
res. V. Biblotheca Hispana. 

384. Valle de la Cerda (Luis). — Desempeño del patrimo- 
nio de S. M. y reinos sin daño del. Rey y vasallos, y con des- 
canso y alivio de todos por medio de los Erarios públicos y 
Montes de Piedad. Por..., del Consejo y Contador de S. M. 
de la Santa Cruzada. — Madrid, 1618; un tomo á." 



149 



Este libro fué impreso de orden de las Cortes de Madrid de 
1599 : Madrid, 1600 ; un tomo 4.° Tal era la importancia que el 
autor supo dar a su idea de fundar Erarios públicos para reani- 
mar la agricultura, artes y comercio con el dinero ocioso llevado 
a la circulación, y con los Montes de Piedad como medio de ex- 
tirpar las usuras. La imperfecta aplicación del crédito pareció un 
arbitrio eficaz en aquellos tiempos de miseria pública, de penuria 
del Tesoro y de préstamos ruinosos. Cae el escritor en el yerro 
común a todos los arbitristas de considerar su pensamiento como 
único remedio a los males de España. Valle de la Cerda da curio- 
sas noticias sobre las antiguas y famosas ferias de Medina del 
Campo, y contribuyó más que otro escritor alguno a labrar la 
opinión de su grandeza. Da razón de este libro y sus diversas 
ediciones D. Nicolás Antonio, y lo extracta Sempere : Biblio- 
teca económico-política, tomo I. 

385. Valle Mardón (Francisco de). — Aviso y discursos 
tocantes al reparo que conviene a esta Monarquía, sobre la 
moneda de plata y vellón que se ha de labrar. — 1619. (Ms.) 

Papel lleno de errores vulgares y propios de aquel tiempo. 

386. Vallegera Mardones (Francisco). — Memorial al Rey 
sobre la baja de la moneda de vellón, sin perjuicio de terce- 
ro.— 1623. 

Arbitrista vulgar e impertinente. 

387. Várela (D. Pedro). — Memoria al Sr. Don Car- 
los IV en 1797. 

Examina el Ministro de Hacienda el estado del Tesoro Públi- 
co desde el año 1793, enumera los gastos causados por la guerra 
contra la República francesa, los compara con el producto de las 
rentas ordinarias y arbitrios extraordinarios, y hace notar el enor- 
me déficit que resulta. Recomienda la extinción sucesiva de los 
vales reales, y con menos acierto la prohibición de extraer la 
plata. Discurriendo sobre los arbitrios del momento, rechaza como 
imposible la negociación de un nuevo empréstito, como perjudi- 
cial el recargo de las contribuciones y como funesto la creación de 
papel moneda. En tal apuro propone el Ministro establecer la me- 
dia annata de todos los empleos y honores civiles y militares y be- 
neficios eclesiásticos ; un derecho a la expedición de cualesquiera 
despachos o títulos firmados por el Rey ; una contribución sobre 

150 



las herencias desde el segundo grado ; otra sobre los objetos de 
lujo; otra de inquilinatos; otra sobre las personas de ambos se- 
xos que abracen el estado religioso y clérigos que se ordenen a 
titulo de patrimonio ; un anticipo por los comerciantes de Cádiz, 
Sevilla y Málaga a cambio del privilegio exclusivo de comerciar 
durante seis u ocho años con los virreinatos de Méjico y Lima ; la 
venta de ciertos bienes del Real Patrimonio ; la supresión de va- 
rias piezas eclesiásticas ; la enajenación de las encomiendas de las 
cuatro Ordenes militares, y, por último, la admisión de la nación 
hebrea en España, «que según opinión general posee las mejores 
riquezas de la Europa y del Asia». La fecunda vena del autor le 
hace parecer a nuestro ojos más que un Ministro de Carlos IV, 
un verdadero arbitrista. V. Canga Arguelles : Diccionaria de Ha- 
cienda, tomo II, pág. 176. 

388. Veitia Lina ge (D. José de). — Norte de la contrata- 
ción de las Indias Occidentales, dedicado al Excmo. Sr. Con- 
de de Peñaranda, Gentilhombre de S. M., de su Consejo de 
Estado, de la Junta del gobierno universal de estos reinos y 
Presidente del Real suprimido Consejo de las Indias. Por..., 
Caballero de la Orden de Santiago, Señor de la casa de Vei- 
tia, del Consejo de S. M., su Tesorero, Juez oficial de :1a Real 
Audiencia de la Contratación de las Indias en la ciudad de Se- 
villa. — Sevilla, 1672; un tomo fol. 

Trata principalmente de la jurisdicción que la casa de contrata- 
ción de Sevilla ejercía en todos los mercaderes, factores, maestres 
de naos y gente de mar, y de su autoridad para velar sobre el cum- 
plimiento de las Ordenanzas de navegación y trato con América, 
y contiene noticias importantes acerca de nuestro antiguo comer- 
cio con las Indias. 

389, VÉLEZ (Marqués de los). — Memoria presentada al 
Sr. Don Carlos II en 1687. 

Memoria o voto presentado al Sr. Don Carlos II en 1688.: 
Memoria o consulta presentada al Sr. Don Carlos II en 
1690. 

El Marqués de los Vélez llevó la voz de la Junta de medios y 
arbitrios formada de orden del Rey en 1687. La primera Memoria 
es la consulta elevada con dicha ocasión, en la cual se pinta el es- 
tado miserable de la España con vivos colores. Laméntase en ella 
la despoblación de las provincias de Castilla, la aniquilación de sus 



tratos, labores, granjerias y comercio, y dícese que ni la indus- 
tria ni el trabajo personal se hallaban ya en los castellanos, «sino 
convertidos a la ociosidad, tienen por oficio pedir limosna para 
sustentarse». Pondérase el daño causado por los arbitrios antes 
usados, con los cuales, «no sólo se ha cogido el fruto, sino arran- 
cado las raíces» ; y viniendo a la cuestión de medios, propone el 
autor la condenación y remisión de los servicios de millones, «para 
que estas provincias de Castilla convalezcan de las aflicciones y 
trabajos que por el discurso de muchos años han padecido, se res- 
tituyan a la antigua población y al trato más estimable de la la- 
branza y crianza, y se restablezcan las fábricas y maniobras que 
antes tenían ; aplicándose virtuosamente a las granjerias útiles a lo 
universal de la Monarquía con que se alimentan los comercios y 
los particulares por el caudal que les rinden su industria y trabajo.» 
Propone además la supresión de las sisas municipales cargadas en 
las especies comestibles ; la liberación del servicio ordinario y ex- 
traordinario, «por haberse convertido en la renta más gravosa, 
pues carga únicamente en lo pobres, es de difícil cobranza y mucho 
desperdicio» ; la paga exacta y puntual de los juros y consignacio- 
nes, e introducir el orden en la administración de las alcabalas, ter- 
cias reales y cuatro unos por ciento, «que es lo único que ha de 
quedar en el Reino y se ha de administrar por la Real Hacienda.» 
En la segunda Memoria confirma el Marqués de los Vélez las doc- 
trinas de la primera, firme en su propósito de mejorar las rentas 
públicas, moderando y reformando los tributos, para de este modo 
lograr la restauración de la riqueza y prosperidad del Reino. «Y es 
menester desengañarse — dice — y acabar de creer que estos desier- 
tos dominios no han de poblarse sin una general franqueza, sin 
una libertad conocida y sin admitir gratamente a todas las naciones.» 
Y en otra parte : «Limitar los tributos es asegurarlos y conseguir- 
los. Siendo pocos y regulares se logran, y excediendo de la pro- 
porción se confunden. Uno debe cobrar el Príncipe y pagar los va- 
sallos ; los demás son arbitrios de la opresión y del ahogo y per- 
mitidas violencias.» La tercera Memoria o consuHa, versa sobre 
pormenores interesantes y contiene datos y cálculos relativos a los 
gastos de la Monarquía en 1690, según el presupuesta más Limpio- 
do : expresión que manifiesta la importancia que daba el Marqués 
de los Vélez a la cuenta y razón de los caudales del Estado. Inserta 
dichos documentos Canga Arguelles : Diccianario de Hacienda, 
tomo II, págs. 99, 112 y 119. 

390. Vidal (D. Lamberto). — El Secretario instruido en 
las máximas de Estado, Guerra, Justicia, Política y Hacien- 
da, dividido en ocho discursos. (Ms.) 

152 



El autor dejó incompleta la obra, pues no pasó del tercero. 
Pertenecen estos papeles a la mitad del siglo xviii, y no se extien- 
den a más las noticias que del asunto nos transmite Latasa : Bi- 
blioteca nueva, tomo V, pág. 50, 

391. Vidal y Cabasés (D. Francisco). — Reflexiones eco- 
nómicas sobre ciertos arbitrios de propagar :1a agricultura, 
artes, fábricas y comercio, dirigidas a los encargados y aman- 
tes del bien público. Por el Doctor..., Presbítero y Benefi- 
ciado de la S. I. Catedral de la ciudad de Tortosa, socio de 
mérito de la Real Sociedad Matritense. — Madrid, 1781; un 
tomo 8.° mayor. 

Propone el autor medios prácticos de mejorar y adelantar los 
diversos ramos de la industria, añadiendo algunas noticias del esta-* 
do que tenían en España en tiempos antiguos, y observaciones eco- 
nómicas dignas de precio. Por lo común sigue las huellas de Uz- 
táriz y Ulloa, y se apoya en la autoridad de Pérez de Herrera, Gon- 
zález de Cellorigo, Valle de la Cerda, Caja de Leruela, Moneada 
y otros políticos de los siglos xvi y xvii. Contiene además el libro 
un extracto curioso de varias pragmáticas reales, peticiones de los 
procuradores y ordenamientos hechos en Cortes encaminadas al 
fomento de la agricultura, artes y comercio, a la extinción de la 
gente ociosa y vagabunda y al abasto de los pueblos ; y aunque no 
las aprueba todas, considerándolas más llenas de celo y buen deseo 
que de remedio eficaz contra los quebrantos de la Monarquía, tam- 
poco se atreve a sacudir el yugo del sistema reglamentario. En 
punto al comercio admite la distinción entre el activo y el pasivo, 
y califica de útil el primero y el segundo de dañoso. Recomienda 
el aprovechamiento de las aguas de nuestros ríos para la navega- 
ción y el riego, la construcción de caminos, los estudios físicos y 
matemáticos, la enseñanza del dibujo, la división del trabajo, la in- 
troducción de las máquinas, la imitación de los artefactos extranje- 
ros, la apHcación constante de los naturales, y da otros prudentes 
consejos que merecen alabanza. 

392. ViLA Y Camps (D. Antonio). — El vasallo instruido en 
las principales obligaciones que debe a su legítimo monarca. 
Obra sumamente importante, en la que por las autoridades 
de la Divina Escritura, Santos Padres, Concilios y Sagrados 
Cánones, se manifiesta la debida sumisión, respeto, amor y 
fidelidad que todos los vasallos deben a su legítimo soberano, 

«53 



y a los Ministros que en su Real nombre están encargados 
del gobierno en sus respectivos reinos y provincias. Su au- 
tor..., Doctor en Sagrada Teología. — Madrid, 1792; un 
tomo 4." 

El titulo de la obra declara bastantemente el espíritu de ella. 
Trata poco y muy de ligero de materias económicas ; por ejem- 
plo, de los tributos, asentando el principio que deben pagarse al 
Rey, por ser, no tan sólo de conciencia, pero también de justicia ; 
y en punto al contrabando, dice que es un comercio ilícito y peca- 
minoso, que obliga a la restitución de lo defraudado a la Real Ha- 
cienda. Citase en el Siiplementa al Diccionaria de escritures caia^ 
lañes, pág. 275. 

393. ViLLADARiAS (Marqués de). — Proyecto que para una 
compañía general de las Indias españolas formó el Teniente 
general... — Madrid, 1731. 

Apuntamientos en cuanto a la manera de formar socie- 
dades para recogimiento y enseñanza de pobres y para el 
aumento de fábricas de España. 

Publicó los extractos de estos papeles el Marqués de Santa Cruz 
de Marcenado en su Rapsodia económico^poliiica, págs. 211 y 237. 
El primero contiene el pensamiento de erigir una compañía casi 
soberana de las Indias, y por excluir a los extranjeros de aquel 
comercio se llegaría a constituir un verdadero y poderoso monopo- 
lio. El segundo contiene varias reglas para ordenar la policía de 
los mendigos, y entre ellas se propone traer a España fabricantes 
extranjeros que enseñen sus artes y oficios a los pobres y se dis- 
curren otros arbitrios a fin de socorrerlos y convertirlos en i'itiles 
ciudadanos. 

394. ViLLALÓN (Cristóbal de). — Provechoso tratado de 
cambios y contrataciones de mercaderes, y reprobación de la 
usura. Hecho por el Licenciado..., graduado en Santa Teolo- 
gía, dirigido al Muy Ilustre y Reverendísimo Sr. D. Francis- 
co de Navarra, Obispo de Ciudad Rodrigo, del Consejo de 
la Santa Inquisición. Provechoso para conocer los tratantes 
en qué pecan, y necesario para los confesores sabellos juzgar. 
Visto y de nuevo añadido y enmendado. — Valladolid, 1542; 
un tomo 4.° 



-154 



Tratado de moral, fundado en el principio que el dinero, no en- 
gendra de sí algtm fruto, como, hacen todas Las naturales simientes. 
Reprueba varios contratos que reputa usurarios, asi como los ofi- 
cios de corredores de cambios y regatones, y hasta los banqueros 
que negocian en letras. Sin embargo, es libro curioso, porque con- 
tiene importantes noticias de los usos y estilos comerciales del si- 
glo XVI, habla de sus ferias más concurridas, de las principales 
plazas de España, Francia, Italia y Flandes, de las mercaderías que 
solian llevarse de una a otra parte, de las monedas corrientes y el 
curso de los cambios. D. Nicolás Antonio cita otra edición de Se- 
villa del mismo año, 8.°, y otra posterior de Córdoba, 1546, 4.» 

395. V^iLLALBA (D. Victoriano de). — Lecciones de comer- 
cío, o bien de economía civil, del Abate Antonio Genovesi, 
catedrático de Ñapóles, traducidas del italiano. — Madrid, 1785; 
dos tomos 4.° — Otra edición : Madrid, 1804 ; tres tomos 4." 

El traductor añadió varias notas al final de cada tomo, en las 
cuales, explicando, confirmando o combatiendo la doctrina de Ge- 
novesi, halla ocasión de exponer la suya en las más graves cues- 
tiones de la economía política. Villalba no luce como escritor ori- 
ginal o razonador atrevido : sigue por lo común los pasos de Uz- 
táriz, Ulloa y Campomanes ; y cuando alguna vez se aparta de la 
opinión de este autor, tan poco amigo de profundas reformas, es 
porque todavía le parece muy propenso a novedades. Puede con- 
sultarse a Latasa : Biblioteca nueva, tomo VI, pág. 249. 

396. ViLLANUEVA (Coiide de).— V. Mota (Mendo de). 

397. ViLLUGA (Pedro Juan). — Repertorio de todos los ca- 
minos de España, hasta ahora nunca visto, en el cual hallarán 
cualquiera viaje cjue convenga andar, provechoso para todos 
los caminantes. — 1547. (Ms.) 

Da noticia de este curioso manuscrito Ximeno : Escritores del 
reino de Valencia, con relación a D. Nicolás Antonio, si bien este 
erudito señala la fecha de 1545 Es el único libro por donde se pue- 
de formar idea del estado de las comunicaciones de España en el 
siglo XVI, y bajo dicho punto de vista muy importante. 

398. Vivero y Velasco (D. Rodrigo de). — De lo que toca 

a los Gobiernos de España. (Ms.) 



155 



El autor de este papel, primer Conde del Valle de Onzava, fué 
natural de las Indias españolas y Gobernador y Capitán general de 
la provincia de Tierra Firme y Veragua, nombrado en 1620. Por 
los años de 1630 debió escribir el tratado cuyo título hemos refe- 
rido. Una larga experiencia en los negocios da mucha autoridad 
a sus noticias y observaciones. Trata de las labores y productos de 
las minas del Perú y Nueva España, de los fraudes y abusos que 
se cometían en el modo de hacer el comercio en flotas y galeones, 
de la necesidad de mirar por la conservación de los indios, porque 
acabándose los indios se acaban las Indias ; y los llama miserables, 
pues son el dedo malo donde todas lü.s desdicha topan. Muéstrase 
contrario a los repartimientos, y manifiesta su deseo de que a los 
naturales de aquellas tierras se les trate como hombres libres ; qué^ 
jase de que flo se guarden allí las leyes ni provisiones reales ; vitu- 
pera las tratos y contratos de los jueces y corregidores, y pondera 
las riquezas naturales y artificiales de nuestras antiguas colonias, 
donde, a pesar del mal gobierno, existían fábricas bastante adelan- 
tadas. Siguiendo la voz común, declama contra el tráfico de los 
extranjeros, y lo que es peor todavía, propone la introducción de 
negros esclavos. Tratando de las cosas de España, dice que las 
causas de su pobreza son la falta de labradores, el número exce- 
sivo de religiosos, la emigración de la gente a las Indias, los tri- 
butos exorbitantes y los gastos inmoderados. Quisiera el autor que 
los hijos de labradores y marineros no pudieran seguir otras pro- 
fesiones que las de sus padres, y sobre todo, que no les fuera per- 
mitido ponerse a estudiantes, calculando el número de éstos en 
70.000. También querría que suprimiesen los coches, sepulcro de 
la caballería española, que se excusaran Juntas de Ministros tan 
diversos y de tan encontrados pareceres, y, por último, que diese 
el Rey ejemplo de moderación en los gastos de su casa y mandase 
a los grandes salir de la Corte y vivir en sus estados. Hállase este 
curioso manuscrito en la Colección de Muñoz, tomo X. 

399. Vives (Juan Luis). — Tratado del socorro de los po- 
bres. Compuesto en latín por el Doctor..., traducido al caste- 
llano por el Doctor Juan de Gonzalo Nieto Ibarra. — ^Valen- 
cia, 1781 ; un tomo 4.° 

Escribió este libro nuestro insigne filósofo estando en Brujas el 
año 1526, y lo publicó en latín con el título De subventiQns' paupe- 
rufn sive de humanis neccessiíatibus, habiendo sido reimpreso en Pa- 
rís, 1530, y León, 15.32. Fué traducido al francés en 1583, y aunque 
también se vertió al castellano poco después, se conservó inédito 
esta traducción hasta que el Arzobispo de Valencia D. Francisco 

156 



Fabián y Fuero la mandó imprimir a su costa. Vives examina la 
cuestión de la mendicidad como teólogo, moralista, jurisconsulto y 
político, alegando buenas razones para persuadir la necesidad de 
recoger los pobres, examinarlos y distinguirlos, hacerlos trabajar 
y proceder con rigor contra los viciosos. Previendo la contradicción 
que moverían sus doctrinas, refuta de antemano los argumentos que 
entonces corrían más acreditados entre el vulgo de los escritores. 
Hablan extensamente de Vives y de sus obras: D. Nicolás Antonio, 
en la Bibliotheca Hispana; Rodríguez, en la Biblioteca Valentina; 
Ximeno, Escritores delreincL de Valencia.; y Fuster, Biblioteca Va- 
lenciana. 

400. Vizcaíno Pérez (D. Vicente). — Discursos políticos 
sobre los estragos que cansan los censos, 'felicidades y medios 
de su extinción. Comercio fomentado y general abundancia 
de comestibles en España, por el Licenciado... — Madrid, 
1766 ; un tomo 8.° 

El autor atribuye todas las desgracias de España a la imposición 
de los censos, y propone para redimirlos ciertos medios que ofen- 
den el derecho de propiedad. Desconoce la virtud productiva del di- 
nero y, de consiguiente, reputa como usurarios contratos que no lo 
son por su esencia, y libra la abundancia de mantenimientos en las 
tasas y posturas de todos los géneros y frutos y en el monopolio de 
los granos, cuyo comercio, según su sistema, quedaría reservado al 
común de los pueblos y a una compañía universal o banco público. 

401. Ward (D. Bernardo). — Proyecto económico en que 
se proponen varias providencias dirigidas a promover los inte- 
reses de España con los medios y fondos necesarios para su 
plantificación, escrito en el año 1762 por..., del Consejo de Su 
Majestad y su Ministro de la Real Junta de Comercio y Mo- 
neda. Obra postuma. — Madrid, 1779 ; un tomo 4.° — Obra pía : 
medio de remediar la miseria de la gente pobre de España. — 
Valencia, 1750. 

El autor, de origen irlandés, pero subdito español, después de 
bien doctrinado en las ciencias del gobierno, fué comisionado por 
Don Fernando VI para viajar por los diferentes Estados de la Eu- 
ropa, a fin de recoger cuantos datos y noticias pudieran tener apli- 
cación a los adelantos de su patria adoptiva. Fruto de sus observa- 
ciones y estudios fueron las dos obras anteriores, escrita la primera 

157 



(según queda dicho) en 1762, y la segunda publicada dos veces al- 
gunos años antes, a saber, en 1750 y 1757. Ward señala con pers- 
picacia las causas de nuestra decadencia en la agricultura, artes y 
comercio, y propone medios adecuados en su mayor parte al propó- 
sito de restaurar la antigua grandeza de España. Discurre con mu- 
cho acierto sobre nuestro vicioso sistema colonial ; y a no mostrarse 
tan apegado a las leyes prohibitivas y reglamentarias en que se tras- 
luce su pasión por Colbert, pudieran pasar hoy por sanas sus doc- 
trinas. La Obra pía es modelo de policía en punto a pobres, procu- 
rando el autor apartar los falsos de los verdaderos y ocupar a todos 
en los hospicios o en los lugares de su vecindad, en trabajos útiles 
bajo la dirección de una Junta de caridad o hermandad general de 
personas ricas y celosas, que debía extender su patronato por todo 
el Reino. V. Sempere : Biblioteca española, tomo VI, pág. 176. 

402. XiMÉNEz DE Aragues (Micef Jerónimo). — Tratado de 
los peajes de Aragón. 

Escribió por los años 1630, según Latasa : Biblioteca nueva, 
tomo II, pág. 501. 

403. XiMÉxEz DE Urrea (D. Francisco). — Tratado de los 
florines de Aragón. 

Citado por Lastanosa en su Tratado de la moneda jaquesa, pá- 
gina 64, según Latasa : Biblioteca nueva, tomo III, pág. 78. Parece 
que el autor dejó esta obra sin acabar, y que existía en otro tiempo 
en el archivo de la Corona de Aragón. 

404. Zavala y Auñón (D. Miguel de). — Representación al 
Rey N. S. Don Felipe V (q. D. g.), dirigida al más seguro 
aumento del Real Erario y conseguir la felicidad, mayor alivio 
y riqueza de su Monarquía : Que distribuidos los tributos pro- 
porcionalmente sea menos la paga de sus vasallos, resultan- 
do mucho más crecido el fondo de la Real Hacienda : Que 
restableciéndose las labores y demás ejercicios del campo se 
reparen las carestías que los años estériles ocasionan, hacién- 
dose útiles las muchas tierras incultas que se hallan en todo 
el Reino : Que florezca en nuestros dominios un comercio su 
perior al de las demás naciones de Europa, con permanente 
seguridad en el establecimiento de fábricas de todos géneros : 
Que sólo nuestros españoles hagan el comercio de la Améri- 

158 



ca, trayéndose a España y circulando sólo en ella los inmen- 
sos tesoros que producen aqiiellos riquísimos reinos ; hecha 
por.... Regidor perpetuo y preeminente de la ciudad de Ba- 
dajoz, del Consejo de S. M. y Superintendente general de la 
Pagaduría general de juros y mercedes. — Madrid, 1732; un 
tomo fol. Reimpresa en la Miscelánea económico-política. — 
Pamplona. 1749, por los herederos de Martínez; un tomo fol. 

El autor señala como causa principal de la decadencia de España 
los males propios de su sistema tributario, y especialmente la des- 
proporción de las cargas, por cuya razón condena las rentas llama- 
das provinciales y propone sustituirlas con una contribución real 
y otra personal o industrial, fundada en el conocimiento aproxima- 
do de las ganancias de la agricultura, artes y comercio. Está muy 
feliz y atinado en punto al comercio de granos, combatiendo la tasa 
y la prohibición de exportar con argumentos claros y poderosos. 
Paga su tributo a la preocupación reinante de su siglo sobre la im- 
portancia del oro y de la plata ; y así yerra de continuo al exponer 
sus proyectos de comercio entre la España y las Indias. 

40.5. Zevallos (Jerónimo de). — Arte real para el buen go- 
bierno de los Reyes, Príncipes y sus vasallos, en el cual se re- 
fieren las obligaciones de cada uno con los principales docu- 
mentos para el buen gobierno, con una tabla de las materias 
reducidas a trescientos aforismos de íatín y romance, dirigi- 
do a la Católica Majestad del Rey Don Felipe IV, Monarca 
y Emperador de las Españas, no reconociente superior en lo 
temporal, por el Licenciado..., Regidor de la imperial ciudad 
de Toledo en el banco y asiento de los caballeros y único pa- 
trón del monasterio de los Descalzos Franciscos de la dicha 
ciudad. — Toledo, 1623 : un tomo 4.** 

Discurso y parecer del Licenciado... para tratar de los ar- 
bitrios convenientes al bien y aumento de la imperial ciudad 
de Toledo. 

Enuméranse muchos errores y abusos del Gobierno en aquella 
época, y se dan sanos consejos para su remedio. Los tributos des- 
iguales y nocivos a la industria y al comercio, el número excesivo 
de eclesiásticos y su demasiada riqueza, los mayorazgos y vínculos 
sin tasa, la administración vejatoria y la justicia descuidada y co- 
rrompida, son los capítulos principales de censura. En punto a oro 

159 



y plata profesa el autor las ideas vulgares de sus contemporáneos. 
El Discurso está impreso sin declaración de fecha ni lugar. Es muy 
curioso e importante ; y aunque el autor yerra en algunos puntos, 
señala con notable sagacidad las verdaderas causas de la ruina de 
nuestra industria y comercio en aquel siglo. D. Nicolás Antonio 
cita el Arte real y otras obras del mismo autor ajenas a nuestro 
asunto; pero, al parecer, no tuvo noticias del Discurso que anuncia- 
mos ; y lo mismo decimos de Sempere : Bibliüteca e con símico -p olí- 
tica, tomo III. 



i6o 



Z Colme iro, Manuel 
7165 Biblioteca de los 

S76G6 economistas españoles de los 

19— siglos XVI, XVII y XVIII 



Robaríi 



PLEASE DO NOT REMOVE 
CARDS OR SLIPS FROM THIS POCKET 

UNIVERSITY OF TORONJO LIBRARY 



<.^' 



i